Sultán de Malasia le perdona la vida a tres sinaloenses


El perdón a los tres connacionales se obtuvo como resultado de un largo proceso de trabajo e intenso diálogo que emprendió la dependencia mexicana con autoridades federales malasias.

| Genaro Portillo | Desde SN Noticias
Sultán de Malasia le perdona la vida a tres sinaloenses

Temas clave / Sinaloa

Ciudad

Septiembre 21, 2018 17:57 hrs.
Ciudad Municipios › México Sinaloa / Culiacán
Genaro Portillo › SN Noticias

380 vistas

Ayer, el gobierno de México informó que en Malasia se conmutó la pena capital contra tres hermanos mexicanos sentenciados en 2012 por producción y tráfico de narcóticos, aunque cumplirán una sentencia de treinta años de prisión.

Los tres hermanos José Regino, Luis Alfonso y Simón González Villarreal, originarios del estado de Sinaloa en México se salvaron de morir en la horca, luego de una década de haber sido detenidos en Malasia, donde fueron acusados de posesión, producción y tráfico de drogas.

El sultán de Johor, Ibrahim Iskandar, decidió conmutar la pena de muerte por 30 años de cárcel, informó la cadena Televisa.

Los mexicanos fueron detenidos en 2008 y sentenciados a la horca en 2012, decisión que fue apelada por el gobierno mexicano y por los abogados defensores. En 2015, la corte federal de Malasia desechó las apelaciones y ratificó la pena de muerte, por lo que su única esperanza era el perdón del sultán.

Los hermanos González Villareal fueron detenidos el 4 de marzo del 2008 durante una redada en una fábrica de la ciudad de Johor Bahru, en la frontera con Singapur, donde trabajaban en el área de limpieza.

Las autoridades del país asiático buscaban empleados ilegales. Los acusaron de narcotráfico luego que encontraran 29 kilos de metanfetaminas cerca de su espacio de trabajo.

Siempre aseguraron que ellos sólo se dedicaban a la limpieza y que no sabían que en la fábrica se producían drogas.
En Culiacán, según señalaron en sus declaraciones, se dedicaban a la producción de ladrillo, pero ante los pocos ingresos que obtenían, decidieron aceptar en trabajo que les ofrecían en Malasia donde les pagarían el equivalente a 17.000 pesos mexicanos (USD 903.6).

Declaraciones hechas por su madre, Carmen Villarreal, en 2017 al diario El Debate, de Sinaloa, señalaban que durante este tiempo de encierro los hermanos se acercaron a conocer la Biblia, cambiaran su estilo de vida por uno más tranquilo y cercano a la Iglesia.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor