1

1,378 vistas

Marzo 20, 2020 20:05 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Recomienda El Vasco, estrategas mexicanos para Europa

+Incluye a Miguel Herrera, Víctor Manuel Vucetich, Memo Vázquez, Mario Carrillo, Ignacio Ambriz y Alfredo Tena

+Claroscuros de Aguirre, en casi cuatro décadas, como futbolista y entrenador

+’Te pagamos por jugar, no por pensar’, lo reconvino un directivo del América, donde debutó en 1979

+Simpatizante de izquierda, aplaudió al gobierno conservador de Felipe Calderón Hinojosa

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).- Javier Aguirre Onaindia, ex jugador, tiene 61 años de edad. Con más de cuatro décadas mirando rodar el cansino balón, vive el ocaso de su vida deportiva –plagada de claroscuros– como director técnico. Tiene licenciatura en administración de empresas por la jesuítica Universidad Iberoamericana. Es una suerte de perverso ángel demoníaco.

Simpatizó con la izquierda en la década de los años 80s –Partido Socialista Unificado de México (PSUM)—. Lideró la primera Asociación de Futbolistas Profesionales en los 90s que nada pudo contra el poder omnímodo de los zares del balón nacional. Hasta la fecha gozan de cabal salud.

Fue solidario con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que encabezó el subcomandante Marcos –ahora Galeano–. Incluso organizó un memorable partido de exjugadores contra miembros del EZLN en ciudad de México, en la Magdalena Mixhuca. Era el 15 de marzo de 1999.

Como técnico del Tri en dos ocasiones, algo impensable, aplaudió, sin rubor, al gobierno conservador –derecha– de Felipe Calderón Hinojosa –2006-2012–. El político panista declaró la guerra al narcotráfico, sacando al ejercito mexicano de sus cuarteles, que costó ríos de sangre y una negra estela de muertes.

Cuando jugaba con América, propiedad de Televisa, –donde debutó en 1979– Aguirre escribía una ácida columna deportiva para el semanario Punto, considerado de izquierda .

Cuando supo, fue recriminado por un directivo, que resume el trato tiránico que reciben los esclavos del balón, hasta la fecha:

’Te pagamos por jugar, no por pensar’, le espetó.

No se arredró, Javier.

Recurrió a un seudónimo, que es juego de palabras: Helmer Homero. Aunque fue efímero su romance con el periodismo deportivo.

Con 24 años como estratega, a mediados de diciembre pasado, se convirtió en el entrenador latino con más juegos en España. Llegó a 360 partidos dirigidos en LaLiga. Dejó atrás al argentino Helenio Herrera en el empate a un gol entre Leganés y Alavés.

Durante una charla con el periódico Excélsior, 21 de junio de 2015, hizo una significativa aseveración sobre su inconmensurable amor por el balón:

’Es difícil, porque naces con ella (la pasión). Yo recuerdo que de chiquito, en la colonia Lindavista, aprendes en la calle a jugar futbol. A echar paredes. A poner tu suéter de portería o sortear coches. ¿Qué me dices de los goles de coladera a coladera o la ayuda de la banqueta? Eso ya lo llevas para toda la vida.’

Por las entrevistas en televisión o difundidas en redes sociales, pese al tiempo que lleva en España, El Vasco ha exorcizado la ’z’ de su discurso. Como no han podido hacer la mayoría de sus compatriotas que pisaron la Madre Patria. Hugo Sánchez, por ejemplo. O Rafael Márquez.

Al Vasco lo caracteriza un irremediablemente tono chilango, que raya en ñero –habla de los barrios marginales de Ciudad de México– característico de la época de oro del cine nacional.

El diario deportivo Récord, bajo la firma de Felipe Morales, realizó una peculiar entrevista al destacado técnico mexicano, donde destacan algunos puntos.

Salvo algunas correcciones sintácticas, se publicó así:

Javier Aguirre se ha ’liberado’. Volvió el ‘Vasco’. Regresó el de los dichos. El de las conferencias con confeti. El Aguirre de siempre. El dicharachero. El mexicano. El que vivió con una coraza un largo juicio por supuesto amaño de partidos con el Zaragoza.

Ahora con el Leganés, lo está ’gozando’ y, en consecuencia, se ha confirmado como el entrenador no europeo con más partidos dirigidos en España y el quinto extranjero con más juegos en La Liga.

Desde esa óptica, Javier Insiste en que recomendaría a los entrenadores mexicanos en Europa, como a Miguel Herrera o Memo Vázquez y que ficharía a algún futbolista connacional en su equipo.

’¿Si otros argentinos han venido del futbol mexicano, por qué los mexicanos no?’, aunque reflexiona.

’Venir acá, cuesta el doble’

–¿Te liberaste después de vivir momentos de mucha presión?

–Desde luego que no era fácil irme de España. Estaba cómodo. Llevaba 11 temporadas, el Espanyol me ofrecía contrato. Pero no eran las mejores circunstancias. Decidí una aventura afuera y me fui a Japón, a Emiratos Árabes, un año sabático a París, a Egipto.

’Jugué Copa de África, Copa de Asia, gané dos títulos en Emiratos y volví, siempre con el ruidito ese del juicio de hace 12 años u 8 años, no me acuerdo, afortunadamente salió todo bien. Siempre confié en la justicia y estoy tranquilo, ahora sí ya disfrutando. Es la temporada 12 que ando por aquí. El día a día lo llevo bien; luego, me faltan puntos. Pero todavía hay tiempo.’

–¿Por qué no salen tantos entrenadores y jugadores a Europa?

–Al ser extranjero te piden un poco más. Salirse de México donde tienes todo: estás en tu país, te pagan bien, comes bien, estás con tu gente, con tu familia. Y cambiar para acá donde el clima es inhóspito, cuesta el doble, quizá. Pero bueno, todos tenemos nuestra propia historia, nuestras decisiones y aquí estamos, intentando cada uno poner en alto el nombre de nuestro país.

–¿Qué hiciste tú que no han hecho los técnicos mexicanos para atreverse a salir?

–… un poco de suerte, no lo tenía escatimado; tuve suerte de que cuando me llamaron estaba libre. Fue en 2002, después del Mundial, tuve una oferta de trabajo y acepté. La suerte fue que a partir de ahí, no me ha faltado trabajo ¿no? ¿De otros mexicanos? No lo sé.

’De repente, algún entrenador ha tenido una oferta, no lo sé, habría que preguntarles. En mi caso, concreto, tuve la suerte de que estaba libre y tuve una oferta de Pamplona, mi mujer –Silvia– siempre me ha apoyado y me vine con mis tres hijos.’

–¿Le observas capacidad a los técnicos mexicanos para dirigir en el Viejo Continente?

–Sí sé que hay capacidad en México. Mucha capacidad en los técnicos mexicanos. Ya no sé si les han ofrecido o si les han ofrecido y no han aceptado. Ahí sí no lo sé.

–¿Los recomendarías?

–Pero fíjate que de la liga mexicana han venido dos técnicos: Mohamed y Zubeldía, es cierto que los dos son argentinos. El otro chico vino del Santos, de Torreón al Alavés. Si ellos pudieron venir, no veo por qué no podamos hacerlo los mexicanos, ¿no?

–¿Miguel Herrera encaja en un perfil europeo?

–Yo pienso que sí, claro, claro. Miguel encaja, Memo Vázquez, Nacho Ambríz, que estuvo seis años aquí en Europa, Alfredo Tena, Mario Carrillo, en algún tiempo. Ya te digo, Herrera, Memo tienen nivel y capacidad todos, el Flaco Tena, Vucetich, tienen el conocimiento y la experiencia para perfectamente dirigir aquí. Lo jodido son las circunstancias, de lo que ofrezcan o yo qué sé. Ahí sí ya no sé.

–¿Ya que los entrenadores mexicanos no van a Europa, tú volverías a México?

–De momento, estoy en mi chamba, haciendo lo que puedo, tratando de salvar al Leganés. El futuro ya se verá. Por supuesto me gustaría volver al futbol mexicano. No sé si a otra cosa. Pero al campo, a la cancha, no. A otra actividad me encantaría. Es cosa de ver opciones, pero claro que volvería a mi país, soy mexicano.

—¿Te han buscado recientemente?

–Tengo muchos amigos en México, te llaman, te preguntan si quieres volver y tal, pero de momento llevo muchos años fuera. De momento, estoy aquí, trabajando y ya veremos

–¿Te planteas llevar a algún mexicano a tu equipo?

–Desde luego que sí. Sucede que el Leganés, en diciembre, nos quitaron futbolistas y no nos dio tiempo de reaccionar. Pero también depende mucho de los costos, de la disponibilidad, de los jugadores; siempre he sido de traer mexicanos en mis equipos.

’En el Espanyol tuve, en el Zaragoza tuve, en el Osasuna. Técnicos también, he intentado traer mexicanos. No es fácil por las circunstancias, pero hay mucha capacidad en México para emigrar, para irse, para buscar nuevos horizontes.’

–¿Cómo observas la actualidad de los jugadores connacionales en Europa?

–Los de la Liga lo han hecho bien, Araujo juega siempre, Guardado. A Dieguito Lainez le ha costado. No es fácil. Tiene mucha competencia. No ha sido un buen año para el chico, porque cambiaron al entrenador. La gente de Holanda, jugando o no. Herrera no ha tenido mucha continuidad en el Atlético de Madrid; no es fácil. Los entiendo, la presión que hay es máxima.

Son los claroscuros demoníacos del Vasco.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor