Un convento sobre ruedas: El tren que cura el alma y lleva a la eternidad



*Una comunidad de frailes franciscanos renovados vive en cinco vagones de los años 40

| Maria Paola Daud | Desde guerrerohabla.com
Un convento sobre ruedas: El tren que cura el alma y lleva a la eternidad

Temas clave / Religion

Religión

Septiembre 11, 2018 14:11 hrs.
Religión Internacional › México
Maria Paola Daud › guerrerohabla.com

3,616 vistas


Sep 11, 2018

Mario Laporta | Kontro Lab

www.guerrerohabla.com
En la ciudad de Scampia en Nápoles, desde 1976, una comunidad de franciscanos vive con todo lo que otros han descartado, la fruta y verdura que no se vende, alimentos que pronto van a caducar, y hasta un tren de la Ferrovia dello Stato. Así es: 5 hermosos vagones de los años 40 se han transformado en un convento, conocido como ’La estación del alma’

Los vagones funcionan como capillas, celdas, confesionario, taller y salas para recibir visitas. También tienen un jardín y un pequeño huerto.

Son 8 los ’Frailes menores renovados’, que viven en este convento en completa pobreza, oración, y dando asistencia al que más lo necesita; intentan imitar en el día a día a su santo fundador Francisco de Asís, ’alabando al Señor por todo lo creado’.

La zona en dónde viven es una de las más peligrosas y difíciles de Nápoles, por eso salen por las calles del barrio y tratan de compenetrarse con la gente, escuchándolos y dándole consuelo en la dura realidad que les toca vivir.

También prestan servicio en la parroquia y visitan las cárceles y hospitales. No usan ni aceptan dinero, sólo mantas y alimentos que cocinan en una vieja cocina a leña; lo que les sobra, lo donan a los más necesitados.

En una entrevista realizada por la Familia Cristiana, Fray Carlo indicó que ’el tren representa el camino itinerante, pero también la simplicidad y la precariedad’.

’Con estos valores buscamos recuperar la espiritualidad y las enseñanzas de San Francisco. Aunque si no nos movemos, viajamos constantemente, porque nada es nuestro, no podemos echar raíces en nada’.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor