1

697 vistas

Marzo 18, 2020 17:01 hrs.

José García Sánchez › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Los panistas ya no pudieron aguantar más tiempo y en lugar de estallar una conferencia de prensa ante el primer muerto por Coronavirus, donde llamarían al gobierno federal ’asesino’, el poco ilustrado senador de Nuevo León con graves deficiencias en su lenguaje y su vocabulario limitado, Víctor Fuentes Solís, a nombre de un partido, o lo que queda de éste, denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) al secretario de Salud, Jorge Alcocer, por los delitos de tentativa de homicidio y lesiones, en virtud de su omisión frente a la pandemia de Coronavirus y por no velar ni tutelar por la vida y la salud de la población.


La desesperación por desgastar al gobierno federal los hace caer en el ridículo, porque el gobierno no inventó el Coronavirus. Es necesario que los panistas lo sepan. Llegó de otro país, también es necesario que tengan conciencia de esto.


El poco instruido senador, convertido de la noche a la mañana en especialista, señaló sin ningún rubor: ’En México no se han tomado las medidas necesarias ni se ha alertado a la sociedad con la transparencia que la situación lo amerita, derivado del acontecer mundial y considerando que otros países se han declarado en estado de emergencia’.


Se pensaba que sólo tenía dificultades para hablar, pero también para escribir y más aún para redactar demandas, a pesar de ser abogado, quien no resiste un examen de cultura general por más elemental que este sea, así es el PAN, no debe sorprendernos.

Fuentes Solís pidió la intervención del fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, para que realice las diligencias necesarias e investigue los hechos que se denuncian y que, en su oportunidad, ejerza la acción penal correspondiente contra el secretario de Salud y del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno Mexicano y de quienes resultaran responsables.


El repentino experto en epidemias, el senador que tiene pocas simpatías en su propio estado natal, demanda contra un delito que no existe y designa víctimas que no han declarado estar inconformes con el servicio que el senador asegura los vulnera, hiere, lastima o mata.


Es decir, se trata de un acto mediático que intenta descalificar un esfuerzo de un gobierno que está trabajando. Habrá que pedirle al senador información sobre las horas que trabaja, pero los panistas no están obsesionados por rescatarse a sí mismo, que bien harían en preocuparse. Tampoco les interesa ganar elecciones, quieren desgastar el gobierno que no pudieron obtener en las urnas, están muy resentidos por ese sorpresivo deterioro cuando primero debieron seleccionar a un verdadero candidato para la Presidencia y no un remedo de político.


Fuentes Solís es una de las vergüenzas del PAN, él lo sabe, pero pesar de ello quiere reflectores también, pero hasta los reflectores le quedan grandes a esta persona que nada tiene que hacer en la política y que debiera convertir su resentimiento en trabajo para restaurar su partido, que, por lo menos en su tierra natal puede perder el registro.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor