En ciernes, deporte paralímpico mexicano - Ser entrenador reto empírico y de esfuerzo extra - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

944 vistas

Septiembre 03, 2021 01:36 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+No se exige especialización

+Programas académicos en el deporte adaptado ’no son tema común’ en México, alerta Fernando Bravo, director técnico de COPAME

+A lo que se suma el desinterés de los mentores

+La delegación Tricolor, entre las mejores 30 del planeta

+Pese a esas limitaciones, ya rompió la barrera histórica de las 300 medallas en Tokio 2020

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).– Desde Londres 2012, México se posiciona entre las 30 naciones más dominantes en los Juegos Paralímpicos. Un gran mérito de los deportistas. Que, muchas veces, carecen de las facilidades esenciales de preparación –presupuesto e infraestructura--, incluyendo los entrenadores. Pese a un sinfín de limitaciones, hace unas horas ya superó la barrera de las 300 preseas en estas justas.

Como ocurre con los atletas convencionales, en Tokio conquistaron cuatro preseas de bronce en total, el mayor enemigo de los atletas con capacidades diferentes no está en las canchas, pistas, arenas o el ring. Su principal adversario son los llamados hombres y mujeres de pantalón largo desde los escritorios de maderas preciosas donde suelen despachar.

Ese relativo poderío de los atletas paralímpicos, obedece, entre otras cosas, a que México registra casi 21 millones de personas –el país tiene una población de casi 128 millones-- con discapacidad, limitación en la actividad cotidiana o con alguna condición mental, las tres variables usadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el conteo, correspondiente a 2020.

Hay, precisó INEGI, un aumento en la población con limitación para ver o discapacidad visual. Al igual que en la población en general, es más numerosa la cantidad de mujeres con discapacidad que la de hombres.

En este descorazonador escenario, los encargados del deporte paralímpico expresan que existen años en los que es difícil encontrar formadores que quieran o que sepan trabajar con atletas paralímpicos. Sobre todo, cuando no existen planes académicos que formen a estos profesionales.

Cinco entrenadores están a cargo de las selecciones nacionales de la Federación Mexicana de Deportes para Ciegos y Débiles Visuales (Femedecidevi) que compiten en los Juegos Paralímpicos de Tokio en las disciplinas de atletismo, futbol, goalball, judo y natación.

A nivel estatal, dentro de los institutos del deporte trabajan otros tantos, que pueden ser entre 10 o 15 en las entidades de mayor relevancia en el plano deportivo, como Jalisco y Nuevo León.

’Algunos entrenan a deportistas de diferentes discapacidades: sordos, ciegos, parálisis, etcétera’, precisó Fernando Bravo, director técnico del Comité Paralímpico Mexicano (COPAME) y de la Femedecidevi.

Femedecidevi, con una comunidad de alrededor de mil 900 deportistas, es la segunda federación que más atletas aporta a la delegación paralímpica que asiste a los Juegos de Tokio con 8 representantes (5 en atletismo, 2 en judo y 1 en natación). En Río 2016 también participaron con el equipo de futbol 5 de ciegos. La Federación Mexicana de Deporte Sobre Silla de Ruedas es la que más atletas llevó a Tokio 2020.

En esta edición de los Juegos Paralímpicos, los atletas de la Femedecidevi han obtenido tres medallas de las nueve que acumula la delegación mexicana al 30 de agosto: Mónica Rodríguez, oro en 1,500 metros y los judocas, Eduardo Ávila y Lenia Ruvalcaba, con bronce.

Tres de los cinco entrenadores nacionales de Femedecidevi son egresados de la Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos (ENED), los otros dos tienen ’un nivel tal vez menor de estudios, pero mucha experiencia’, puntualizó Bravo.

También explicó que aparte de que sean entrenadores con un alto nivel competitivo, no se piden más requisitos específicos para trabajar con atletas discapacitados. Sobre todo cuando las universidades no cuentan con planes de estudio al respecto, sino que se aprende sobre la marcha.

