Postigo

Reloj atrasado del PAN

José García Sánchez

Reloj atrasado del PAN

Temas clave / Columnas Opinión

Política

Diciembre 15, 2018 19:59 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

3,739 vistas

La inconsistencia del PAN —o lo que queda de ese partido— se deja ver en todas sus expresiones al intentar ahora realizar una cruzada contra el aborto, cuando es una discusión superada, un problema de salud pública grave, una legislación aprobada y cuenta con el consenso de la mayoría de la población.

Sin embargo, no es la primera vez que el PAN quiere atrasar el reloj de la historia nacional ni echar por tierra los logros de los ciudadanos que le otorgan libertad a las mujeres sobre sus cuerpos, el conservadurismo sin sustancia de Acción Nacional regresa como una reacción vacía de argumentos ante la necesidad de llamar la atención de los medios, pero que sus argumentos simplemente están en el pasado o en muchos casos, en la basura. Todo por autodenominarse contrapeso de un poder que no supieron ganar en las urnas.

Ahora que el PAN tiene en su cúpula jóvenes viejos, el retroceso se hace incongruencia porque todavía hace seis meses peleaban brazo con brazo con el partido que convirtió en ley la despenalización del aborto no sólo en la Ciudad de México sino en varios estados de la República. Parecían hermanados, eran un solo ser, unos levantaban la mano del otro imaginando un triunfo electoral que nunca llegó.

El PAN pareciera ahora abrir los ojos ante el reciente rechazo a las consignas e ideas del PRD y quiere hacer una especie de cruzada moralista a lo largo del país para reformar una ley sin fuerza legislativa real. Cuenta con 78 diputados, nunca había tenido tan pocos, insuficientes para derogar una ley. En el Senado son 28 panistas, y con una fuerte división en ambas cámaras.

Pero el optimismo de la derecha en México pareciera servirle de evasión a sus responsabilidades internas donde hace falta trabajar más y no buscar estridencias para llamar la atención.

La cruda realidad de un aborto penalizado conduce a la muerte a muchas mujeres, no es como quieren creer los panistas, un método anticonceptivo, ni un capricho de la voluntad de las mujeres. Es una necesidad vital. La moral que reestrena el PAN, con esta nueva oleada de desmemoriados raya no sólo en la irresponsabilidad sino en el crimen.

Para los chamacos en el liderazgo del partido es muy fácil retomar viejas ideas para atraer reflectores sin pensar en el fondo del asunto que contiene dramáticas historias y verdaderas tragedias sociales.

El PAN carente de ideas nuevas vuelve a su pasado para tomar vuelo, pero se queda en el intento. Los retos del momento no radican en sacar piezas del museo de partido sino enfrentar una realidad que todavía no han descubierto los panistas porque tienen su reloj atrasado.

Habrá que hacer que rescaten su memoria personal y luego la de su partido para que por lo menos parezcan congruentes con su decir y su actuar. Ya no quieren acordarse que fueron socios, aliados, amigos, hermanos de los miembros de un partido que dejó atrás la discusión que ahora ellos retoman.


Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor