1

1,007 vistas

Marzo 13, 2020 10:08 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


NO HAY DUDA DE QUE NOS SORPRENDEMOS ANTE LA ACCIÓN MUNDIAL POR LA LIBERACIÓN DE LAS MUJERES, no es un hecho insólito pero si es una acción que nos sorprende a muchos porque no estamos acostumbrados a pensar en forma diferente, pensamos que todas las revoluciones tienen que salir de los obreros y campesinos y no entendemos que las condiciones económicas, políticas, culturales, sociales, tecnológicas y de producción se mantienen en favor del gremio femenino porque igualan o cuando menos sostienen un mejor equilibrio en su lucha por su liberación con una conciencia ligada al respeto y a su vida. Ya señalamos que en 1968, los que tenemos una vivencia de tales tiempos, comenzamos a entender que mucha de la protesta se manipuló por la concepción en la Guerra Fría y del golpismo norteamericanos en América Latina, con el objetivo de establecer los mandos de una Guerra manipulada y controlada, provocada con una concepción nacional por medio de los esbirros políticos que dependían de EU: desde el presidente, el secretario de gobernación, jefe del DDF, secretario de la presidencia y los mandos del EMP, por ello, cuando el mismo movimiento se les sale del control, ellos empiezan a manipular las acciones utilizando a los ’dirigentes’ que aparentemente tenían una concepción grupal dentro de los llamados grupos de la izquierda moderada y oficializada, para enfrentarlos, por vez primera, a los grupos ligados a grupos obreros y campesinos por ser de ese origen que operaban en el IPN y la Normal y para romper la solidaridad que se había manifestado durante el conflicto, así dieron la pauta para la TRAICIÓN EN LA NEGOCIACIÓN y para que, por medio de ella, se generara la represión y con ello la eliminación de solidaridades y posibles acciones que ya no pudieran controlar, porque al mismo tiempo de esa represión se propuso, desde los EU, el GOLPE MILITAR EN MÉXICO que fuera rechazado por los mandos del ejército mexicano, a pesar de que se operaba desde la presidencia y del EMP-

HOY, las acciones de rebelión de las mujeres tienen un objetivo común: luchar por su vida y por su respeto, no andan en las manifestaciones buscando puestos ni presupuestos como lo lograron muchos de los ex ’dirigentes’, que no lo eran por ser representantes conocidos en sus facultades en 1968. Ahora, es la rebeleión masiva y organizada desde los grupos de la comunicación, ya sean los medios de comunicación tradicionales o los mismos grupos de las benditas redes sociales que escapan a las grillas y manipulación de los grupos del poder, por ello, el gobierno no sabe cómo buscar el control del movimiento y por esa razón trata de menospreciarlo, y entre más lo haga, más crece en su fuerza moral y real. Le dan una sopa de su propio chocolate.

Es curioso que gentes que tienen una visión progresista como Claudia Sheinbaum, por sostener una ligada acción a los pensamientos de su ’líder y jefe’, se distraiga y se distancié de la realidad social, económica y política de tal suerte que pierde fuerza y confianza de la comunidad y de los grupos feministas que anteriormente le tenían y mantienen en alta estima. López Obrador tiene que entender que no puede ser un ’TODOLOGO’, ningún dirigente de una transformación lo es, tiene que utilizar, por medio de la fuerza de su partido, que por desgracia no ha podido consolidar: MORENA, como un grupo operativo que le ayude a superar las crisis Y EVITAR LOS DESGASTES, SOBRE TODO, CUANDO ES CLARO QUE POR MÁS QUE DIGA QUE EL MOVIMIENTO FEMINISTA es una pretexto de las derechas, no entiende que no entiende que esto no es posible, cuando un movimiento es natural y se genera sin dirigencias, que no buscan puestos ni prepuestos o posiciones políticas se convierten en insurrecciones populares, a lo mejor no revolucionarias, pero tienen como objetivo imponerse para eliminar la violencia en contra de sus vidas y de su integridad.

Hoy, los medios demostraron su fuerza en la comunicación social y las benditas redes mostraron que a pesar de que en muchos niveles se les manipula, al igual que a muchos medios y comunicadores tradicionales, pues se pueden sumar con total independencia a las causas populares como es la lucha por la liberación femenina. En su momento, le fueron útiles a AMLO, los mismos medios tradicionales le dieron fuerza y popularidad al darle cabida a sus planteamientos, y se sorprendieron cuando al llegar al poder simplemente los ignora y golpea bajo el principio de que recibieron muchos fondos del anterior gobierno, y eso hubiera sido claro en contra de sus propuestas, pues entonces, todos se hubieran manifestado en su contra, y esto no fue del todo cierto, porque en los mismos medios donde se recibieron más recursos publicitarios existieron voces que no concordaban con sus dirigentes y apoyaron abiertamente a AMLO. Las redes sociales operaron, es verdad, era su primer intento y lo lograron, pero el problema es que los mecanismo de publicidad y propaganda del actual gobierno creen, falsamente, que todas las redes están en su favor incondicionalmente y por tanto las pueden usar y manipular, pero hoy, con el movimiento feminista se dan cuenta de que esto ya no es posible, no se desataron los diablos sino los ángeles de la liberación.

Estamos es cierto en una gran crisis económica que linda los niveles políticos y sociales y el gobierno tiene que atender todos esos frentes y es lógico que no todo lo puede hacer AMLO, tienen que comenzar a confiar en sus colaboradores y no exigirles que piensen y adivinen lo que trae en mente, sino que hagan lo que deben hacer porque así se superan las crisis, no con caprichos o publicidad política sino con acciones y soluciones. Si no lo hacemos así pues entonces estamos fritos, porque una postura única no es solución, se llama imposición, y ya no la aceptamos todos. Queremos soluciones no imposiciones…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor