1

4,816 vistas

Diciembre 21, 2019 01:45 hrs.

José García Sánchez › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Ahora los habitantes del Estado de México pagarán más para tener acceso al asalto, y, posiblemente a la muerte.

Poner fin al asalto en el transporte público fue una de las promesas de campaña del actual gobernador Alfredo de Mazo y lejos de reducir la inseguridad repunta a niveles nunca antes visto.

La condición que dice poner el gobierno estatal es que habrá mejor servicio y los choferes tendrán un trato humano con el pasaje, lo cual siempre se ha prometido y nunca se ha cumplido. Los choferes ni si quiera cuentan con licencia, y si se les hiciera un examen antidoping, más de la mitad saldría con resultados positivos de alguna sustancia tóxica.

Pero ahora el gobierno del priísta Alfredo del Mazo, quien está ahí a través de un fraude electoral, no sólo violenta su propia promesa de campaña, a quien la prensa centaveada de la entidad no hostiga reclamando su cumplimiento, sino que crea las condiciones propicias para que los asaltos y los robos sucedan con mayor frecuencia, porque autorizó un aumento de 20 por ciento a las tarifas del transporte público, con lo que el pasaje mínimo pasará de 10 a 12 pesos a partir del primero de enero de 2020.

Es el segundo aumento a las tarifas del transporte público en poco menos de dos años, siendo el 8 de septiembre de 2017, una semana antes del inicio del gobierno de Alfredo del Mazo, cuando el pasaje pasó de 8 a 10 pesos como mínimo. Pareciera que los concesionarios poderosos del estado tienen en sus manos el gobierno mexiquense.

Contrariamente a la política de la administración pública federal que no aumentará tarifas de transporte ni habrá nuevos impuestos, Alfredo del Mazo ahora obliga a los automovilistas a reiniciar nuevos trámites para el cambio de placas obligatorio, lo que significa un nuevo impuesto.

Los vehículos con placas de 2014, y 2015 perderán su vigencia y deberán renovar sus láminas.

El contraste entre uno de los últimos gobiernos estatales del PRI en el país y el gobierno federal son muchos. Sabemos de sobra que todo seguirá igual o peor.

El PRI le está colocando en charola de plata a los mexiquenses su derrota electoral. Cualquier partido es mejor que el PRI.

Lo peor es que hay un promedio de un muerto diariamente en los asaltos a transporte públicos y no hay ciudadano o ciudadana de esa entidad que no haya sido víctima de un asalto a mano armada, delito que pareciera contar no sólo con la complicidad de los policías sino de niveles superiores de gobierno.

Por otra parte, la delincuencia sigue creciendo en esa entidad y delitos como el secuestro exprés parecieran ser una actividad cotidiana e impune.

Igualmente la corrupción de los policías del Estado de México tienen un primer lugar indiscutible en todo el país, es decir, pareciera esa entidad convertirse en una muestra del pasado, pero lo más lamentable es que hay víctimas de carne y hueso en esa manera de seguir gobernando del PRI. El gobierno del estado de México es una pieza de museo con víctimas reales e impunidad vergonzosa.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor