Se engrandece AMLO frente a la historia al evitar la entrega del petroleo a EU vía TLC


Para fortuna de México y los mexicano, vaya que haber electo a Obrador y tenerlo ya como presidente en espera de turno para gobernar, impidió que se consumara el atraco que venía en el capítulo energético del TLC, que perversamente ambos gobiernos y negociadores mantuvieron en secreto siempre.

Se engrandece AMLO frente a la historia al evitar la entrega del petroleo a EU vía TLC


Economía

Septiembre 30, 2018 21:19 hrs.
Economía Internacional › México
De la redacción/ Agencias internacionales › diarioalmomento.com

4,500 vistas


1-Resultó insólito que EPN ordenara desde Los Pinos que los capitanes del empresariado mexicano volaran a Washington la noche del pasado miércoles ya que este viernes se ideó una presentación ante la prensa mundial anunciando que ya el TLC estaba negociado, que se firmaría de inmediato y entraría a los congresos de México y de EU, habida cuenta que Trump tiene la mayoría republicana y EPN la mayoría PRI-PAN.

Era una especie de ’golpe de Estado’ contra AMLO, que sólo las filtraciones en la prensa norteamericana y el olfato del negociador Jesús Seade sacaron a la luz pública la gravedad del capítulo energético del Tratado, donde se garantizaba a las empresas norteamericanas, canadienses y en general extranjeras los términos y cláusulas de los contratos donde recibieron del Estado mexicano concesiones, permisos, licencias y otras facilidades legales para comprar hasta los tanques donde almacenan el petróleo y derivados en los puertos mexicanos para cargar barcos y viajar al mundo entero.

La entrega del petróleo en la rebatinga de las rondas arregladas de antemano fue una verdadera fiesta para regalar la soberanía nacional sin pensar el profundo daño que le hacían a toda la nación para el resto del siglo XXI, ya que EU y otros países podrían invadir México para hacer valer aquellas cláusulas entreguistas que EPN firmó a ojos cerrados y sin el menor sentido de su deber como Presidente de la República.

2- Para fortuna de México y los mexicano, vaya que haber electo a Obrador y tenerlo ya como presidente en espera de turno para gobernar, impidió que se consumara el atraco que venía en el capítulo energético del TLC, que perversamente ambos gobiernos y negociadores mantuvieron en secreto siempre.

Vaya que la prensa norteamericana tiene virtudes que la nuestra no, como fue revelar los entretelones de la negociación del tratado en el tema del petróleo.

Lo que hasta ahora se sabe es que AMLO ordenó a su negociador Seade comunicar a su homólogo en la Casa Blanca que no aceptaban, siquiera, la existencia de un capítulo energético en el TLC.

Aquí AMLO tuvo a su favor las malas coyunturas políticas por que atraviesa la presidencia de Trump a nivel interno por las acusaciones de su exabogado en cuanto al financiamiento sucio de su campaña; por las difíciles elecciones para renovar la tercera parte del Congreso federal y gubernaturas en EU; por el pésimo inicio de su precampaña presidencial; y por si fuera poco, los escándalos de su desordenada vida matrimonial y sus infinitas traiciones a su esposa Melania.

En eso llega la amenaza de AMLO en el sentido de que si había un capítulo energético que hipotecara la soberanía nacional por el resto del siglo, México no firmaría el nuevo TLC, e incluso, estaba dispuesto a salirse por ahora y esperar mejores circunstancias futuras con un nuevo gobierno en la Casa Blanca.

Esta posición dejó fríos a EPN, Videgaray y Guajardo, pero a través del futuro embajador de México en EU, envió una carta al presidente Trump explicándole las razones por las cuales nuestro país no firmaría un tratado así de comprometido y fuera de toda justicia internacional.

Obvio que ante sus coyunturas negativas, Trump le solicitó una propuesta de capítulo energético, el cual de inmediato fue redactado por los expertos de AMLO y devuelto a la mesa de negociaciones con la orden de que al menos sobreviviera ese capítulo, que realmente fue la concesión hecha por Obrador al no ponerse necio de que no hubiera tal apartado energético en el TLC.

Así las cosas, vaya que EPN, su grupo y los empresarios que están con él apoyando la venta de la soberanía nacional se están ganando un lugar de villanía en la historia de nuestro país;

y al mismo tiempo, vaya que AMLO, aún antes de tomar posesión, está demostrando que sí es confiable como presidente que defenderá el interés nacional por sobre todas las cosas.

No extrañe pues que llegue al 1o de Diciembre con una creciente popularidad en tanto quienes se van están haciendo todo por quedar manchados como traidores a la nación por sus ambiciones infinitas de riqueza y de poder.

No es fácil explicarse por qué la ambición de algunos grupos empresariales se ha puesto en manos de personas tan tóxicas, faltas de patriotismo e ineptos como EPN, Viegaray y Guajardo.

Haber acompañado la desmantelación del país durante el sexenio de EPN a partir de las llamadas reformas estructurales, en particular la energética, que derrumbó expropiación petrolera de 1938 de Lázaro Cárdenas, presenta ciertos hombres de negocio con una mentalidad apátrida y falta de sentido de supervivencia que ni son comparables con los científicos porfiristas, pero sí con los entreguistas que viajaron a Miramar en Austria para ofrecerle la corona de un nuevo imperio de México a Maximiliano de Ausburgo en el siglo XVIII.

Mirar la riqueza nacional como un gran pastel de chocolate que se debe repartir entre ellos como en una fiesta infantil resulta verdaderamente condenable con sólo por el presente sino por la historia y por las futuras generaciones.

Estar tras la entrega del petróleo mexicano y de las instalaciones que conforman la empresa PEMEX, luchando porque AMLO no las vaya a revertir, presenta los políticos priístas y panistas que apenas están por dejar el poder, como verdaderas lacras de la historia nacional que ahora ya no se espera tanto para contarla merced a la revolución tecnológica digital.

No es fácil leer o imaginar qué ideas o visiones puedan tener en el corazón Peña Nieto, Videgaray y Guajardo cuando ocultan lo peligros del capítulo energético del TLC para que AMLO los pasara por alto, autorizara la firma del nuevo tratado y lo ratificara por la vía fast track el Congreso de la Unión a unos días de terminar sus funciones constitucionales, el 1o Diciembre.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor