1

1,947 vistas

Enero 17, 2019 15:49 hrs.

José García Sánchez › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


El hecho de que un testigo en el juicio contra Joaquín ’El Chapo’ Guzmán, haya asegurado que el narcotraficante pagó al ex presidente Peña Nieto 100 millones de dólares, no debe causar la indignación de la lideresa nacional del PRI, porque no es lo más grave que hizo en su gestión como presidente de la República. Todos lo sabemos.


Claudia Ruiz Massieu descalificó las declaraciones Alex Cifuentes, testigo en el juicio de Joaquín ’El Chapo’ Guzmán, al respecto. Organizó una rueda de prensa para aclarar el punto y convocó a los militantes que pasaran por las calles de la sede del tricolor. La noticia a nadie sorprendió.


En realidad este hecho es un pecado menor a lo que se sabe del ex presidente de México. No había razón de tanta indignación de la sobrina de Salinas de Gortari.


Ruiz Massieu señaló que lo dicho por el testigo colombiano, no tiene sustento alguno, por lo cual afirmó que dicha demarcación "suena absolutamente inverosímil".


Lo cierto es que el PRI necesitaba en ese momento llamar la atención de los medios para dejar sin espacios en los medios la noticia de la renuncia de César Augusto Santiago, uno de los más serios militantes de ese partido, quien se sale de la organización por advertir que es incapaz de renovarse.


Augusto Santiago señaló que está harto de los excesos del pasado sexenio y de que la cúpula de su partido imponga criterios que están en manos de solo tres personas: Claudia Ruiz Massieu, René Juárez Cisneros y Miguel Ángel Osorio Chong. Este tipo de decisiones crea una inconformidad generalizada en la militancia según asegura quien fuera líder nacional del PRI, quien encabeza la agrupación política Alternativa, con más de 90 mil simpatizantes, todos ellos priístas y que de ahora en adelante se abocarán a crear un nuevo partido político.


Ante la indiferencia de la cúpula de estos tres tristes priístas no sólo los miembros de Alternativa se verán atraídos a conformar el nuevo partido sino que priistas que consideran que el partido ya dio lo que pudo.


Por su parte, el PRI siguen tendiendo cortinas de humo para que no se pueda ver claramente hacia el interior de un partido que es sólo recuerdos y un cascarón que se desmorona sistemáticamente.


Ante esta nueva derrota la presidenta del CEN del PRI, exhortó a la ciudadanía a tomar este tipo de declaraciones con la mayor reserva, pues se ha ’visto muchas veces en la historia como estos testigos protegidos, simplemente por obtener determinados beneficios, inventan y dicen cosas muy sensacionalistas, pero que detrás de ello no hay nada’.


La cortina de humo intenta ocultar la decadencia, al parecer irreversible, de un partido que no soportó el peso de sus excesos. Ese partido abre su convocatoria para la candidatura a la gubernatura de Baja California no sólo a militantes del tricolor sino a la población en general, lo que quiere decir que saben que cualquier militante con las siglas en la trayectoria personal, perderá las elecciones.


El PRI tendrá que aliarse con otros partidos no sólo para ganar elecciones sino para sobrevivir.




VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor