Tres huracanes enfilan hacia la región


Actualización: los huracanes ’Florence’, ’Helen’ e ’Isaac’ no representan peligro para la Península de Yucatán; ’Florence’ tocaría las Carolinas (EEUUU) el viernes; monitoreando desde Cancún, al aproximarse el 30 aniversario del destructor ’Gilberto’ de 300 kph

| Justo May Correa | Desde enbocaspalabras
Tres huracanes enfilan hacia la región

Temas clave / Medio ambiente

Clima

Septiembre 09, 2018 23:47 hrs.
Clima Internacional › México
Justo May Correa › enbocaspalabras

4,774 vistas

Actualización: sin que representen amenaza para la Península de Yucatán, tres tormentas tropicales que este domingo se convirtieron en los huracanes ’Florence’ , ’Helen’ e "Isaac"se desplazaban y fortalecían en aguas del Atlántico medio.

’Florence’, con vientos de 140 kilómetros por hora, se estima que este lunes será un huracán mayor, es decir, alcance la categoría III en la escala Saffir Simpson. Se mueve en dirección a las costas de las Carolinas —sureste de Estados Unidos—, las que tocaría entre el jueves y la madrugada del viernes, según el pronóstico del Centro Nacional de Huracanes estadounidense. ’Florence’ avanza con dirección oeste a 11 kilómetros por hora y se prevé que cambie ligeramente su dirección a oeste noroeste durante las horas siguientes.

’Helene’, frente a las costas de África, también alcanzó la categoría de huracán al llegar sus vientos máximos sostenidos a los 120 kilómetros por hora. Se mueve con dirección oeste a 20 kilómetros por hora y se espera un gradual viraje hacia el oeste noroeste para este lunes.

’Isaac’ se convirtió anoche en el quinto huracán de la temporada.

Es conveniente reiterar que por el momento ninguno de los sistemas señalados representa riesgo para la Península de Yucatán, aunque se recomienda a la población estar al pendiente de los avisos oficiales que estarán emitiendo el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y la Conagua.

Adicionalmente, el Organismo de la Cuenca de la Península de Yucatán (OCPY) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ha reportado una zona de disturbio al occidente del Mar Caribe, entre Cuba y Honduras. Registraba esta noche bajo potencial de desarrollo ciclónico, aunque se le mantiene bajo monitoreo. Esta área se mueve lentamente hacia el oeste noroeste y la presencia de vientos cortantes en altura e interacción con tierra le dan bajas posibilidades de desarrollo. Sin embargo, se prevé que apenas ingrese en aguas del Golfo de México tenga condiciones más favorables para una mejor organización.

De estos sistemas estamos pendientes desde Cancún en momentos en que se acerca el 30 aniversario del huracán ’Gilberto’, que con vientos superiores a 300 kilómetros por hora devastó nuestro puerto entre el 13 y el 14 de septiembre de 1988.

Con ’Gilberto’ nace la cultura de la prevención en una ciudad de 18 años de edad

Sábado 10 de septiembre de 1988. Nace en el Caribe oriental la tormenta tropical Gilberto. Hace 30 años, el más poderoso huracán del siglo pasado azotó Cancún entre el martes 13 y el miércoles 14 de septiembre de 1988.

A las diez de la mañana de ese día la tormenta tropical había sido localizada a los 15.2 grados latitud norte y 64.2 grados longitud oeste, a 380 kilómetros al sureste de Puerto Rico. Se desplazaba Gilberto a 22 kilómetros por hora, con vientos máximos cerca de su centro de 65 kilómetros por hora. Sin embargo, la tarde del lunes 12 había aumentado su potencia a 185 kilómetros por hora azotando Kingston, Jamaica. En ese momento Gilberto era el más fuerte desde Alberto en 1980.

Radio Habana Cuba informó que más de 25 mil personas habían sido evacuadas de las áreas costeras de la provincia de Guantánamo, en el sur de Cuba, a medida que Gilberto empezó a bordear la isla. Gilberto había golpeado el mismo lunes 12 a Santo Domingo, República Dominicana.

La mañana del martes 13 de septiembre de 1988 Cancún parecía todavía muy ajeno a estos acontecimientos. Con 18 años de vida, la ciudad de Cancún nunca había sido afectada por un huracán. La vida se desarrollaba normalmente. Nada parecía presagiar lo que sucedería dentro de algunas horas. Lo que sucedía es que Gilberto estaba enfilando con toda su creciente potencia hacia las costas mexicanas de Quintana Roo.

Conforme las horas pasaron las autoridades fueron elevando el nivel de alerta en todos los municipios. Las alertas fueron muy rápidas. La verde se dio a las diez de la mañana. Y casi enseguida la amarilla. A la una de la tarde una nueva reunión en la sala de cabildos de Cancún. Y después la roja. Se informaba que al aproximarse a la Península de Yucatán Gilberto tenía ya un radio de mil kilómetros, lo que quería decir que no había escape: era inevitable padecer sus efectos.

Largas colas en los comercios para abastecerse de mercaderías enlatadas, pilas, agua. Se tapian las paredes de cristal de las tiendas departamentales. Con las sombras de la noche llegan las primeras ráfagas. Una ligera llovizna ha empezado a caer a las ocho de la noche. El agua se convierte en rocío cuando la golpea el viento y humedece el rostro de presurosos transeúntes que afanosos buscan llegar a casa cuanto antes.

Gilberto se acerca más y más. Luego llegarían las horas aciagas. Serían 17 horas de angustia, muerte, destrucción con vientos superiores a los 300 kilómetros por hora. Tal vez el saldo en vidas humanas pudo haber sido peor.

Miles de hectáreas de selva arrasadas, decenas de embarcaciones hundidas, cientos de casas devastadas, incontables milagrosas historias que contar.

Gilberto fue un huracán que dejó lecciones que se transformaron en una cultura de la prevención.

Históricamente Quintana Roo había sido la zona con el mayor registro de ciclones en el país, con 46 entre 1952 y 1978, siendo el Janet del 29 de septiembre de 1955 y el Carmen del 29 de agosto de 1974 los más destructivos.

Después del Gilberto vendrían otros.

En los años recientes hemos sido más afortunados, pero no hay que bajar la guardia.

Actualización 2018-09-10 06:20:57

Isaac ya es huracán

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos confirmó que la tormenta tropical Isaac se convirtió en el quinto huracán de la temporada 2018 y que Puerto Rico permanece en el borde norte del cono de incertidumbre del fenómeno atmosférico, reporta el portal Nuevo Día, de Puerto Rico.

El Servicio Nacional de Meteorología portorriqueño aclaró que ese pronóstico es altamente incierto, aunque recomiendan a la ciudadanía a mantenerse alerta al desarrollo del sistema, agrega.

Según el pronóstico de la agencia incluido en el boletín de las 11de la noche del domingo, Isaac podría pasar al sur de la isla de Puerto Rico entre la noche del jueves y la mañana del viernes como tormenta tropical.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor