1

752 vistas

Septiembre 11, 2023 01:38 hrs.

Erwin Macario › tabloiderevista.com

Política ›


Las candidaturas a la Presidencia de la República de Claudia Sheinbaum, por parte de Morena, y Xóchitl Gálvez, del Frente Amplio por México (PRI, PAN y PRD), muestran que Andrés Manuel López Obrador tendrá una sucesión sin mayores problemas.
El hecho que esta vez el voto lleve por primera ocasión a una mujer al cargo de presidenta de México, quita presión a la lucha electoral en un país donde ésta llegó a ser tan violenta que hubo de resolverse con dos ejecuciones políticas: la del presidente electo Álvaro Obregón y el candidato priista Luis Donaldo Colosio.
Para el proceso electoral en marcha, AMLO sólo tiene que enfrentar y apaciguar la ambición política desenfrenada de algunos que se sienten lastimados por el resultado de la candidatura.
La forma en que destapó, en su mañanera, a Javier May Rodríguez como aspirante a la gubernatura de Tabasco es otra clara muestra de control.
Nadie tiene el poder siquiera para vetar y mucho menos apoyar desde las oficinas de gobierno candidatura alguna. Lo dejó claro en el proceso interno de Morena al poner en manos y equipo imparcial la Secretaría de Gobernación.
Mucho daño a la sucesión de López Obrador se haría desde su tierra sino hubiera anticipado —como lo hizo con Claudia Sheinbaum— el inicio de la lucha política en la sucesión tabasqueña.
A tiempo el destape de Javier May, pues en su tierra no sólo quieren cobrar lo que consideran una derrota y traición, sino que desde hace dos días, el pasado viernes 8, comenzaron a desmantelar las oficinas de Morena.
Tras las palabras retadoras de Nidia Naranjo contra la candidatura de Claudia Sheinbaum, la mayoría de los directivos de Morena en Tabasco empezaron a retirar documentos personales y partidistas de la sede morenista, en la calle Rafael Martínez de Escobar, y tal vez solamente César Raúl Ojeda, presidente del Consejo Político Estatal de Morena, permanezca en el edificio morenista, pues es uno de los aspirantes y manifestó que el destape de May y su renuncia a Fonatur, lo pone en igualdad de condiciones con quienes desean la candidatura.
Si electoralmente deciden que el candidato sea hombre, en Morena la disputa estaría entre May y Ojeda. Si mujer, entre Yolanda Osuna y Rosalinda López Hernández, hermana del perdedor Adán Augusto.
En la oposición no se ve hasta ahora algún candidato. Si se deciden por la candidatura de género lleva mano Soraya Pérez Munguía.
El problema sería que quienes abandonaron y sigan abandonando las oficinas de Morena quieran vender cara la derrota. Y más si utilizan recursos del Gobierno del Estado para esa aventura fallida de antemano.

Se menciona Tabasco porque un descalabro en Morena en esta entidad sería un dolor de cabeza para Andrés Manuel López Obrador en su propia sucesión, hasta ahora sin mayores problemas.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

Control de AMLO

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.