En las Nubes

Quién grita

Carlos Ravelo Galindo

Quién grita

Temas clave / Columnas

Entretenimiento

Marzo 03, 2019 20:14 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

1,343 vistas

Es probable que algunos de los mejores proverbios y refranes tengan su origen en la sabiduría China.
Pero antes de entrar en materia oriental, permítasenos platicarles lo sucedido en una clínica mexicana de investigación sobre los órganos del cuerpo humano.
De frente a los médicos habló el corazón de sus problemas. Más tarde lo hicieron los intestinos. Luego el turno fue de los riñones. Y no se quedaron atrás los pulmones.
El hígado se tomó más tiempo, como la lengua, los ojos y los oídos.
Y casi para concluir se oyó un grito: Falto yo.
A lo que los científicos sin ubicarlo le pidieron. Párese, por favor.
Respondió: si pudiera pararme no gritaría.
Estas palabras tradicionales de sabiduría te inspirarán y te proporcionarán una mayor comprensión de la vida.
No olvidamos que todos necesitamos un poco de inspiración de vez en cuando. Este singular ejemplo que señala los defectos no es necesariamente tu enemigo.
Como el que te felicita no es necesariamente tu amigo.
Y luego de tomar aliento no olvidemos, siempre salvaguardar la paz y la tranquilidad.
Porque cuando llegue el momento, las flores florecerán.
La tentación de ceder es siempre más fuerte justo antes de la victoria.
El tiempo pasado no puede volver de nuevo.
No tengas miedo de ir despacio. Solo ten miedo de quedarte quieto.
Un buen maestro te abre la puerta. Pero debes entrar en la habitación por ti mismo.
La felicidad llega a una puerta que ya estaba abierta.
La persona que no sabe cómo descansar no es capaz de hacer un buen trabajo.
El que regresa de un viaje no es la misma persona que un día partió. No tengas miedo de no saber algo. Ten miedo de no aprender sobre ello. Una vez que has cometido un error, lo único que puedes hacer es reírte de ello.
El hombre que movió la montaña fue el que comenzó por llevar las piedras más pequeñas.
Un libro rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse algún día, independientemente del tiempo, lugar o circunstancia. El hilo puede estirarse o enredarse pero nunca se romperá.
Si no puedes manejar pequeñas cosas entonces todos tus esquemas más grandes no darán resultado.
No existe ningún amigo que no tenga defectos. Pero si tratas de buscar todos los defectos de un amigo te quedaras sin amigos.
craveloygalindo@gmail.com

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor