1

8,134 vistas

Diciembre 26, 2019 17:37 hrs.

De la redacción › tabloiderevista.com

Turismo Nacional › México Estado de México


Acerca a la historia, cultura y espectáculos de calidad internacional como el de ’Experiencia Nocturna en Teotihuacán’.

Teotihuacán, Estado de México, 26 de diciembre de 2019. Las pirámides del Sol y de la Luna le han dado fama mundial -desde hace décadas- a la zona arqueológica de Teotihuacán, especialmente entre quienes aprecian las míticas construcciones del mundo antiguo; sin embargo, el valle en el que se asientan estas emblemáticas construcciones, ofrece mucho más a los viajeros que arriban cada año a esta región del Estado de México.

Uno de los atractivos es, sin duda, los coloridos y gigantescos globos aerostáticos que al amanecer sobrevuelan la ciudad prehispánica, fascinando a quienes admiran desde el cielo, los magníficos edificios precolombinos, el perfecto trazo de la Calzada de los Muertos y de todo el conjunto arquitectónico, el cual fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad desde 1987.

Y si se trata de admirar edificaciones y vestigios precolombinos, muy cerca de las pirámides se encuentran los conjuntos residenciales teotihuacanos de Tetitla, Atetelco y Tepantitla, que brindan a los turistas enigmáticos murales que les dan una visión más cercana de la cosmovisión y de los avances urbanísticos de esta gran civilización.

Desde luego, para retomar las fuerzas, los viajeros merecen saborear alguno de los muchos platillos de origen prehispánico que ofrecen las decenas de restaurantes situados en las inmediaciones de las pirámides, como son los afamados y exquisitos escamoles, hasta los ximbotes de verdolagas con carne de puerco, o bien la sopa de caracol con salsa de chinicuiles, por mencionar algunos de los platos más solicitados.

Una vez recargadas las energías, los visitantes pueden asistir a las representaciones teatrales de la Conquista de México, que se escenifican bajo tierra en el Teatro Subterráneo Tonalkalco, o bien, al espectáculo Noches Ancestrales, en las que se presenta el Juego de Pelota nocturno.

Si toda esta oferta de atractivos no fuese suficiente, los viajeros deben cerrar la jornada asistiendo a un espectáculo cultural multimedia que los cautivará.

Se trata de ’Experiencia Nocturna en Teotihuacán’, un espectáculo que, tras un interesante recorrido guiado por la Calzada de los Muertos -bellamente iluminada- disfrutan del video mapping que se proyecta sobre la pirámide del Sol, a fin de conocer la cosmovisión, el misticismo y las costumbres de una de las civilizaciones más asombrosas del mundo antiguo.

Además, los municipios vecinos que conforman el Valle de Teotihuacán, ofrecen sitios de gran interés histórico, cultural y religioso. Un ejemplo son los ex conventos del siglo XVI, como el de San Agustín, en el Pueblo con Encanto de Acolman, o el de San Nicolás de Bari, en Otumba, inmuebles de estilo plateresco que fueron protagonistas de los inicios del proceso de evangelización en México.

Por supuesto, no puede quedar fuera de esta lista una de las construcciones más sorprendentes de esta época: el Acueducto del Padre Tembleque. Esta obra de infraestructura del siglo XVI, cuya arquería mayor se asienta en el municipio de Nopaltepec, fue inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), debido a su gran belleza arquitectónica, pero en especial, por su importancia cultural.

Para los turistas que deseen quedarse uno o dos días para admirar todo lo que este rico valle tiene que ofrecer, existen sitios de hospedaje para todos los gustos y presupuestos, que complementarán de excelente forma unas vacaciones decembrinas inolvidables.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor