1

2,042 vistas

Enero 04, 2019 14:22 hrs.

Fabián Jiménez Narváez (Fajina) › diarioalmomento.com

Periodismo Nacional › México Estado de México


*Columna publicada en SDPnoticias.com

Una idea concreta, un reto por realizar o simplemente seguir por la vida intentando tomar el camino adecuado, y cada vez que nos equivocamos, los más perfeccionistas lo vivimos como fracasos.

Pero… ¿cómo saber cuál es la elección correcta?

Hay momentos en los que, sin saber cómo, te encuentras tan desorientado, que no ves ningún camino, o ves demasiados…Somos ’Alicias’ con gato liante incluido. Es la lucha por la libertad en todos los sentidos, la vida es efímera, no la gastemos en nimiedades, aquilatemos lo que significa el respeto hacia los demás, pensemos en nuestras nuevas generaciones a quienes nos debemos con nuestro ejemplo.

Pero en realidad, esto es lo que nos depara la vida, subidas y bajadas, y salir airosos de estas situaciones depende solo de uno mismo, de nuestro modo de afrontarlo.

Podemos elegir el camino del inconformismo, la infelicidad, la queja, la negatividad, el estancamiento personal… O, podemos escoger la vía más inteligente, hacer de lo malo lo mejor y trabajar de forma personal: ¿Qué quieres tú realmente? ¿Qué te hace feliz?

Ojo, ¡la queja es válida! De hecho, debemos hacerlo. Quejarnos, derrumbarnos, caernos; pero sólo por un momento, para coger impulso en la subida. Negar las emociones es un gran error, todos tenemos el derecho y el deber de vivirlas y expresarlas, como parte del proceso sanatorio.

Realmente es más fácil y gratificante sembrar ilusiones y verlas crecer, y ante los fracasos tomarlos como un entrenamiento. En el camino hacia la felicidad hay varias paradas, donde nos espera la frustración y el dolor, y por raro que parezca, ellas son nuestras aliadas, son parte del proceso de aprendizaje.

¿A qué viene todo esto? Simplemente son reflexiones y pensamientos, momentos que hacen cambiar el rumbo habitual, que aun no siendo tan buenos, ayudan a identificar pensamientos y modos de actuar erróneos, así como a descubrir estrategias efectivas. Son momentos que ayudan a valorar opciones que hasta ahora no veía, porque simplemente no les daba oportunidad.

Con frecuencia buscamos culpables y/o causas externas, cuando realmente solo nosotros somos responsables de cómo vivimos, de lo que sucede en nuestra vida. Voy aprendiendo ¡aunque no es nada fácil! a dejar que las cosas pasen, a vivir en el aquí y ahora, intentando no dibujar el futuro; a ser racional, pero también a escuchar a mi ’Yo’, a leer las señales, a dejarme llevar. Aún queda un largo y duro trabajo…

Yo decido, yo me equivoco, pero yo me levanto y elijo qué camino quiero (no debo) seguir. ¿Quién pone las normas? Solo nosotros tenemos el poder de decidir cómo queremos que las cosas pasen.

Por lo pronto de viaje a Roma... en donde yo decido mi futuro y mi camino.

Periodista, radio, televisión y columnista; En Radio Red (Monitor), Radio 13 (De la A a la Z), corresponsal de la publicación ’Tiempos del Mundo’, ABC Radio, Radio Chapultepec, Canal 22, ’Visión 10’ de Cablecom, columnista en la revista Época y colaborador de la publicación ’La Crisis’ de Carlos Ramírez, columnista en SDPnoticias.com, entre otros importantes medios de comunicación. Así como en diferentes dependencias gubernamentales del municipio de Ecatepec y en la Ciudad de México.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor