Tepetlaoxtoc, singular pueblo del Estado de México


Pleno de historia, cultura y tradición

| José Luis Uribe Ortega | Desde tabloiderevista.com
Tepetlaoxtoc, singular pueblo del Estado de México


Cultura

Noviembre 18, 2018 00:31 hrs.
Cultura Nacional › México Estado de México
José Luis Uribe Ortega › tabloiderevista.com

5,511 vistas

Poseedor de invaluables construcciones de los siglos XVI y XVII
Ahí se planeó la evangelización de América Latina e Islas Filipinas
En el lugar se tradujo y edito el primer libro del Continente Americano
José Luis Uribe Ortega

En el noroeste del Estado de México, se ubica un singular municipio: Tepetlaoxtoc (En las cuevas de tepetate), lugar pleno de historia, cultura y tradición donde se respiran aires provinciales y destacan construcciones que datan del siglo XVI y XVII, como el eremitorio (lugar de oración y meditación y la parroquia de Santa María Magdalena entre otras, en la primera se planeó la evangelización a Islas Filipinas y América Latina,.
Además ahí se realizó la traducción del libro ’La Santa Escala’, que vendría a ser el primer texto en publicarse en América Latina.
En la segunda, que data del siglo XVI. Su edificación concluyó en 1733. Su parte frontal está coronada por un gran frontón triangular con una torre labrada en cantera. En su interior destacan altares originales del siglo XVII, pinturas al óleo y esculturas policromadas, es decir, enorme fortuna de valor histórico e impresionante belleza. Además está el antiguo convento de parroquia, fundado en 1535 que conserva hermosas pinturas murales del siglo XVI. El patio tiene arquería de estilo romántico, con columnas pesadas cilíndricas, los techos de los corredores son de vigas de madera y su piso de grandes lozas.

Cuenta con una de las fuentes más antiguas de la época colonial; se ubica en la entrada frontal de la iglesia principal y está incrustada en la pared; recibía agua a través de un acueducto que venia del claustro de Santa María Magdalena.
Asistimos al lugar señalado, el presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, Teodoro Rentería Arroyave y el presidente del Club Primera Plana, quien esto escribe, para asistir a la asamblea de la Asociación de Periodistas unidos por el Glifo de la palabra y Multimedios, presidido por el licenciado Miguel Sánchez Arguelles, quienes eligieron la emblemática población para rendir un amplio informe de labores y espléndida comida ofrecida por Juan Ávila.

El punto de encuentro fue el Jardín, frente al palacio municipal, desde donde nos trasladarnos al Museo Eremitorio, (lugar de oración y meditación, de los ermitaños). El de referencia, lo mando construir fray Domingo de Betanzos en 1527 un año después de arribar a la Nueva España. Nuestro personaje nació en León, España en 1840; su nombre real era Francisco. Estudio leyes en la Universidad de Salamanca y finalmente se dedicó a la vida religiosa, Al ingresar a la orden Dominica adopto el nombre de Domingo en honor al fundador de esa orden: Santo Domingo de Guzmán, cuentan los cronistas.

Su influencia evangelizadora llego a otras latitudes como Ciudad de México, Oaxaca, Chiapas. Ahí planeó la evangelización a Islas Filipinas, junto con Fray Juan de Zumárraga. Murió en 1549 en Valladolid, España.
En el obligado recorrido por el impar lugar, para el visitante es grata experiencia estar en la Capilla Externa, el Claustro. La Celda, el Vestíbulo, Capilla Interna, Sacristía y el jardín, todo perfectamente cuidado y protegido. En la actualidad está abierto al público como Museo de sitio y denominado; Eremitorio ’Fray Domingo de Betanzos’.

En la visita guiada se explica que la capilla externa era para oficiar misa para los indígenas ya que no estaban acostumbrados a lugares cerrados; En el claustro Domingo de Betanzos cultivaba sus alimentos; la tierra y árboles frutales tenían que estar presentes puesto que la tierra significa humildad y los arboles cítricos: pureza de las personas dedicadas a la vida religiosa.

Se observa una pintura mural del siglo XVI, que aseguran, fue realizada por los tlacuilos, con pigmentos naturales; el vestíbulo alberga la pieza más representativa del museo, un Cristo elaborado con pasta de caña del mismo siglo. La Sacristía, lugar donde los sacerdotes se alistaban para oficiar misma, tiene sendos oleos sobre tela del siglo XVIII: ’San Miguel Arcángel y las ánimas del Purgatorio’ y ’Virgen de Guadalupe’: Indulgencia que perdona los pecados capitales.

Cuenta con un pozo que abastecía de agua al Eremitorio, en la actualidad está seco, hay un panteón donde se observan vestigios de un centenar de tumbas del siglo XIX y XX; ahí está el mausoleo del hermano Casimiro Castro, importante litógrafo del siglo XIX. Se asegura que en ese lugar sólo era sepultada gente pudiente. Asimismo, en la fachada del Museo se aprecia la Espadaña, -característica de las construcciones de los frailes- como símbolo de pobreza; data del siglo XVI y resguardaba las campanas del lugar.

El Eremitorio dejo de funcionar con carácter religioso en 1957, quedó abandonado y fue hasta 1991 cuando el INAH hizo gestiones para su rescate. En 2004, abre sus puertas como Museo.

Tepetlaoxtoc se ubica al noroeste del Estado de México, limita al norte con Acolman, San Martín de las Pirámides, Teotihuacán y Otumba, al sur con Papalotla y Texcoco, al este con Tlaxcala y Puebla, al oeste con Acolman y Chiautla, Es de los pueblos nahuas más antiguos. En la época colonial se le conoció como Santa María Magdalena Tepetlaoztoc. El nombre Náhuatl Tepetlaoxtoc significa Tepetl: cerro de tepetate o esfera de piedra; Oztotl; cueva; y Có lugar. Según el Códice Kinsborough, el municipio fue fundado en 1114 por dos caudillos chichimecas: Huei Tonatiuh y Hocotochtli.

Conserva tres códices más: El Santa María Asunción Cuautepuztla, el Vergara y el San Andrés Atlitec.
Según lugareños en el lugar viven y vivieron algunos artistas del cine mexicano, como María Elena Velasco, Ana Bertha Lepe y Kippy Casados. Ahí se filmaron películas como El crimen del Padre Amaro, Las cenizas de un diputado, Se equivocó la Cigüeña, entre otros. Tepetlaoxtoc fue inmortalizado en la novela ’Los bandidos de Río Frio’



Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor