1

1,911 vistas

Abril 28, 2020 16:31 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


Balón Cuadrado

El futbolista profesional en México, históricamente, es una mercancía, costal de papas, esclavo, par de piernas, carne humana y un rosario interminable de epítetos. Valen por lo que hacen en la cancha. Nunca, jamás, por lo que piensan o anhelan. Sufren el síndrome Kleenex: úsese y tírese. Zares del balón los miran y tratan con supino desdén desde las alturas de su inconmensurable omnipotencia tiránica.

Nada los arredra. Ni hace mella en su acorazado pensamiento. Falto de sentido común. Imposibilitados para ver la cuadratura del círculo.

Porque estos deportistas son convidados de piedra en la boyante empresa esférica. Piernas de oro, en cuerpos de barro. La voz del jugador no cuenta –ni contará– en la toma de decisiones de un espectáculo donde son estrellas. Dioses de la pelota convertidos en pordioseros. Claman, plañen, en el océano de la sinrazón de sus patrones.

Aplica al balompié nacional, como anillo al dedo, aquélla célebre frase de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, de que México era –sigue siéndolo– una ’dictadura perfecta’ en referencia al PRI. El novelista peruano, despiadadamente fino, la vertió hace casi 40 años.

Fue en una memorable charla auspiciada por Televisa, encabezada por –contrito y su coraje contenido–, Octavio Paz, también con el máximo galardón de las letras mundiales y el escritor e historiador Enrique Krauze.

Desde la década de los 60s, la dinastía Azcárraga –Vidaurreta, Milmo y Jean, (Emilio l, ll y lll)—, dueña de la poderosa empresa Televisa, la más importante de habla hispana en el mundo, ha ejercido un férreo cacicazgo del futbol. Desde el presente siglo de la mano de su rémora, Tv- Azteca, propiedad de Ricardo Benjamín Salinas Pliego, empresario consentido de la llamada Cuarta Transformación, encabezada por el presidente López.

Es como dejar la iglesia católica en manos de Martín Lutero.

La Federación Mexicana de Futbol, que preside Yon de Luisa, adlátere de Azcárraga Jean. Perversa máscara de la pelota. Donde lo único que importa es la ambición desmedida de dinero con el pretexto del deporte. No en balde esa familia ha organizado dos mundiales, México 1970 y 1986. Y va por el tercero: 2026.

Ojalá alguien ose decir al presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, cómo manejan el balompié nacional estos santos varones.

Aunque quizá haga poco o nada.

Porque está obnubilado con el beisbol, su deporte favorito. Ya compró, sin rubor alguno, un estadio para la práctica de ese deporte, en el estado de Sonora, a fin de crear escuelas de pelota, por un costo de 511 millones de pesos, en plena pandemia por Covid 18. Y, faltaba más, va por otro.

Mas la tiranía del balón realizó, en días pasados, otra vuelta de tuerca con su mano de hierro enguantada en seda: confirmó la eliminación del Torneo de Ascenso Mx y el descenso de la Liga Mx por los próximos seis años.

La cúpula de la federación mexicana de futbol desoyó el mar de voces plañideras de jugadores, ex futbolistas y técnicos, en activo y en retiro, –como el argentino Ángel Cappa, clamando la intervención de AMLO para desfaser este entuerto— y ex directivos, que alertaban del riesgo de estancamiento. Incluso involución del balompié local.

También medios de información se han sumado a este airado reclamo. Grito apagado en la oscuridad del desierto. Como el diario La Jornada, supuestamente de izquierda, uno de los más importantes del país, en cuanto a información general se refiere.

’Apoyados en sus inescrupulosas maniobras, los dueños de equipos de la Liga Mx siempre han tenido la sartén por el mango. Cada vez más burdamente, con descaro y a la mala, pero se salen con la suya; entonces’, publica hoy el periódico en la columna Jornada Semanal, titulada Desprecio al Jugador, avalada por la firma de Marlene Santos Alejo, con más de 30 años como reportera de deportes, especializada en futbol.

Y pregunta:

’¿Para qué agregar tanto desprecio? ¿Por qué ese desdén hacia los jugadores que ya tienen la bota en el cuello…? ¿Qué necesidad?’

Responde:

’Enrique Bonilla –titular de la Liga Mx– es la cara visible, el vocero de ese clan que se adueñó del balón sin que ninguna autoridad civil o deportiva se atreva a perturbarlos, y durante la última semana, envalentonado, dijo un par de veces que los jugadores que muestren nivel tendrán trabajo, o –agregó burlón– pueden ir a Panamá y más lejos aún, hasta donde su talento los lleve.’

Quizá, piensa quien esto escribe, al rancho del ciudadano presidente, en Tabasco: La Chingada, se llama.

También la reportera se lanzó contra la entelequia gremial que encabeza el ex jugador Álvaro Ortiz:

’La ingenua AMFpro, asociación de jugadores, creyó que podía aportar ideas para rescatar a la Liga de Ascenso Mx, pero ni Bonilla y mucho menos Yon de Luisa se molestaron en leer su documento. Tampoco se conmovieron ante el video de las esposas e hijos de los ahora desempleados. Ya todo estaba decidido. No sólo aplastan al futbolista, sino que lo menosprecian.’

Tampoco, critica, escuchan las voces de alerta, los llamados a la prudencia y al sentido común de técnicos y ex directivos que les ’triplican en conocimientos’, no sólo de futbol.

’Los dueños cayeron en un estado de enajenación que los tiene enfebrecidos, hasta el delirio sueñan con un T-MEC futbolero –Estados Unidos, Canadá y México–, donde de un día para otro los guijarros se les conviertan en fajos de dólares’, opina.

Sigue su radiografía verbal:

’Asumieron la postura del canalla que es altivo y grosero con los que considera inferiores, y lisonjero y servil con los que ve un peldaño arriba, en este caso la liga estadunidense (MLS). Hay que remarcarlo, también son oportunistas y ventajosos al aprovechar el momento de la pandemia. Y todavía Bonilla se ufana diciendo: la imagen que tenemos en el exterior es buena.’

Esa ceguera no les permite echar un ojo a las ’Benditas redes sociales’, como llama AMLO, para percibir el enojo popular.

Ahí abundan advertencias como:

’Vamos a ir a los estadios a gritar ‘puto’ para que los sanciones y les quiten su (aquí una sarta de leperadas) Liga y su Mundial’. A la par, es creciente la expectación y frases de bienvenida hacia la naciente Liga de Balompié Mexicano pidiendo que no hagan las mismas (otro florido exabrupto) que la FMF.

Sigue el análisis del diario:

’Los federativos han dilapidado décadas en proteger la mediocridad con reglamentos hechos al vapor: Mientras en Europa descienden los dos peores y suben los dos mejores, acá se inventó un rebuscado sistema de cocientes; luego dijeron que se iba a suspender dos años el descenso y ahora agregan seis más. Prometieron eliminar la multipropiedad e ir bajando el número de foráneos; nunca cumplieron.

’Más: el Ascenso Mx pide ayuda y le aplican la eutanasia; los jugadores quieren una oportunidad en la liga de su país y los mandan con cajas destempladas a Panamá. ¡Ah!, pero eso sí, se inventan una e-Liga para que su casino –Grupo Caliente, propiedad del polémico empresario Jorge Hank Rhon, dueño de Xolos de Tijuana y Dorados, ya desaparecidos, de Ascenso– favorito y anunciante principal siga captando dinero en el bajo mundo de las apuestas.’

Y vuelve a interrogar:

’¿En Estados Unidos sabrán que el non grato Jorge Hank Rhon –dueño real de Caliente– será el gran beneficiario con la incursión de Xolos y Gallos en la MLS?’

Responde:

’Con esa pinta quieren adherirse a la liga estadunidense que –en contraste– se ha expandido a paso firme. En 24 años pasó de 10 a 26 equipos, cada franquicia con valor superior a los 300 millones de dólares, lapso en el que han construido cerca de 15 estadios.’

Y, lo más importante, añade, cimbraron al mundo con el FIFAgate, en cuyo marco Televisa fue demandada por hacer millonarios sobornos a través de una subsidiaria para tener los derechos de transmisión de los Mundiales 2018, 2022 y 2026.

En este negocio el que conecta con el público, la estrella, es el futbolista, no el dueño. Chivas USA fue el primero en fracasar, en 2014 salió de la MLS tras 10 ajetreados años.

’En su arranque tuvo impacto al llevar a Claudio Suárez, Ramón Ramírez y Francisco Palencia, pero las piernas no les dieron para mucho, estaban cerca del retiro. Jorge Vergara nunca pudo suplir tan grandes ausencias, la taquilla decayó y debió entregar la franquicia’, recuerda Marlene Santos.

Concluye:

’Si acaso llega a concretarse el sueño guajiro de una liga de América del Norte es menester que agreguen a los equipos femeniles, es ahí, en el roce constante con las campeonas del mundo, donde estará la mejor ganancia deportiva. Por lo pronto, vienen a continuación las medidas legales que anunció la UdeG y el contrato colectivo que planean exigir los futbolistas, si es que les dura la indignación.’

En resumen:

Zares del balón, la canalla del futbol nacional.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor