1

2,888 vistas

Agosto 07, 2020 23:18 hrs.

Marco Antonio Baños Avendaño › diarioalmomento.com

Política Estados › México Oaxaca


La Corrupción, es abusar del poder público, disponer de los recursos públicos a discrecionalidad, abusar de la hacienda pública, es generar la desconfianza en las autoridades que desvían recursos públicos, es vender al mejor postor la imagen pública sin tener reconocimiento social, es comprar con dinero del erario propiedades de forma particular sin comprobar el origen lícito o ilícito de estos recursos públicos abusando de los cargos públicos.

La hegemonía de la corrupción, permeó en México de forma tal, que hay quienes desean nuevamente que vuelva la corrupción porque de ahí vivían, desean que vuelvan los corruptos para poder despedazar al país como lo venían haciendo, hay muchos políticos que han cometido corrupción en México, los intentos de la Cuarta Transformación por exterminar el cáncer de la corrupción han sido graduales, como cuando se desea llenar un pozo a goteo, o cuando se pretende limpiar un edificio lleno de suciedad, sin más herramienta que con una escobeta.

Nuestro Liberalismo Mexicano se corrompió, se debe fortalecer y generar un nuevo federalismo que entrañe un nuevo poder político, otorgar más libertades a quienes enseñan con la libertad de expresión los actos de corrupción de cualquier gobierno, por otra parte, confiscar bienes y devolvérselos a los corruptos no ha servido de mucho, sumas millonarias devueltas como grandes propiedades dentro y fuera del país a quienes han robado al país es un ritual de deshonor para nuestras leyes y nuestro sistema jurídico mexicano.

La Corrupción que no se sanciona es corrupción, el robo descarado que se ha hecho a México por múltiples políticos y que después se les ha devuelto el patrimonio robado, es corrupción. La corrupción no admite categorías, o es o no es corrupción. Dominar a los poderes públicos con chantajes políticos es corrupción. El dominar a quien se sujeta o se somete a un poder, la tradicional división del poder tiene muchas ramificaciones o mejor aún, muchos epicentros de nuevos poderes, contando el comercio, la industria, la prensa, el dominio de la moneda.

El discurso federalista debe ser de atención popular, de masas beneficiadas en su conjunto, evitando la desconfianza y la amenaza a las libertades de todos los ciudadanos.

La gobernabilidad y la no concentración de poder es factor de progreso de la doctrina del federalismo, las reformas constitucionales que deben ser aplicadas en los Estados de la República, no se aplican a cabalidad en el territorio nacional, por lo que la sola idea de un federalismo está a prueba, la corrupción se evidencia en México, pero no se sanciona como debe ser sancionada, quitarle en forma definitiva los bienes a los corruptos sería una medida muy importante y productiva.

Por otra parte, las expresiones democráticas son limitadas respecto a la corrupción, vulgares ladrones rigen muchos sectores públicos, no existe en todos los estados de la República, figuras jurídicas contra la corrupción.

Múgica refiere que la corrupción en su país es una ’falla ideológica’, lo cierto es que la corrupción es desvío de recursos, mal manejo de las arcas públicas, abusos de autoridad, la falta de conciencia de figuras jurídicas y la falta de compromiso de denunciar al corrupto deben ser o estar federalizadas en la Constitución para su cumplimiento efectivo sin simulaciones o engaños, sin panaceas al pueblo.

Así mismo, podemos citar que la soberanía que radica en el pueblo, no ha asumido todas sus formas constitucionales anticorrupción, se necesita pues, mejorar, robustecer el Estado Constitucional de Derecho o Estado democrático de Derecho en México contra la corrupción en todos sus órdenes y en todas sus estructuras.

Es válido hacer una pregunta sustancial ¿Es verdaderamente soberano un Estado con graves problemas de corrupción, falta de legislación o normativa sobre su actuar público? A esta interrogante, un nuevo federalismo democrático, debe responder con la idea de sus estructuras de transparencia y de fortaleza de información pública, de sanciones a quienes corrompen el Estado y sus estructuras, respondiendo públicamente a la voluntad popular.

El federalismo entraña territorialidad, dominio de lenguas diferentes que coexisten en una Nación, que tienen una sola Constitución y que se someten a un poder supremo nacional, entraña respetar la Constitución, combatir la corrupción desde la escuela, la plaza pública, las empresas, la política, el gobierno.

La falta de honradez, de falta de limpieza y transparencia en los actos de gobierno, han permeado en todos los sectores, la corrupción se genera por corruptos que tienen nombre y apellidos, a estos delincuentes, corruptos y ladrones gobernadores que abusaron del erario del pueblo de México se suman Javier Duarte de Veracruz. César Duarte de Chihuahua. Miguel Alonso Reyes de Zacatecas. Roberto Borge de Quintana Roo, Fausto Vallejo de Michoacán, Jorge Herrera de Durango, Rodrigo Medina de Nuevo León, Rubén Moreira de Coahuila, Egidio Torre Cantú de Tamaulipas, Tomás Yarrington de Tamaulipas, Andrés Granier de Tabasco. Mario Marín de Puebla, Roberto Sandoval, de Tepic Nayarit, Luis Armando Reynoso de Aguascalientes, el pueblo de México sabe de qué partido político provenían. La lista sigue y sigue, Ángel Aguirre de Acapulco Guerrero, Guillermo Padrés de Sonora, de derecha, por citar algunos ejemplos, de que urge una nueva Ley de aplicabilidad inmediata, de confiscación automática de bienes y propiedades, cuentas de banco, de confiscar riquezas que están por sobre toda posibilidad que se hayan obtenido de buena fe, faltándose a la honradez que se debe practicar en todo puesto gubernamental.

Por otra parte, podría reinventarse la Cadena perpetua, o mejor dicho ’CADENA PERPETUA’, así con letras Grandes.

Formular una Ley urgente, sin privilegiar a Ex Gobernadores o a Ex Presidentes de México, llevar a Juicio sin que exista la posibilidad de la Prescripción a los delitos cometidos, sin más premisa que cumplir la palabra anticorrupción de la 4ª transformación sería muy saludable, si ya es hora de la aplicación de la ley, no se puede simular sanciones a ladrones, como tampoco se puede tolerar la burla al pueblo en la historia con prófugos de la justicia, seguir desfalcando las arcas públicas, sancionar a prestanombres, empresas de reventa y complicidad nacionales o extranjeras, etc…La 4ª. Transformación tiene la palabra.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor