1

972 vistas

Diciembre 12, 2019 15:35 hrs.

José García Sánchez › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Últimamente todo se politiza en México. Sobre todo la tendencia a generalizar la responsabilidad sobre algunos malos hábitos que suele permear a todo el gobierno o a todo el partido.

La lucha encarnizada por figurar en los medios, que sustituye en los últimos meses a la lucha por el poder, sobre todo en los partidos políticos, crea una especie de uniformidad de objetivos, incluso de conductas entre los similares.

De tal manera que si, por ejemplo, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre exigía favores sexuales a sus secretarias, no podemos pensar que todos los priístas sean así; sin embargo, el encono entre partidos así lo determina, y no hay poder humano que quiera desacreditar esa información.

Lo mismo sucede ahora con el embajador de México en Argentina, Ricardo Valero, se le ocurrió robarse un libro en Buenos Aires, así, los panistas aseguran que todos los afiliados y simpatizantes de Morena roban libros.

Pero lo que viene una vez que empiece a abrir la boca Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública de México entre el 2006 y 2012, empezará a salpicar a los panistas, sin discriminación. Incluso, algunos de ellos todavía están disfrazados de neutrales en la administración pública federal.

García Luna fue arrestado el lunes 9, en Dallas, Estados Unidos, bajo los cargos de narcotráfico, corrupción y mentir a autoridades estadounidenses.

Los fiscales exigen el traslado del detenido a Nueva York para enfrentar los cargos ante el mismo tribunal federal donde su enjuició a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, quien, se dice, probablemente con pruebas, que apoyó al ex secretario.

Según el fiscal el cártel de Sinaloa entregó personalmente pagos de soborno a García Luna en maletines que contenían entre 3 a 5 millones de dólares en efectivo, para actuar libremente por el territorio mexicano.

García Luna, de 51 años y recientemente residente de Florida, enfrenta condenas potenciales de entre un mínimo de 10 años de prisión a un máximo de cadena perpetua bajo cargos de conspiración por narcotráfico.

Tras la detención de Genaro García Luna, el coordinador del PAN en el Senado, golpeador de senadoras y próximo candidato del partido a la gubernatura de Querétaro, a pesar de ser veracruzano, Mauricio Kuri, pidió que se investigue, igual que al embajador de México en Argentina, Oscar Ricardo Valero, señalado por intentar robar un libro.

Mauricio Kuri, reconoció que la conversación en el Senado por whatsApp con Marko Cortés, presidente de ese partido, en la que éste instruyó a ’hacer un desmadre’ para impedir que Rosario Piedra tomará protesta como presidenta de la CDNH, fue real, después de gritar y tratar de pegarle a las senadoras de Morena.

La conducta de Ricardo Valero, como la de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre es una acción que los implica sólo a ellos en lo personal, sin cómplices regados a lo largo y ancho de la administración pública; sin embargo, lo que hizo García Luna y lo que está por conocerse públicamente involucra por los menos a gente, de todos los niveles, dentro del PAN y dentro de la administración pública.

De tal suerte que a pesar de que lo pide un hombre con una fe religiosa inconmensurable, no se le hará el milagro. Los hechos delictivos de García Luna sí mancha al partido, tal vez en lo particular a muchos de ellos, pero no por eso podemos pensar que todos los panistas están involucrados en el narcotráfico, sería absurdo.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor