1

11,653 vistas

Octubre 14, 2018 23:59 hrs.

Agencia Plata Pura › guerrerohabla.com

Religión Internacional › México


Cultiva el anhelo de sentido en tu corazón

Memoria de Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia

15 de octubre 2018
Primera lectura
Gal 4, 22-24. 26-27. 31–5, 1
Hermanos: Dice la Escritura que Abraham tuvo dos hijos: uno de la mujer que era esclava y el otro de la que era libre. El hijo de la esclava fue engendrado según las leyes naturales; el de la libre, en cambio, en virtud de la promesa de Dios.

Esto tiene un sentido simbólico. En efecto, las dos mujeres representan las dos alianzas: Agar representa la del monte Sinaí, que engendra esclavos y es figura de la Jerusalén de aquí abajo. Por el contrario, la Jerusalén de arriba es libre y ésa es nuestra madre. A este respecto dice la Escritura: Regocíjate tú, la estéril, la que no das a luz; rompe a cantar de júbilo, tú, la que no has sentido los dolores del parto; porque la mujer abandonada tendrá más hijos que aquella que tiene marido.

Así pues, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la mujer libre. Cristo nos ha liberado para que seamos libres. Conserven, pues, la libertad y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud.
Palabra de Dios
Te alabamos Señor

Salmo Responsorial
Salmo 112, 1-2. 3-4. 5a y 6- 7
R. (cf. 2) Bendito sea el Señor, ahora y para siempre.
Bendito sea el Señor,
alábenlo sus siervos.
Bendito sea el Señor,
desde ahora y para siempre.
R. Bendito sea el Señor, ahora y para siempre.
Desde que sale el sol hasta su ocaso
alabado sea el nombre del Señor.
Dios está sobre todas las naciones,
su gloria, por encima de los cielos.
R. Bendito sea el Señor, ahora y para siempre.
¿Quién hay como el Señor?
¿Quién iguala al Dios nuestro,
que tiene en las alturas su morada,
y sin embargo de esto,
bajar se digna su mirada
para ver tierra y cielo?
R. Bendito sea el Señor, ahora y para siempre.
El levanta del polvo al desvalido
y saca al indigente del estiércol,
para hacerlo sentar entre los grandes,
los jefes de su pueblo.
R. Bendito sea el Señor, ahora y para siempre.

Aclamación antes del Evangelio
Cfr Sal 94, 8
R. Aleluya, aleluya.
Hagámosle caso al Señor, que nos dice:
"No endurezcan su corazón".
R. Aleluya.

Evangelio
Lc 11, 29-32
En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: "La gente de este tiempo es una gente perversa. Pide una señal, pero no se le dará más señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.

Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás’’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesus


Reflexión del Evangelio de hoy
Cultiva el anhelo de sentido en tu corazón
’Así hace el que teme al Señor’ (15,1ª); de esta forma comienza la 1ª lectura que la liturgia nos presenta hoy. Así hace…, ¿qué hace? si seguimos leyendo el texto no percibimos a qué se refiere en ese hacer; así que les invito en este momento a leer lo que precede y ahí sí, lo encontramos. Este pequeño texto del Eclo es la 2ª parte de un texto que las biblias titula ’Salmo sobre la Sabiduría’.

El autor del libro personaliza a la Sabiduría: ’como una madre o una joven esposa virgen’ (V2), y va desgranando aún los mas pequeños detalles que la persona que la desea va a utilizar para llegar a poseerla. Toda la 1ª parte de este salmo nos narra la búsqueda incesante que esa persona emprende. ’La busca como un cazador’ (14,22) nos dice el texto; a poco que sepamos lo que conlleva cazar, sí sabemos qué actitudes son imprescindibles para encontrarse con una presa que es libre y qué como tal actúa.

Se necesita el deseo, la emoción, el silencio perseverante, la atención, el anhelo de lo más profundo, la escucha, la inteligencia.., Dejemos resonar todo esto en nuestro corazón y preguntémonos, ¿por quién haríamos nosotros todo esto?, ¿Has sido, hemos sido capaces de vivirlo? Y quizás nos sorprenda descubrir con alegría y gozo lo que late en nuestro corazón o a constatar que verdaderamente no llegamos a vivir con pasión nuestra vida. Tómense el tiempo de meditarlo.

Te sale al encuentro…¡la Sabiduría!
Volvamos a la 1ª Lectura propia de hoy. He aquí, que la Sabiduría tan deseada y buscada sale al encuentro y se vuelca entera en ’ese que teme al Señor y que ha abrazado su Ley’. Lo va a cuidar, proteger, alimentar, amar, apoyar…haciendo de él una persona ’elocuente’, no al estilo de nuestro mundo, sino más bien al estilo que Jesús nos presenta hoy en el evangelio cuando dice: ’aprended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón…’ (Mt 11,29b) Y Jesús afirma, que es el Padre quién revela todo su mensaje a los pequeños y sencillos de nuestro mundo.

La elocuencia no la da la Sabiduría para crecer solo yo, para mi vana gloría, es para tomar la palabra en la asamblea=comunidad, es para que la riqueza que yo he recibido del Padre y que da sentido a mi vivir y me hace feliz, otros también puedan acercarse a este caudal de gracia y lo conozcan.

Jesús en este evangelio, que debe ser uno de los textos más hermosos y profundos, desnuda su alma, nos deja ’sentir’ el latir de su corazón, mientras va desgranando lo inabarcable para nuestro conocimiento de la especial relación que vive con el Padre y el deseo para que los suyos, puedan llegar a ser uno con Él, abrazándonos con nuestras debilidades y flaquezas. Es más, ellas son la puerta por la cuál podemos acceder al corazón misericordioso de nuestro Dios. ’Venid a mí todos los que estáis cansados’ (Mt11,28). Acoge esta invitación, déjala resonar o cuestionar mientras ilumina lo que está en tu corazón y cuáles son tus deseos profundos. La fe en Jesús es un don e igual que dice el Eclesiástico sobre la Sabiduría sale a tu encuentro.

Hoy celebramos la fiesta de Sª Teresa de Jesús, de Ávila, religiosa y reformadora del Carmelo, mujer apasionada, entregada por completo a la causa de Jesús y a extender su Reino. ’Vivo sin vivir en mí…que muero porque no muero’. Termino con una pregunta de uno de los poemas de la santa: ¿Qué mandáis hacer de mí?
Hna. Virgilia León Garrido O.P.
Congregación Romana de Santo Domingo

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor