1

1,810 vistas

Julio 02, 2019 21:46 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+ ’Mi ausencia en la banca no es motivo para un mal juego’, advierte

+El rival de Tri, éxito de FIFA y Concacaf

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/agencias).– Gerardo Martino, técnico de los Súper Ratones Verdes –18 de la clasificación de FIFA–, confió que su ausencia en el banquillo no tiene por qué afectar al equipo en el resultado del partido semifinal de Copa Oro contra Haití –lugar 101, según el máximo ente futbolístico –, este martes, en el State Farm Stadium, en Phoenix, Arizona.

’No hay motivo para que los jugadores se sientan mal y tampoco es motivo para que no hagamos un buen partido. Pero, evidentemente, yo me siento mal de estar afuera del campo’, reconoció.

Marc Collat, técnico de Haití, aceptó, por su parte, que su deseo –largamente acariciado– era enfrentar a México en la antesala de la final. Porque sólo así, advirtió, podría enseñarle al mundo cómo ha crecido ese país en el futbol.

Se oscurece aún más la sombra de duda en torno al triunfo del Tri este martes. Sobre todo por la forma fortuita cómo venció 3-2 a Martinica y 5-4 a Costa Rica, en penaltis. Luego de la goleada 7-0 ante la frágil Cuba.

El técnico argentino pagará un castigo, después de acumular dos amarillas en lo que va del torneo.

Tata aclaró que no fue una sorpresa el poco tiempo de descanso que tuvo el Tricolor para encarar las semifinales de la Copa Oro 2019. Durante el viaje de Houston a Phoenix, se enfocaron en tener a los jugadores lo más descansados posible.

’Sabíamos de antemano qué día íbamos a jugar si pasábamos los cuartos de final. Siempre nuestra postura será la de no buscar ningún tipo de excusas. No hay excusas cuando armamos esta lista. No hay excusas por las ausencias. No hay excusas absolutamente por nada’.

Eso sí, seguro, habrá disculpas en caso de derrota.

Tras seis meses de haber llegado al equipo, Martino aclaró que se siente conforme con lo que ha logrado, con ciertas cosas que aún se deben mejorar y tomando en cuenta de que los jugadores asumen la responsabilidad que les corresponde.

’Asumimos el rol que nos toca y estamos dispuestos a pelear porque se nos reconozca como un equipo (que), a priori, se le ubica en determinado lugar y estar a la altura de ese lugar’.

Todos los roedores podrán ser considerados para entrar a la cancha por la instancia que encaran. Sin embargo, el técnico tratará de evitar los riesgos. Sobre todo, los que impliquen una lesión.

’No hay certeza de que vaya a salir todo como lo pensamos. Pero sí es algo que tenemos que evaluar. Bajo ningún punto de vista va a haber algún jugador que se quede fuera para darle descanso, estamos en los últimos 180 minutos, no pienso en eso’.

Finalmente el entrenador habló sobre su suspensión, luego de ser amonestado por segunda ocasión en el torneo -su lugar en el banquillo lo ocupará su buen amigo Jorge Theiler.

Sobre Haití, el Tata asegura que es un equipo que sabe aprovechar las debilidades de sus rivales y es tremendamente efectivo. Como les ocurrió con Canadá.

«Es un rival con el que hay que trabajar los 90 minutos con mucha intensidad y con mucha atención. Es un equipo que ha modificado el esquema. Veremos con qué nos encontraremos, sabiendo que mi obligación es darle la mayor cantidad de información posible a mis futbolistas’.

Martino se refirió también sobre Carlos Vela. Aceptó que todos los jugadores tienen posibilidad de volver a vestir la camiseta de la Ratones Verdes. Menos el delantero de Los Angeles FC, que anunció públicamente que no jugaría.

’Nunca (las puertas están cerradas), salvo el caso de Carlos Vela que se pronunció públicamente, ningún jugador tiene las puertas cerradas. No hay posibilidad en ninguna parte del mundo. Ningún jugador tiene obligación de venir y los que quieran venir lo deben de hacer con las reglas que pone el entrenador. No hay un motivo para que el entrenador tenga que negociar de qué forma tiene un jugador tenga que venir’, argumentó.

Haití, milagro caribeño

El triunfo de Haití sobre Canadá, en los cuartos de final de la Copa Oro 2019, no sólo se celebró en la isla del Caribe; la victoria también tuvo eco en los cuarteles de la FIFA en Zúrich, Suiza, y en la sede de la Concacaf en Miami, Estados Unidos.

El éxito del equipo que dirige Marc Collat es el resultado del apoyo que dan los dos órganos reguladores de futbol a las federaciones en desarrollo.

«La Concacaf y la FIFA, desde hace un tiempo, nos han dado fondos a las pequeñas naciones. Evidentemente ese dinero permite a las selecciones desarrollarse y abre la oportunidad a que vengan jugadores profesionales con mayor calidad, que en otra época no querían venir a jugar con Haití’, confiesa Marc Collat, técnico de la Selección de Haití.

’Hoy –agrega– tenemos jugadores profesionales en esta selección, algo que no había ocurrido antes».

Haití es una Isla del Caribe que tiene una población aproximada a 10 millones de habitantes y en su selección sólo 17 de 23 futbolistas son profesionales.

Es un país que recibe anualmente 12 millones de dólares por parte del programa FIFA Forward, una iniciativa que surgió en 2016 y apoya a las federaciones que generan menos de cuatro millones de dólares en ganancias al año.

La condición es que desarrollen el balompié en todos los niveles: varonil, femenil y juveniles.

«Efectivamente el apoyo económico de la FIFA, para los equipo nacionales y federaciones como Haití es muy importante, no sólo para el equipo nacional, sino para todos los equipos del país. Les recuerdo que Haití se ha calificado en la Copa Mundial Femenina Sub-20, eliminando a Canadá. También equipos juveniles han clasificado a mundiales, por lo que esa ayuda nos sirve para desarrollar el futbol en el país», complementa Marc Collat.

En Haití hubo verbena después del triunfo de su representativo sobre Canadá en la Copa Oro. No era la primera vez que la nación con influencia francesa tenía fiesta por el futbol. En 1973 ganaron un torneo que organizó la Concacaf, que les dio el pase al Mundial, y su selección femenil Sub 20 se clasificó para el Copa Mundo de Francia 2018.

«Al equipo de Haití han venido futbolistas de muchas partes del mundo, pero cuando jugamos por nuestra nación, sólo hay una playera, la bicolor», asegura Collat, tras dejar a Canadá y Costa Rica en su camino a las semifinales.

Y, sí, no será sorpresa si pierden los Ratones Verdes.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor