1

1,913 vistas

Julio 19, 2019 13:44 hrs.

Andy García Jr. › codice21.com.mx

Educación Nacional › México Guerrero


Con la urgencia a la autoridades educativas del estado para resolver el conflicto en el Centro de Atención Infantil, (CAI antes CENDI), número 4 ’Octavio Paz’, en Chilpancingo, la directora Edith Juárez Adame, respaldada por la contadora Rosa María Moreno Caballero, mostraron pruebas oficiales de actas por desacato de Antonia Castro Gutiérrez, pseudo representante sindical disidente que encabeza protestas en dicha institución.

Y es que el problema se agravó desde que educadoras se niegan a atender grupos mayores a 25 niños, pese al generoso sueldo que oscila en 19 mil pesos quincenales y 100 mil pesos de aguinaldo, de cuya anomalía abusó la hoy disidente Antonia Castro y pretende desbancar a la directora y al resto del comité.

En un afán de desestabilizar y hacer ceder a los directivos a sus caprichos perversos e ilegales, Antonia Castro ha rayado en la difamación y tergiversado información respecto al manejo de las finanzas del plantel, el cual alberga a más de 200 niños y al menos 60 trabajadores, por lo que mal informa a la sociedad y acusa directamente a las responsables de malversación y raterías, así que el tema se ha vuelto -personal-.

’Ya nos han hecho auditorías desde el año 2000 y nunca ha habido ninguna irregularidad, además en cuatro ocasiones Castro Gutiérrez ha realizado revueltas para correr a las directoras, con esta es la quinta, lo que enrarece el ambiente de trabajo, incluso prácticamente sufrimos acoso. A mí no me baja de ratera pero yo cada mes presento reportes financieros. El plantel está en óptimas condiciones, hay materiales, decoración y buenos alimentos’, manifestó la contadora Rosa María Moreno.

Por su parte, la representante sindical Martha Lilia Ney Tapia, expuso que de haber sanciones, el Comité Directivo está dispuesto a responder por los errores cometidos, y que todas las voces deben ser escuchadas, pues la difamación que ha hecho Castro Gutiérrez es incluso un delito que perjudica el prestigio y también el núcleo familiar de cada trabajadora.

’Estamos dispuestas a comparecer ante las autoridades para resolver el problema. Cada quien se va a ser responsable de sus actos, lo que sí quiero aclarar es que yo ostento la cartera de lideresa sindical con todo el respaldo de la ley, y aquí muestro la renuncia de Antonia Castro ocurrida en septiembre del año pasado, cuya acción es respaldada por el SNTE’, refirió la dirigente.

Añadieron que si las autoridades de la Secretaría de Educación Guerrero no actúan, habrá incertidumbre en el regreso a clases el 12 de agosto, cuando se debe presentar la plantilla laboral, para después recibir a los niños el próximo 26 del mismo mes, lo que no sólo afectará a los empleados, sino al desarrollo de las actividades académicas de los más de 250 estudiantes de la institución.

Cabe señalar que la Antonia Castro ha sido denunciada en más de cinco ocasiones por los padres de familia de dicha escuela, ya que desde las siete de la mañana coloca diversos alimentos chatarra en el interior del plantel, algo estrictamente prohibido por la normatividad de la SEG en Guerrero, lo que abona a la obesidad, diabetes infantil, entre otras enfermedades crónicas en los niños.

VER NOTA COMPLETA