Contrafilo

Sociedad moralmente enferma

José García Segura

Sociedad moralmente enferma

Temas clave / Articulistas

Política

Septiembre 27, 2018 14:27 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Segura › Club Primera Plana

1,763 vistas

El pasado viernes 14 de septiembre se cumplieron 50 años del suceso
violento más vergonzoso en el México actual.

Medio siglo del linchamiento de tres empleados de la Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y un campesino que estaban de
excursión al cerro de la Malinche pero, para su mala suerte y debido
al mal tiempo, se refugiaron en la comunidad de San Miguel
Canoa--distante 30 minutos de Puebla, capital—donde a instancias del
párroco fueron quemados vivos.

Cincuenta años después del suceso en Canoa, cinco personas fueron
quemadas vivas, acusadas de robar a menores de edad.

Mire usted:

· En el mismísimo San Miguel Canoa, Puebla, un hombre, apodado
’El recio’ fue golpeado y quemado con gasolina mientras asistía a la
feria del pueblo.

· En la comunidad de San Vicente Boquerón, junta auxiliar de
Acatlán de Osorio, Puebla, pobladores tocaron las campanas para reunir
a la gente, entraron a la comandancia de policía, rompieron barrotes,
sacaron a dos individuos (de 21 y 53 años de edad) acusados de robar
niños a quienes golpearon, ataron y quemaron vivos.

Hace unas horas, un juez ordenó prisión preventiva contra el promotor
del linchamiento en Acatlán, Puebla.

· Pobladores de Santa Ana Ahuehuepan, en la región de
Tulancingo, Hidalgo, quemaron vivos la semana anterior a un hombre y
una mujer, acusados de secuestrar niños.

El varón murió en un lote baldío; la mujer falleció camino al hospital.

En Puebla, el año pasado fueron linchados 23 presuntos delincuentes.
Diodoro Carrasco, secretario General del Gobierno revelo que la
policía estatal rescato ’a más de 100 personas’ a punto de ser
linchados en municipios tan importantes como Tehuacán, San Martin
Texmelucan, Tepeaca y Acajete.

Somos una sociedad que pareciera enferma o mejor dicho, en decadencia,
derivado de la falta de autoridad y de la corrupción practicada a
discreción durante años.

Desde nuestro punto de vista, las autoridades deberán atender cuanto
antes, las desigualdades que, de suyo, dan paso a la violencia.

Independientemente de la filiación político-partidista, apostemos por
una sociedad justa y humana.

¿Qué no?

josegarciasegura@gmail.com

josegarciasegura@municipal.mx

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor