2023, año de la Participación Ciudadana

1

1,713 vistas

Diciembre 28, 2022 21:35 hrs.

Judith Álamo López › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


’La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública": Ludwig von Mises
La personalidad mesiánica del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido la causa del gran fracaso de su gobierno en el combate a la corrupción, pese a ser su bandera de campaña para llegar a la presidencia de la República durante casi dos décadas; y en el crecimiento de esta podredumbre, la impunidad y la violencia juegan un papel sobresaliente por la falta de participación ciudadana en los asuntos públicos.
Los Índices de Percepción de la Corrupción (IPC) que serán publicados por Transparencia Internacional (TI) en enero de 2023 podrían empeorar con respecto a los del año actual, cuando el país obtuvo sólo 31 puntos (en una escala de cero a 100, donde 100 sería la mejor calificación posible) en el IPC, con lo que el país se ubicó en la posición 124 de los 180 países evaluados; la 38 de los 38 países que integran la OCDE; y la 19 del Grupo de los 20.
Es fácil prever que nuestro desempeño será inferior porque se hizo caso nulo al diagnóstico y recomendaciones de TI y se mantienen sin resolución los casos definidos como emblemáticos: la Estafa Maestra, Odebrecht, Agronitrogenados, juicio a expresidentes, etc. Aunque haya algunos indiciados, no son todos los presuntos implicados, tampoco ha habido recuperación de los activos desviados en beneficio del patrimonio nacional ni ha habido reparación del daño a las víctimas.
Dados los últimos acontecimientos en el poder legislativo donde la mayoría morenista y aliados se impuso para aprobar reformas anticonstitucionales electorales –el Plan B– propuestas e impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no es temerario predecir en 2023 una gran batalla por el poder político.
Coahuila y el Estado de México serán los primeros escenarios de la confrontación, pero en ambas el jefe del Ejecutivo federal usará todo el poder –legal e ilegal– para hacer que los candidatos de Morena se queden con las dos gubernaturas y la mayoría de las diputaciones en disputa.
Si tienen razón las encuestadoras, el mandatario mexicano ha conservado un alto nivel de aceptación --de alrededor del 60 %, actualmente--, pero este amplio apoyo social logrado gracias al uso y abuso de los programas sociales no ha sido usado para combatir las redes de corrupción, las cuales se mantienen más vivas que nunca, siguen operantes, y en muchos casos, vinculadas a redes criminales, por ello no disminuye el índice de inseguridad, ni los homicidios, ni los feminicidios, ni las desapariciones.
El Índice Nacional de Impunidad es del 92.8%, y la impunidad abona a la corrupción. Sólo 7 de cada 100 casos de homicidio han sido esclarecidos entre 2016 y 2021, periodo en el que se consolidó el sistema penal acusatorio en México, reveló la organización Impunidad Cero.
Hasta dónde la conducta del presidente –autoproclamado líder moral de un movimiento– es un mal ejemplo que siguen delincuentes (incluidos los organizados) ya que él a toda costa ha evitado el juicio legal de familiares y correligionarios, quienes fueron filmados y exhibidos cometiendo presuntos ilícitos. Sin embargo, a priori, desde las Mañaneras, el máximo tribunal del país, fueron exonerados.
Casos de ejemplo sobran: su hijo José Ramón y su familia, gozando en Texas de los favores de un contratista de PEMEX; o su hermano Pío recibiendo dinero de un representante del cuestionado partido Verde Ecologista, o la maestra Delfina Gómez, investigada por el Tribunal Electoral como presunta delincuente, pese a lo cual el presidente la impulsa con todo el aparato del Estado como candidata al gobierno del Estado de México.
Contrario a la Constitución, López Obrador logró la militarización del país, al pasar la Guardia Nacional a los mandos castrenses hasta el 2028, pese al incremento anual sustancial de los presupuestos dedicados a la seguridad pública y el crecimiento exponencial de los elementos militares --se estima que se han cuadruplicado--, los resultados han sido desastrosos.
De acuerdo a las Encuestas Nacionales de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) que efectúa INEGI desde 2013, no existe mejora sustancial. La política de "abrazos no balazos" es un fracaso más de las políticas públicas del actual gobierno.
Mucho podría decirse como balance de las acciones de gobierno fallidas o del incremento de la gobernanza criminal en lugares localizables y exentos de participación del aparato gubernamental.
El crimen avanza, se expande sin freno ni hay política gubernamental orientada a frenarlo o desarticularlo, lamentablemente se carece de estrategia o grandes operativos para detener al crimen organizado.
El gobierno de AMLO siempre ha estado orientado a mantenerse en el poder, ganar la lucha electoral que se avecina en el 2024, basta ver con cuánta anticipación inició la presentación de sus posibles sucesores --las corcholatas--, y actualmente el despliegue propagandístico ilegal a favor de la corcholata preferida, Claudia Sheinbaum, se multiplica e inunda lugares públicos de la ciudad de México e interior del país.
La ley nunca ha frenado al líder auténtico de Morena, el presidente López Obrador, aunque se presuma el uso de recursos públicos en las precampañas electorales, o peor aún, se usen recursos de origen desconocido. El año por venir será de muchos desafíos, y sin duda, seremos los ciudadanos quienes tendremos que participar para definir el rumbo del país.
Hago votos porque el 2023 sea el año de la participación ciudadana, de la sociedad civil activa, pacífica, responsable, para exigir que el gobierno cumpla con sus obligaciones, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación evite el desmantelamiento inconstitucional del Instituto Nacional Electoral y se puedan efectuar elecciones limpias y legales, y actúen los ministros para impedir ser presididos por quien hizo trampa para titularse de abogada, y sin decoro ni ética alguna, se postula para presidirlos. Veamos de qué está hecho el máximo tribunal del país.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.