‘Canelo’ Álvarez confiesa: vive en EU por la inseguridad en México - Revela cómo negoció el secuestro de su hermano - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

2,907 vistas

Abril 29, 2021 23:43 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Durante tres días, recuerda, ’negocié con esos cabrones’

+En una entrevista, el boxeador también relató que padeció Covid con síntomas leves

+Habla de su vida como empresario fuera del ring

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/agencias).– Convencido que tiene la fortuna suficiente para retirarse en este momento, a los 30 años de edad, Saúl Álvarez, multicampeón mundial de box, hizo una serie de revelaciones a un programa de televisión estadunidense. Relató la amarga experiencia a consecuencia de la inseguridad –cuando uno de sus hermanos fue víctima de secuestro en Jalisco y cómo negoció su liberación–, que lo orilló a vivir fuera de México. Padeció Covid 19 con síntomas ligeros. También tocó el tema de su vida como empresario fuera del ring.

’Durante tres días negocié con esos cabrones para que lo soltaran’, confesó Canelo en un episodio de In Depth con el periodista Graham Bensinger.

Además, narró, «tuve que pelear ese sábado, y –dar– mil entrevistas y todo. Nadie supo nada de esto’. Tenía en puerta la pelea el sábado, ante Rocky Fielding, el 15 de diciembre de 2018.

El boxeador tapatío relató que no acudió a la policía, pues tiene sospechas de que estaban involucrados.

’Todos me ven y piensan que es fácil. Pero nada lo es en esta vida’, puntualizó.

Pese a la militarización del país, que comenzó con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el 1 de diciembre de 2018, con la creación de la Guardia Nacional, Canelo Álvarez lamentó la situación de la delincuencia organizada en México y atribuyó a esa situación la decisión de vivir fuera del país.

Insistió:

’Hay mucha inseguridad, mucha. Por eso ya no estoy mucho en México. Porque no es seguro. Peor aún para mí y para mi familia. El gobierno no está preocupado por esto. Están preocupados por otras cosas’.

Aunque no mencionó cuáles.

’No me quiero meter en eso. Porque es trabajo del gobierno. Pero deben pensar más en la gente’, criticó.

Decribió que otro de sus hermanos fue acusado de cometer un asesinato. Lo cual fue un momento muy difícil que tuvo que enfrentar.

’Cuando mis hermanas y hermanos me dicen que me quieren mucho, les respondo: ‘sí, está bien que me quieras, pero mejor no hagan pendejadas, porque la persona pública soy yo y quien va a tener que dar la cara’’, confesó.

’A mi hermano, que afortunadamente se demostró que no fue culpable, le dije: ‘siempre estás en el lugar equivocado. Ocúpate de tu familia. Eso es lo que debes hacer’. Ya no toma ni anda tanto en fiestas. Pero todo eso también tuve que enfrentar’.

Canelo reconoció ante el entrevistador que nunca se imaginó que alcanzaría esta etapa de éxito.

«Quería lo mejor. Pero no visualizaba que estaría tan alto», reconoció.

Y eso, sin embargo, le ha atraído críticas de toda índole.

’Me imaginé lo mejor. Pero nunca esto’, reconoció, en referencia a quienes lo cuestionan como peleador arriba y abajo de los encordados.

’A mí no me gustan las cámaras. Soy una persona vergonzosa. Y la gente te critica por envidia. Porque quisieran estar en tu lugar. Las críticas, viniendo de alguien como Julio César Chávez… él nunca ganó lo que estoy ganando».

Y recriminó:

«Lo respeto. Pero tiene que respetar lo que estoy haciendo’.

El boxeador admitió que quiere triunfar también en los negocios. Reiteró que viene de muy abajo. No estudió. Pero quiere aprender.

’Tengo para retirarme en este momento. Pero me gusta el boxeo’, comentó.

’De todo lo que he invertido. Cada tres meses gano entre 4 y 5 millones de dólares. Y estoy por abrir entre 90 y 100 gasolineras en México. Se van a llamar Canelo Energy. Cuando vayan a echar gasolina quiero que todo sea del Canelo.

Confesó:

«Ese es mi reto más grande’.

Previo a su polémica pelea con el turco Avni Yildirim, en febrero de este año, Saúl Álvarez perdió el olfato y gusto. Por lo que estuvo confinado. Salvo esos síntomas ligeros, una vez que recibió el alta, se fue a San Diego, California, y sólo pudo entrenar un mes para volver a ring.

José Reynoso, su entrenador, tuvo que ser hospitalizado por Covid severo. La pandemia le impidió pelear durante 13 meses.

(Con información del diario La Jornada y los portales soyreferee y sinembargo)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor