Destapan cloaca en selección femenil española de futbol - Hubo décadas de vejaciones del director técnico Ignacio Quereda - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

3,599 vistas

Abril 02, 2021 23:21 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Quería erradicar el «lesbianismo» y los ’malos hábitos’

+La periodista Danae Boronat da voz al balompié femenino en un libro, en el que recopila varios testimonios

+Admitieron, dice, haber estado afectadas psicológicamente «muy a menudo’

+Algún día las mujeres, augura, estarán al nivel deportivo de los hombres

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/Agencias).– Era, literal, un infierno. Más de 20 años de constantes comentarios vejatorios y menosprecio fueron parte de lo que sufrieron jugadoras de la selección española. Y ocurrió bajo el mando del técnico Ignacio Quereda. Fueron revelados en el libro No las llames chicas, llamalas futbolistas, con el que la periodista Danae Boronat quiere dar voz al balompié femenino.

’Al final lo que han hecho las jugadoras es perder el miedo y a mí me lo han contado como una forma de pasar página, de decir: ‘nosotras ya estamos en otro plano’’, aseguró.

’Con el paso de los años, cuando una situación te ha dolido o te ha avergonzado, te atreves más a hablar de ella’, añadió Boronat, quien relata cómo las jugadoras se abrieron de forma natural a ella en las entrevistas realizadas para escribir el libro.

Han aportado sus testimonios para esta obra jugadoras como la defensa del Real Madrid, Marta Corredera; las barcelonistas Jenni Hermoso y Vicky Losada; la jugadora del Milán, Verónica Boquete, o ex futbolistas como Alicia Fuentes.

Losada soltó un fuerte dardo al revelar que Quereda afirmaba:

’Quiero erradicar el lesbianismo y los malos hábitos’.

Corredera relató que llevaba un piercing en el ombligo:

’No puedo contar la de veces que venía y me levantaba la camiseta. ‘Quítate eso, provoca infecciones… otra vez con eso’, me recriminaba. Cuando llegaba a la concentración me lo quitaba para decirle al técnico: ‘Ya no lo llevo, ya no me levantes más la playera’’.

Las vejaciones hacia las jugadoras era la «tónica habitual en la forma de actuar y expresarse’, escribió Boronat en el libro.

Aunque realmente ’la mayoría me lo han contado sin traumas, sin estar atormentadas, admitieron sentirse perjudicadas o tocadas anímicamente muy a menudo’, dijo la periodista.

’No entendían por qué tenían que pasar ese peaje para estar con la selección absoluta. Algunas apenas lo han hablado con sus familias. Son cosas que no te gusta contar. Se lo habían tragado ellas, un poco solas, afirmó.

Quereda fue entrenador desde 1988 hasta su dimisión en 2015, tras la polémica que se produjo cuando las jugadoras internacionales pidieron su cese, después de su eliminación en primera ronda en el Mundial de Canadá, el primero que jugaban las españolas.

Fue sustituido por el actual estratega Jorge Vilda, técnico con un método de trabajo moderno y adecuado a una selección de élite.

Cartas sobre la mesa

’Ahora han dejado el miedo y consideran que ya hemos superado esa época. Pero es necesario poner las cartas sobre la mesa, dar a conocer que han superado situaciones tan lamentables’, precisó Boronat.

’Ojalá esto sirva para destapar otros casos. Para acabar con unas prácticas que seguro hay en muchos clubes y estamentos’, añadió la periodista, quien considera increíble que durante tantos años hubiera tanta impunidad en el trato humano hacia las jugadoras.

El libro, subtitulado Del maltrato al reconocimiento: la lucha por la igualdad en el futbol, es una radiografía de la evolución del balompié femenino español, que la autora cree que todavía está en la fase de los gestos.

’Hay que pasar de las iniciativas puntuales para salir en la foto a una estructura sólida, a un plan para mejorar las condiciones de los equipos. Para que lleguen más niñas al futbol’, afirma la escritora, quien cubrió el pasado Mundial de Francia 2019, donde España cayó en octavos frente a Estados Unidos, que resultó campeón.

’El potencial del futbol femenino es igual que el masculino. Es el mismo público. Cuando ellas tengan las mismas condiciones y las mismas herramientas que ellos, no va a haber diferencias’, aseguró.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor