2024, sin piso parejo

1

1,340 vistas

Julio 27, 2022 23:14 hrs.

Ángel Soriano › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Los propósitos del presidente Andrés Manuel López Obrador de elegir al candidato presidencial de Morena mediante el método de encuesta con la participación directa de los electores chocan con la realidad que considera que no hay ni habrá piso parejo para los contendientes.
Desde una posición de secretario de Estado con la disposición de amplio presupuesto federal y la intervención en los asuntos públicos nacionales e internacionales, con los reflectores las 24 horas del día y el manejo de la vasta infraestructura administrativa, se está en condiciones de ventaja contra quienes no tienen esas posibilidades.
Y desde luego que no las tienen porque no forman parte de la burbuja presidencial, ni la cercanía ni la confianza con quien maneja el poder, ni la posibilidad de garantizar la continuidad de la obra de la IV-T porque, obviamente, no forman parte de ella y, si acaso, con un acceso de sana distancia del lugar donde se toman las decisiones.
Desde luego que hay quien sí se acerca a esas posibilidades, como es el caso del senador Ricardo Monreal, que cuenta con los méritos y atributos necesarios para enfrentar al resto de los aspirantes presidenciales, pero habrá que ver si funciona el método de encuesta u otro sistema para garantizar una contienda justa y equitativa.
TURBULENCIAS
Alito Moreno sigue dando la batalla
Hay casos como el del ex gobernador campechaño, Alito Moreno, que impulsa la alianza opositora en condiciones de desventaja por la amplia campaña de desprestigio que hay su contra y porque detrás de la misma hay intereses económicos poderosos que están en contra del avance de la IV Transformación, con sus socios extranjeros, que desean seguir haciendo negocios con colosales utilidades en el manejo de los recursos naturales y teniendo al país como un gran mercado de consumo…
El T-Mc será un instrumento de presión pero para el cual el presidente Andrés Manuel López Obrador ha pintado la raya: la soberanía nacional no se negocia. El petróleo, la industria eléctrica y los minerales son propiedad de la Nación para el disfrute de sus habitantes y no para ensanchar la bolsa de los inversionistas extranjeros que siempre han gozado de privilegios para saquear al país.
Lo mismo que el tren Maya, los llamados ecologistas tienen tras sí el impulso y financiamiento de los grandes capitalistas para detener el crecimiento de la región, pero antes no se preocuparon por ello: se construyeron grandes hoteles y consorcios turísticos arrasando la selva y destruyendo el entorno ecológico, pero hoy se convierten en defensores de lo que lleva ya varios décadas de saqueo y de enriquecimiento desmedido.

En esta lucha tiene que ver también el manejo de los tribunales y de los recursos legales que, por un lado, los utiliza el Estado mexicano en beneficio de la Nación como obras de interés estratégico, y por otro lado los opositores demandan la defensa de la Ley como instrumento válido para perseguir sus fines, pero por encima de ello debe estar el interés de las comunidades indígenas y de sus tierras y de sus bosques, de su bienestar social y de acceder a mejores condiciones de vida.
Necesariamente se tendrá que encontrar un equilibrio entre la explotación de nuestros recursos naturales, el bienestar de la población, el interés del sector privado y del derecho de propios y extraños en conocer una inmensa riqueza nacional inexplorada en el sureste de México, en donde miles viven todavía en el subdesarrollo, sin acceso a los recursos que ofrecen los avances tecnológicois…
asorianocarrasco@yahoo.com
www.revistabrecha.com/facebook oficial
@BrechaRevista

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.