De vergüenza ante la ONU - Perfil de México - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

2,065 vistas

Noviembre 14, 2021 18:24 hrs.

Armando Ríos Ruiz › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Lo que se ha dicho aquí del presidente López, respecto a su resistencia a acudir a los foros internacionales ha resultado cierto. Sus complejos le aconsejan no enfrentarse a los tigres de la política, del comercio, de la economía. Se sabe inferior. Ciertamente, debe quedarse en casa y dejar que otros hablen por él. Pero tendrá que viajar cuando su presencia sea ineludible, como acaba de ocurrir con la cita con el Consejo de Seguridad de la ONU.
Ciertamente, resulta de pena ajena escuchar sus intervenciones burdas, sin sensibilidad de los temas que expone. Piensa que está frente a sus funcionarios obedientes, dispuestos a quedar bien con él y a aplaudir sus dislates. A éstos puede decirles que quemará México y le retornarán aplausos. Que sus propuestas ’¡van porque van, sin quitarles una coma!’ y esperar exactamente ese resultado.
Aquí puede hablar de su mentira favorita o del combate a la corrupción, mientras México figura entre los países más corruptos del mundo, en el lugar 134 de 139 evaluados. Puede hablar de combate a la pobreza, cuando en su gobierno se han gestado más de cuatro millones de pobres en escasamente tres años, a pesar de sus dádivas, que ayudan, pero a generar flojos buenos para nada, que mañana serán paupérrimos. Aun así cosechará sonrisas y aprobaciones.
Su participación en el Consejo de Seguridad de la ONU fue para exhibirse como limosnero. Es obvio. Necesita mucho, mucho dinero para continuar con sus programas clientelares, el aras de perpetuarse en el cargo y para regalarlo a países centroamericanos. Si necesitamos numerario, vale la pena preguntar: ¿entonces para que regala lo que a duras penas tenemos?
Esta petición vergonzosa se contrapone a sus recomendaciones en una mañanera, cuando dijo que los mexicanos deben conformarse con tener zapatos, ropa y un carrito viejo. O como cuando dijo que mejor ser pobre, porque nadie los secuestra. O como cuando habló de los aspiracionistas, egoístas que quieren triunfar a toda costa, porque saber es malo. Seguramente él mismo fue obligado a triunfar porque, apegado a su sentir, al cabo que ni quería.
Propuso que los ricos contribuyan hasta reunir un billón de dólares anuales, para las clases menos favorecidas, en lugar de proponer mecanismos de trabajo que los concienticen de lo difícil que es ganarlo dignamente. Por poco propone que sean otros los que en lo sucesivo se encarguen de mantener a sus agraciados con las dádivas. Se le olvidó intentar vender a aquellos empresarios, tamales de chipilín en 20 millones, pero ahora de billetes verdes.
Era de esperarse. Le dijeron que la función de la ONU no es esa. Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano manifestó: ’Presidir el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ofrece una excelente plataforma para empezar a asumir más protagonismo en asuntos de política exterior’. Hay dudas, sin embargo, sobre si el gobierno mexicano está en condiciones para utilizar la plataforma y aprovechar la oportunidad’.
Prosiguió: ’su falta de interés en el exterior ha generado muchas interrogantes y preocupaciones, ya que México es un país de peso que en el pasado jugaba un papel importante en política regional e internacional’. ¡Vaya! Le hablaron bien del pasado que tanto desprecia.
Confundió a los verdaderos tigres de la empresa con los de México, cuya diferencia es que las riquezas son sólo en dólares. Pero a éstos puede ningunearlos, porque el peso de un Presidente, aunque se trate de uno mediocre, es de todas formas descomunal.
Hasta Rusia se le fue encima. Su representante, Vassily Nebenzia le dijo: ’ni la Comisión de Consolidación de la Paz, ni el Consejo de Seguridad disponen de las herramientas para facilitar la formación de modelos económicos sostenibles e independientes, ni garantizar el intercambio de transferencia de tecnología, ni el fortalecimiento de la infraestructura, ni tampoco para desarrollar el sector industrial o agrícola, ni para crear puestos de trabajo’.
ariosruiz@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
-