En las Nubes

Una sopita

Carlos Ravelo Galindo

 Una sopita

Temas clave / Columnas

Entretenimiento

Agosto 29, 2018 23:24 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

3,186 vistas

El hombre a punto de morir, llamó a su mujer y le pregunta: ¿En nuestro matrimonio, me has sido infiel? Cuando ocurrió, puse un chícharo en la vasija. Sorprendido, llamó a la cocinera y le pidió ver el frasco. ’Solamente uno’. ¿Nada más? Sí señor, porque cuando se llenaba hacíamos sopita de chicharos. Mejor hablemos de una flor. De la Rosa.
"Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor; pero la más excelente de ellas es el amor". Un hombre había plantado una rosa y la regaba constantemente para que creciera bien. Antes de que la planta floreciera, la observó detenidamente. Entonces, notó espinas sobre el tallo y pensó: "¿cómo puede una flor que será tan bonita estar rodeada de espinas tan afiladas?" De pronto, sintió una profunda tristeza y rehusó regar la rosa y, antes de estar lista para florecer, la flor murió. Y esto sucede con muchas personas. . Dentro de cada alma existe una rosa: son las cualidades dadas por Dios. Dentro de cada alma tenemos también las espinas: son nuestros fallos. Muchas veces, cuando miramos en nuestro interior, vemos solamente las espinas y los defectos. Nos desesperamos al pensar que nada bueno puede venir de nuestro interior. Nos negamos a regar el bien que hay dentro de nosotros y, consecuentemente, morimos. No somos capaces de observar nuestro propio potencial. Algunas personas no ven las rosas dentro de sí mismas, y por eso es necesario que alguien las muestre. Uno de los mayores dones que una persona puede poseer es ser capaz de ignorar las espinas y encontrar la rosa dentro de los demás. Esta es la mayor característica del amor.
Ser capaz de mirar a una persona y conocer sus verdaderos fallos. Pero, aun así, aceptar a esa persona en tu vida, mientras reconoces la belleza en su alma y la ayudas a darse cuenta de que puede superar sus aparentes imperfecciones. Si hacemos que personas sin esperanza perciban la rosa de su interior, podrán superar sus propias espinas. Sólo así podrán florecer de la manera más bonita, muchas, muchas veces. Por lo tanto, sonríe y descubre las rosas que existen en tu interior y en el interior de las personas que amas. Porque la fe, la esperanza y el amor son, en una palabra, lo mejor de ellas..
craveloygalindo@gmail.com


Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor