1

1,912 vistas

Diciembre 13, 2019 23:10 hrs.

Alejandro Cea › diarioalmomento.com

Cultura Nacional › México Ciudad de México


PARA TI AMIGO.

Don Miguel León Portilla nos heredó la traducción al español del Nican Mopohua que es el relato primero de lo ocurrido en el Tepeyac por allá en 1531 y que a continuación leerás.

Don Miguel profundizó en la filosofía náhuatl: Dios y la creación, el hombre y su destino, las virtudes, las formas de vivir. Y al traducir el relato de la Virgen de Guadalupe nos regala en español las formas de hablar y los conceptos de nuestros padres indígenas Así los discursos de gran cortesía se repiten entre Juan Diego y la hermosa doncella o, por dar otro ejemplo, Dios es llamado, no con los atributos de la teología católica tridentina, sino como lo llamaban en Tenochtitlán.

Este relato, está en el fundamento de lo que somos y creemos los mexicanos. Es la revelación cristiana puesta en el molde del pensar náhuatl: es el surgimiento de una nueva cultura: la nuestra.

En su origen nuestra nación se conforma por la ternura para un pueblo vencido; por el empoderamiento de un pobre macehual ante el Obispo español y por el descubrimiento de que la Madre Dios es. por propia decisión, madre de Juan Diego, el más pequeño de todos.

Cuando millones de personas se acercan a la Basílica de Guadalupe o cuando oramos a la Virgen, revivimos ese momento fundacional de la Patria: el del cielo que da la mano y reivindica al vencido, al pobre, a cada uno de nosotros.

La traducción de don Miguel León Portilla te acercará a un momento cumbre de la literatura indígena de México: relato hecho de frases bellas, bien logradas, de conceptos profundos. Anécdota viva y sorpresiva, interesante.

Su lectura exige voz suave, es decir: requiere que lo leas en voz baja, en particular los diálogos. Si así lo haces se revivirán para ti las palabras amorosas, el temor y valentía de Juan Diego y al final la confianza de que no estás sólo.

Oyéndote, te regalarás uno de los momentos centrales de nuestra historia y te sentirás, seas creyente o no cuidado, pr hermano de una historia y de un pueblo con raíces que surge cuidado, protegido, reivindicado por la Madre de Dios.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor