Con victoria, Julio César Chávez, ahora sí, se despide del ring - Vence al hijo de Héctor Macho Camacho en combate de exhibición en Guadalajara - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

1,003 vistas

Junio 21, 2021 00:32 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+"Mi cuerpo está cansado", dice JC a los 58 años de edad

+Sus hijos quedan a deber

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/Agencias).– Julio César Chávez –58 años de edad– se despidió por segunda ocasión del boxeo. Esta vez de los combates de exhibición donde enfrentó al hijo de uno de sus rivales legendarios, Héctor Macho Camacho, en el estadio Jalisco.

Se fue, pero con cierta amargura. Sus dos hijos, el Junior y Omar fueron derrotados.

’Quiero decirles que muchas gracias. No me voy a volver a subir a un ring en una exhibición’, aseguró Chávez, tras el combate.

’Ya mi cuerpo está cansado’, reconoció. Durante su vida profesional Julio disputó 115 peleas. De ellas 107 fueron victorias.

Chávez, ganador de títulos mundiales en los pesos superpluma, ligero y superligero, fue siempre al ataque ante un Camacho Jr. que aguantó el castigo.

Julio César Chávez buscó castigar el hígado del puertorriqueño, quien intentó responder con abrazos y combinaciones hacia la cabeza.

En el cuarto asalto, Chávez quiso quitarse la careta, pero su familia no lo permitió, aún así terminó la pelea de exhibición ante el hijo de uno de sus ex rivales.

El multicampeón mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez subió en el cuarto round a la esquina del JC, quien se despidió de su público y cerró un gran capítulo en el cuadrilátero al que regresó a pelear con el único objetivo de recaudar fondos para distintas causas altruistas.

Hablar de la grandeza de Chávez no sólo es remitirse a sus récords y legado en el ring, sino a la fortaleza para ganarle la batalla a sus adicciones de drogas y alcohol.

La parte más agria de la función fue para el hijo mayor de la leyenda, Julio César, quien volvió a fracasar. Ahora ante un peleador de 46 años, ex campeón de artes marciales mixtas, Anderson Silva.

El brasileño ni siquiera es boxeador.

Pero exhibió al hijo mayor de Chávez y lo venció por decisión dividida.

El récord de Silva quedó en dos victorias, una por nocaut, y una derrota, mientras que Chávez Jr. puso su marca en 52 victorias, 34 por la vía rápida, cinco derrotas y un empate.

El estadio Jalisco se partió en lealtades.

Los aplausos y abucheos se contrastaron en equilibrio para Omar Chávez y Ramón Inocente Álvarez, en la tercera pelea que extiende la rivalidad de sus hermanos más célebres: el Junior y El Canelo.

Inocente ganó la pelea por decisión unánime a Omar, quien peleó gran parte del combate con un tajo escalofriante en la ceja derecha.

Además, en la función, el sobrino de El Canelo, Johan Álvarez, debutó a los 17 años con nocaut en el primer asalto contra Érick Hernández. El joven expresó con la emoción de un niño que gana una competencia:

’Sentí mucha adrenalina. Quería que se parara para darle otro golpe. Afortunadamente mi rival está bien’, dijo.

Mexicanos en EU

En Houston, el mexicano Juan Macías Montiel dio una muestra de corazón y coraje para resistir hasta el final ante el campeón Jermall Charlo, quien retuvo su cetro mediano del Consejo Mundial de Boxeo. Durante un episodio, el paisano combatió prácticamente noqueado, pero se sobrepuso.

En El Paso, Texas, el tijuanense Jaime Munguía pasó la prueba sin mucha presión ante el polaco Kamil Szeremeta, a quien venció en seis episodios. El mexicano creció conforme avanzaban los asaltos, algo común en su carrera, pero siempre mantuvo el dominio hasta que fue abrumador a fuerza de poder.

( Con información del diario La Jornada)

, ahora sí, se despide del ring

+Vence al hijo de Héctor Macho Camacho en combate de exhibición en Guadalajara

+"Mi cuerpo está cansado", dice JC a los 58 años de edad

+Sus hijos quedan a deber



Ciudad de México, 20 de junio (BALÓN CUADRADO/Agencias).– Julio César Chávez –58 años de edad– se despidió por segunda ocasión del boxeo. Esta vez de los combates de exhibición donde enfrentó al hijo de uno de sus rivales legendarios, Héctor Macho Camacho, en el estadio Jalisco.

Se fue, pero con cierta amargura. Sus dos hijos, el Junior y Omar fueron derrotados.

’Quiero decirles que muchas gracias. No me voy a volver a subir a un ring en una exhibición’, aseguró Chávez, tras el combate.

’Ya mi cuerpo está cansado’, reconoció. Durante su vida profesional Julio disputó 115 peleas. De ellas 107 fueron victorias.

Chávez, ganador de títulos mundiales en los pesos superpluma, ligero y superligero, fue siempre al ataque ante un Camacho Jr. que aguantó el castigo.

Julio César Chávez buscó castigar el hígado del puertorriqueño, quien intentó responder con abrazos y combinaciones hacia la cabeza.

En el cuarto asalto, Chávez quiso quitarse la careta, pero su familia no lo permitió, aún así terminó la pelea de exhibición ante el hijo de uno de sus ex rivales.

El multicampeón mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez subió en el cuarto round a la esquina del JC, quien se despidió de su público y cerró un gran capítulo en el cuadrilátero al que regresó a pelear con el único objetivo de recaudar fondos para distintas causas altruistas.

Hablar de la grandeza de Chávez no sólo es remitirse a sus récords y legado en el ring, sino a la fortaleza para ganarle la batalla a sus adicciones de drogas y alcohol.

La parte más agria de la función fue para el hijo mayor de la leyenda, Julio César, quien volvió a fracasar. Ahora ante un peleador de 46 años, ex campeón de artes marciales mixtas, Anderson Silva.

El brasileño ni siquiera es boxeador.

Pero exhibió al hijo mayor de Chávez y lo venció por decisión dividida.

El récord de Silva quedó en dos victorias, una por nocaut, y una derrota, mientras que Chávez Jr. puso su marca en 52 victorias, 34 por la vía rápida, cinco derrotas y un empate.

El estadio Jalisco se partió en lealtades.

Los aplausos y abucheos se contrastaron en equilibrio para Omar Chávez y Ramón Inocente Álvarez, en la tercera pelea que extiende la rivalidad de sus hermanos más célebres: el Junior y El Canelo.

Inocente ganó la pelea por decisión unánime a Omar, quien peleó gran parte del combate con un tajo escalofriante en la ceja derecha.

Además, en la función, el sobrino de El Canelo, Johan Álvarez, debutó a los 17 años con nocaut en el primer asalto contra Érick Hernández. El joven expresó con la emoción de un niño que gana una competencia:

’Sentí mucha adrenalina. Quería que se parara para darle otro golpe. Afortunadamente mi rival está bien’, dijo.

Mexicanos en EU

En Houston, el mexicano Juan Macías Montiel dio una muestra de corazón y coraje para resistir hasta el final ante el campeón Jermall Charlo, quien retuvo su cetro mediano del Consejo Mundial de Boxeo. Durante un episodio, el paisano combatió prácticamente noqueado, pero se sobrepuso.

En El Paso, Texas, el tijuanense Jaime Munguía pasó la prueba sin mucha presión ante el polaco Kamil Szeremeta, a quien venció en seis episodios. El mexicano creció conforme avanzaban los asaltos, algo común en su carrera, pero siempre mantuvo el dominio hasta que fue abrumador a fuerza de poder.

( Con información del diario La Jornada)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor