Anaya frente a su destino - Perfil de México - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

2,271 vistas

Noviembre 10, 2021 15:36 hrs.

Armando Téllez Flores › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


No es santo de mi devoción. Jamás comulgué con el PAN, al que he considerado fuera de la realidad cuando juzga a quienes no tienen un gran apego a la Iglesia (creer en Dios es diferente) no aptos para pertenecer a sus filas y cuando sus adeptos se echan una docena de rosarios cuando viajan en automóvil, de la Ciudad de México a Acapulco, a donde finalmente llegan a destramparse con cantidades de vino como para regar un jardín, mujeres y canto.
Nunca me agradó el apodo que, no sé si los medios o algún admirador trasnochado le puso, de ’joven maravilla’. Lo considero un joven inteligente sin llegar a ser brillante. Los letreros que parecen indispensables en sus manos cuando acude a un debate, me hacen verlo en todo caso, como carente de memoria con necesidad de recordatorios. Lo veo como un político común y corriente, con muchas aspiraciones como todos y hasta con posibilidades.
Cuenta con una buena preparación y se desenvuelve con agilidad. Sus comentarios han despertado el prurito de la venganza en dos presidentes, por cierto muy inferiores intelectualmente: el de Enrique Peña Nieto, que hizo lo indecible para desacreditarlo y el del actual, Andrés Manuel, que quiere meterlo a la cárcel a como dé lugar, porque sus declaraciones lo incomodan sobremanera.
Ricardo Anaya fue obligado a irse de México a Estados Unidos, para evitar cualquier sorpresa desagradable, debido a que el que manda tiene sus baterías apuntándole. Aunque éste repite y repite que la venganza no es lo suyo, nadie podría creerle. Más cuando las instancias del gobierno encargadas de aplicar la justicia y obedientes, se muestran amenazadoras.
Además, todo mundo entiende que cuando se expresa en desacuerdo con el encarcelamiento de alguien que se considera enemigo suyo, actúa para hacer creer en su falsa bondad, porque en secreto atiza la hoguera en donde quiere que el enemigo no declarado sea sacrificado. Tal es el caso Rosario Robles, a quien le han hecho concebir esperanzas de reclusión domiciliaria, sólo para hacerle sentir después el rigor del peso político.
Como la memoria efectivamente no es lo suyo (pésima), ya olvidó que Vicente Fox, en su calidad de Presidente de México, lo fabricó. Lo dejó listo para aspirar al gobierno, con la admiración de millones de mexicanos que aplaudieron a rabiar el desenlace de un intento de meterlo a la cárcel por desacato a las leyes. A la hora de la hora, cuando todo mundo permanecía expectante, el mandatario dio marcha atrás y lo dejó en los cuernos de la luna.
Ahora repite exactamente lo mismo que intentaron hacer con él. Con la diferencia de que en su caso asistía la razón a las instancias de justicia. Hoy parece que sólo existe el apetito de meter a la cárcel a Ricardo Anaya por mera venganza, por las declaraciones ácidas en su contra y de paso, para evitar que se convierta más tarde en candidato a la Presidencia, con una publicad que le allega y que puede ayudarle a ganar.
Bueno sería ver al panista frente a Sheinbaum, la más desangelada candidata preferida de López, quien espera que su protector le haga la campaña, que tendrá que realizar aunque no quiera. En este caso es imposible llegar al lugar que ansía por designación. Sólo que su pergeño no le ayuda. A duras penas es capaz de esbozar una sonrisa, tan necesaria en este tipo de eventos políticos.
Además, pesa en su haber una cantidad de niños muertos en el colegio Rebsamen de Villa Coapa, cuando fungía como delegada de Tlalpan y otro montón, resultado de su enorme descuido de la Línea 12 del Metro. En ambos casos ha estado protegida por los poderosos y el hilo se ha reventado por lo más delgado. Ambos acontecimientos, producto de su probada ineficiencia.
Por más que los conocedores del Derecho han manifestado que no hay elementos de juicio en contra de Anaya, también hay oídos sordos. Quizá con la esperanza de que en esta ocasión, algún juez le haga caso y proceda en contra del joven político queretano.
ariosruiz@gmail.com


VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
-