En las escuelas, ejemplificó Bravo, "no hay una carrera que te eduque, que te prepare para ser entrenador de deporte adaptado. La ENED, que es la escuela en teoría más avanzada, tiene por ahí una optativa en el octavo o séptimo semestre, pero si quieres la tomas y si no quieres no’.

Agregó que en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) existía una carrera técnica de tres años que sí se enfocaba en el deporte adaptado.

Copame ofrece cursos de capacitación esporádicos que no tienen una frecuencia definida, sin embargo, desde la dirección técnica, ’cada cierto periodo repasamos, revisamos y damos ciertas consideraciones para que los entrenadores también aprendan un poco más y detectar fallas’, dijo Bravo.

Jaciel Ortiz, entrenador de atletismo en pista y campo que solía trabajar con los atletas de la Femedecidevi, también compartió que entre los entrenadores de su generación no existe mucho interés en desarrollarse dentro del deporte paralímpico.

’De un 100% (de los entrenadores) sólo el 10% se enfoca en trabajar en el deporte paralímpico. Es como en todo, si en un lugar te van a poner a trabajar más de lo que ya aprendiste, nadie está dispuesto a hacer eso. Te ves ante la necesidad de aprender, estudiar e investigar nuevos métodos de enseñanza para ellos, esto es un campo diferente y otro poco más de esfuerzo y de estudio’, detalló el entrenador.

Ortiz es un entrenador que entró por casualidad en el deporte paralímpico. Pero explicó que, ante la ausencia de escuelas que enseñen cómo preparar sesiones para deportistas con discapacidad, su método de aprendizaje fue empírico.

Explicó:

’Tienes que ingeniar cosas, asimilar y relacionar cosas con las que vive diario y son básicas en su casa, porque todas esas cositas son mínimas e influyen bastante para la enseñanza, porque son personas que no como tal sienten esa discapacidad, al contrario, son personas independientes y a veces las subestimamos’.

Para poder transmitir sus conocimientos, el entrenador subrayó que primero se tiene que asimilar el lenguaje que ellos manejan, la edad en la que están y su historia de vida.

La otra cuestión, puntualizó, "es que perciban lo que hace su cuerpo, expresión corporal, porque para que yo pueda enseñarle un movimiento, él primero tiene que percibir el movimiento que hace mi cuerpo y que de esta manera él pueda transmitirlo a sus extremidades, hasta que pueda asimilarlo y ejecutarlo de manera correcta’.

En ocasiones, los paratletas son acompañados por guías que orientan su recorrido; en la prueba en la que Mónica Rodríguez se colgó el oro y estableció un nuevo récord mundial, estuvo a su lado el guía Kevin Aguilar.

Desde Londres 2012 se le dio espacio a los guías en el podio y también obtienen una presea cuando triunfan, pues ellos realizan un doble sacrificio ya que deben tener más nivel que el atleta paralímpico, por lo que llevan dobles sesiones de entrenamientos, para sí mismos y con los paratletas.

La mayoría de los guías no reciben un salario o beca. Jaciel explicó que en ocasiones se llega al acuerdo con el atleta para que, si se consigue un podio, los guías reciban un porcentaje del premio para cubrir sus necesidades de calzado o viáticos; otras veces, el atleta aporta de su beca y apoya al guía en sus transportes o comidas.

Sobre los entrenadores, a la brecha en formación académica se suma la carencia de espacios para el deporte adaptado.

A pesar de los resultados obtenidos en cada cita veraniega, donde se tiene un promedio de 24 medallas por edición, Bravo añadió que, a excepción de algunos organismos más avanzados, ’los institutos estatales del deporte tienen su área de deporte de alto rendimiento, deporte federado, pero no hay un área específica de deporte adaptado. En algunos casos es un departamentito el que lo hace, en otros, meten un encargado, pero no le dan tanto realce’.

A nivel internacional se exige a los directivos estar actualizados.

Sin embargo, muchos de los cursos en deporte paralímpico suelen estar en inglés, lo que representa una barrera para quienes no lo dominan.

(Con información del diario El Economista)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor