1

2,457 vistas

Marzo 12, 2019 11:49 hrs.

El Debate › Emmanuel Ameth Noticias

Seguridad Nacional › México Hidalgo


A grandes rasgos, el triángulo conformado por Pachuca, Tulancingo y Apan es de las áreas más inseguras para las mujeres en la zona centro del país, toda vez que de enero de 2016 a enero de 2019 se contabilizaron al menos 65 casos de feminicidios.

La activista María Salguero informó que en 2018 ocurrieron 3 mil 607 feminicidios en el País, es decir, 10 cada día. La autora del Mapa de Feminicidios indicó que, de acuerdo con su conteo, el Estado de México es la entidad con el mayor número de delitos de este tipo, con 400, y le siguen Guanajuato, Baja California, Guerrero, Jalisco, Chihuahua y Veracruz.

Durante su participación en las audiencias públicas "Feminicidios, Emergencia nacional: impunidad institucional", la especialista señaló que como porcentaje de la población en Colima se registraron 22 homicidios de mujeres por cada 100 mil personas; en Baja California, ocurrieron 19; en Guerrero, 15; en Chihuahua, 13; en Guanajuato, 11; y en Quintana Roo 10, cifras que las ubica como entidades con una "epidemia de violencia".

La Organización Mundial de la Salud determina que una comunidad con más de 10 muertes por cada 100 mil habitantes ya es una epidemia de violencia, y es lo que están viviendo en estos estados, advirtió.

Salguero explicó que el robo de combustible y la disputa del territorio por grupos del crimen organizado son algunas de las causas que han propiciado el incremento de feminicidios por pertenencia al enemigo.

Dijo que muchos de los nuevos casos son mujeres que han sido asesinadas por su cercanía sentimental, de amistad o familiar con personas consideradas como enemigos por sus victimarios o bien como resultado de ilícitos como el derecho de piso y las agresiones a establecimientos en donde laboraban. "El huachicoleo y el crimen organizado está asesinando a mujeres", afirmó.

Indicó que, si bien existe poca información sobre la participación de las mujeres en las estructuras y actividades del crimen organizado, hay coincidencias entre el incremento de feminicidios y la incursión de grupos delincuenciales en ciertos territorios.

De ahí que en muchos casos las víctimas hayan sido asesinadas con armas de uso exclusivo del Ejército, calcinadas para evitar que sean identificadas y torturas, además de que sus cuerpos aparecieron junto a sus parejas sentimentales u hombres cercanos.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor