1

995 vistas

Febrero 18, 2021 21:16 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+El futbol no está preparado para aceptar la diversidad, advierte

+Argumentos en su autobiografía titulada El juego: el mundo del futbol

+Adelanto que publica el periódico alemán Bild

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/Agencias).– En pleno siglo XXI perviven temas tabú en el deporte atenazados de prejuicios. El balompié ’no está preparado para aceptar la diversidad sexual’, asegura Phillip Lahm, ex capitán del poderoso equipo Bayern Múnich e integrante de la selección alemana campeona en Brasil 2014.

En su autobiografía titulada El juego: el mundo del futbol –cuyo adelanto publica el periódico Bild—, el ex futbolista recomienda que los jugadores homosexuales no hagan pública su preferencia, pues se enfrentarían a la intolerancia todavía muy presente en su sociedad.

Lahm sugiere que no salgan del clóset. Al menos cuando estén como jugadores en activo. Que no lo hagan ni siquiera ante sus compañeros de equipo, pues se convertirían en objeto de ataques y hostigamiento, tanto de rivales intolerantes como en los estadios donde se presenten.

Desde su mirada, Lahm admite que existen ciudades más abiertas y que reconocen la diversidad, pero también explica que hacerse visible como gays en el futbol los convierte en sujetos más vulnerables ante los ataques en sociedades que no terminan por aceptar la homosexualidad.

«Aún falta tolerancia en el mundo del futbol y en la sociedad en general’, escribe el ex jugador.

Si un futbolista tiene la madurez de hacer abierta su identidad sexual, Lahm considera que lamentablemente la respuesta social no será recíproca.

’No encontraría esa misma madurez en sus rivales ni en los estadios en los que vaya a jugar’, señala Lahm. ’Tendría que enfrentarse a insultos y difamaciones, ¿quién lo soportaría?’, pregunta.

Cuando en otros deportes algunas personalidades han declarado de forma pública su homosexualidad, la mayoría cuando se han retirado, aunque hay casos que lo han hecho mientras están en activo, como hiciera el basquetbolista de la NBA, Jason Collins, y en la NFL, Ryan Russell, en el futbol aún es un tabú.

’Aconsejaría (a un futbolista homosexual) que no se atreva a salir del clóset durante su etapa de jugador’, advierte en el libro.

Lahm alude al caso del también ex jugador de la Bundesliga, Thomas Hitzlsperger, quien al concluir su carrera hizo pública su identidad homosexual. Una decisión que considera en el libro como prudente.

Mientras tanto, en el futbol alemán más de 800 jugadores de diversas ligas profesionales han emprendido una campaña de apoyo a la comunidad homosexual con el lema ’Cuentas con Nosotros’.

En una declaración colectiva publicada por la revista 11 Freunde, se expresa el rechazo al miedo que viven quienes desean hacer pública su preferencia sexual y por esa razón se cohíben; al tiempo que se pregunta cómo es posible que en el siglo 21 no exista un sólo futbolista en activo en toda Alemania que sea abiertamente gay.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor