¿Que sentimos?

A querer o no, nos hemos visto forzados a la saturación de mensajes con motivo de las precampañas.


¿Que sentimos?

289 vistas

Elecciones

Enero 03, 2018 22:01 hrs.
Elecciones Nacional ›
Lilia Cisneros Luján › diarioalmomento.com

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
A querer o no, nos hemos visto forzados a la saturación de mensajes con motivo de las precampañas en nuestro país. Una de las tres opciones basa sus posibilidades en la ’valentía’ de denunciar al opositor señalando sus ’vergüenzas’, no solo ante auditorios nacionales sino incluso allende las fronteras; la otra nos muestra a supuestos ciudadanos también osados asumiendo el error de todos los que impidieron el triunfo en dos intentos fallidos de ’ya saben quien’ y una tercera considerada por algunos un tanto ’tibia’, que salvo el caso de los señalados como afines a una anciana profesora recluida en prisión domiciliaria, poco dice de los logros históricos, de quienes forman la trilogía que arropa a un ciudadano sin partido.

Sorprende que ante la carencia de propuestas se apele a las posibles emociones que pueda producir un niño disfrazado de autóctono, una más cuya mayor ganancia es haber dado a una mujer soltera la posibilidad de ser madre y otros a los que se protege de la inseguridad local llevando su domicilio familiar a un país distinto del México que pretenden gobernar.

Con esa sutileza, se inicia el seguimiento de la violencia psicosocial a la cual seremos sometidos millones de votantes en México. ¿Se liga a esta perversidad la repetición machacona en contra de las últimas leyes aprobadas en el legislativo, muchas de las cuales fueron en otro momento una exigencia de ’la sociedad civil’? Qué ofrece mayores dividendos ¿la publicidad que tiende a ubicarnos como víctimas o los tinacos repartidos en colonias a donde el agua llega con dificultad?

Lo cierto es que siendo esto el mundo y no el paraíso los miles de candidatos que nos presenten carecerán de alas y aureolas por lo cual deseable sería que cada cual nos explique sus propósitos, no de año nuevo sino de un ejercicio de actividad pública que habrá de durar cuando menos 3 años. ¿De verdad estamos tan bien informados que seremos capaces de votar en términos racionales y no emocionales? Cuando nos inclinamos por quien en sus haberes tiene la promoción de los segundos pisos, ¿hemos resuelto las razones por las que se delegó esto en una ecologista y no en el entonces responsable de obras? ¿Tiene alguien la evolución de las consecuencias del bando número dos[1] de AMLO, más allá de las víctimas del último 19 de septiembre? Se dice de la ciudades sin estadísticas de crimen –en Nuevo León y Querétaro hay algunas- que ello obedece a un pacto entre los criminales y los gobernadores o presidentes municipales, para permitir que las familias de los primeros vivan sin ser molestadas a cambio de no realizar delitos en la entidad de marras ¿Esto puede probarse y ser causal de descalificación de algún candidato?

Tal como vaticinó Aristóteles y otros tantos griegos, la democracia es un poco menos imperfecta que otras formas de gobierno y lo que hace la diferencia es justamente la madurez o no de quienes tienen el poder del voto. ¿Seremos menos víctimas si llega nuestro gallo? ¿Qué tanto de nuestra ’limpieza’ comparte aquel que habrá de dirigirnos o representarnos?

Movernos en el diálogo de ’yo y mi partido somos mejores que el otro’ solo es muestra de lo poco capaces que somos para un análisis racional en vez de actores con solo el impulso emocional. Un colega[2] sugirió los siguientes buenos propósitos para el 2018: ’no nos quejemos; procuremos no juzgar, cada quien hizo lo que pudo; no acrecentemos las malas noticias; este año aprendamos a decidir lo que sentimos; y agradezcamos el milagro que es cada respiración’ por si esto no fuera suficiente, el Papa Francisco, fue pródigo en ideas sobre todo las que se vinculan con el comercio exagerado o la destrucción del planeta y con todo y lo que algunos viejos piensan de las limitaciones juveniles, muchos de ellos están dispuestos a no ser fatales víctimas de sus genes –biológicos o culturales- y a ejercer su capacidad de decidir entre la respuesta airada y la que supone todo un ejercicio previo de racionalización y análisis.

Me siento cómoda de saberme rodeada de personas capaces de fincar su salud –mental y física- su felicidad y su posibilidad de cambiar algo del entorno en base a valores que solo los poco racionales consideran superados por su antigüedad y ausencia de vigencia. México es un país de verdad favorecido, mantenerlo así, de nosotros depende, no de los extranjeros inversionistas ni de los chapulines colorados que crecen como hongos después de lluvia, justo en épocas electorales. Nuestra historia –fáctica y jurídica- es plena de episodios de orgullo, empapémonos de ellos sin pretender volver al pasado sino dando sustento al futuro; cuidemos que cada uno de nuestros actos sean una enseñanza para lo menos expertos; difundamos los ejemplos que valga la pena seguir y sobre todo sintámonos responsables y hagamos lo necesario para darle viabilidad a la patria. Además de sentir, piensa, valora, analiza y con base en todo ello actúa.

Te deseo un muy feliz año 2018

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

[1] Emitido por AMLO, dos días después de asumir como jefe de gobierno en el DF, con el objetivo de repoblar algunas delegaciones. En la opinión de algunos escritores, este bando dio lugar a la locura constructiva, muchas veces corrupta, que se asocia con buena parte de las tragedias derivadas de los sismos.
[2] Luis Jiménez Illescas

Compartir noticia



Califica esta información

Lilia Cisneros Luján › diarioalmomento.com
¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?


  • NOTICIAS RELACIONADAS