1

2,758 vistas

Agosto 26, 2019 22:05 hrs.

Arturo Zárate Vite › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


El proceso de la urna electrónica sería gradual, no puede esperarse que en las próximas elecciones intermedias o en las presidenciales de 2024, todos los mexicanos inscritos en el padrón voten de esa manera.
Sin embargo, el Instituto Nacional Electoral (INE) debería empezar a dar pasos en ese sentido, es lo práctico y moderno. A la larga representaría significativo ahorro, dejaría de gastarse dinero en boletas, actas de escrutinio y cómputo y papelería en general relacionada con las elecciones.
Hasta ahora, no sabemos que tenga planes con ese propósito. Y menos, por lo que se ha visto, en una etapa de austeridad rigurosa, de la que no se va a salvar el principal organismo electoral.
Tampoco sabemos que el organismo central se preocupe por ayudar con sus expertos a perfeccionar la urna electrónica.
Los diputados y senadores también deberían hacer su parte y considerar en las leyes la opción de la urna electrónica, estudiar las ventajas y ahorros, conocer los candados y grado de confiabilidad de la que ya existe, en particular la que utiliza el Instituto Electoral de Coahuila (IEC).
¿Cuánto cuesta la urna electrónica?
De acuerdo con Gabriela de León Farías, presidenta del IEC, de 25 a 30 mil pesos, cada urna.
En cuentas rápidas del periodista, si se tuvieran que comprar urnas para 156 mil
casillas que se instalan en el país, a 30 mil pesos cada una, se requeriría un cheque de 4 mil 680 millones de pesos (números redondos).
Mucho dinero.
No hay prepuesto que alcance, pero tampoco es conveniente por estrategia adquirir ese volumen de jalón, porque la sociedad debe familiarizarse con su uso poco a poco.
Hasta ahora solo el Instituto Electoral de Coahuila utiliza la urna electrónica en sus procesos, parcialmente. La urna la hace el instituto o sus especialistas. Son pioneros en México. Como periodista dedicado a los temas electorales, cada vez que escucho que se habla de la urna, los caminos llevan a Coahuila. La inteligencia no solo se manifiesta en la Ciudad de México.
Pareciera cara la urna. No lo es, porque el cálculo del IEC es que en 10 ó 12 años podría recuperarse la inversión. No se requiere comprar la urna electrónica cada año, las que tienen en Coahuila ya cumplieron una década y funcionan al cien por ciento. La presidenta del instituto, Gabriela de León Farías, estima que tienen una vida de 12 a 15 años.
¿Pueden ser hackeadas?
No, porque no están conectadas a Internet, ni tampoco tienen entrada para accesorios como USB y nada que se le parezca. Los resultados se conocerían mucho más rápido.
Lo que hace falta es que el INE empiece a caminar en esa dirección y que los legisladores ajusten las normas para validar e impulsar su uso, por austeridad y a la larga reducir el costo de la democracia.
Vite10@hotmail.com
@zarateaz1


VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor