En honor de Benito Juárez - En Las Nubes - Gustavo A. Madero - diarioalmomento.com

1

1,111 vistas

Marzo 22, 2022 23:26 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Política Estados › México Ciudad de México


Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Entre paréntesis hoy, en punto de las 12 del día, en el auditorio del Congreso de Trabajo se llevará a cabo la premiación de la Primera Feria de la Escritura y la Palabra 2022 organizada por el Club Primera Plana de la ciudad de México y Comunicadores Unidos A.C. de Tamaulipas.

Con el tema ’Confinados’, los galardonados participaron en distintos géneros periodísticos, escritores, fotógrafos y caricaturistas.

Seguramente fue una grata coincidencia, pero el 21 de marzo que llega la primavera, ocurrió asimismo el nacimiento del benemerito de las americas, un gran hombre, en 1806.

En su recuerdo publicamos algunos de sus pensamientos:
’Cuán invencible es la fuerza de los pueblos y cuán grande el poder de sus autoridades legítimas, cuando unos y otras, apoyados por la opinión, atacan y defienden en cumplimiento de sus deberes, el mandato de la ley’

’Para todos, justicia; para los amigos ,favor y justicia’.

’El pueblo, unica fuente pura del poder y de la autoridad’.

’Los que sostenemos el orden legal no hemos ascendido al poder por los medios reprobables de la intriga ni en los motines militares. Fuimos llamados por el voto libre y espontaneo de la mayoría nacional. Es nuestro objeto cumplir y hacer cumplir la ley. Hacer efectivas las garantías que tiene todo hombre para pensar, hablar, escribir, adorar a Dios según su conciencia y ejercer sus demás facultades sin otro límite ni valladar que el derecho de otro hombre’.

’Los hombres no son nada. Los principios lo son todo’.

’La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es en el hombre la facultad de pensar’.

Reconocemos que de 1829, cuando tenía 23 años de edad a 1872, cuando a sus 65 años fallece, ocupó treinta y tres cargos públicos.

De 1857 a 1872 fue presidente interino y constitucional en cinco ocasiones.

Y una exclamación y reclamación justa: Si Juárez no hubiera muerto…..

Hoy, 21 de marzo es Día de fiesta y solemne para la Nación. La Bandera deberá izarse a toda asta.

Nos lo recuerda el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

El abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes, que lo leyó en el Diario Oficial de la Federación, nos los narra, textual y nosotros, tras agradecerlo lo comunicamos como acto histórico cultural:

En San Pablo Guelatao, poblado de la Sierra de Oaxaca, nació Benito Pablo Juárez García, hijo de Marcelino Juárez y Brígida García, indios zapotecas dedicados a la agricultura.

Huérfano a temprana edad, Benito aprendió el idioma español a los 12 años.

Se trasladó a la ciudad de Oaxaca donde inició sus estudios, siendo el primer abogado egresado del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca.

Su carrera política inició en 1831; gradualmente ocupó cargos en los tres poderes y niveles de gobierno y fue gobernador de Oaxaca entre 1847 y 1852.

Su oposición a Antonio López de Santa Anna ocasionó que, en mayo de 1853, fuera aprehendido y expulsado del país.

Vivió el exilio en Nueva Orleáns, donde se vinculó con otros liberales mexicanos como Melchor Ocampo, José María Mata y Ponciano Arriaga.

Al proclamarse el Plan de Ayutla, Benito Juárez regresó a México y se incorporó al movimiento revolucionario.

Al triunfar la Revolución fue ministro de Justicia e Instrucción Pública del gobierno del presidente Juan Álvarez, donde expidió la primera ley sobre Administración de Justicia, mejor conocida como Ley Juárez, que limitó los fueros eclesiástico y militar.
Con base en ello, se evitó que los tribunales de ambas corporaciones intervinieran en delitos del orden común.

La confrontación entre liberales y conservadores, acentuada con la promulgación de la Constitución de 1857, dio lugar a la Guerra de Reforma.

Juárez desempeñaba el cargo de presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero tras el golpe de Estado de Ignacio Comonfort, asumió la Presidencia de la República, estableciendo su gobierno en el puerto de Veracruz, donde expidió las Leyes de Reforma, en 1859.

Destacan la Ley de nacionalización de bienes eclesiásticos.

La Ley de matrimonio civil.

La Ley orgánica del Registro Civil.

La Ley sobre libertad de cultos.

El decreto relativo a las festividades religiosas.

El decreto de secularización de cementerios.

Así como los decretos de secularización de hospitales y establecimientos de beneficencia y la exclaustración de las órdenes religiosas.

Benito Juárez formó parte de una generación brillante de personajes liberales, entre quienes figuraban Ponciano Arriaga, Pedro Baranda, José María del Castillo Velasco, José Santos Degollado, León Guzmán, José María Lafragua, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Mariscal, José Antonio Martínez de Castro, José María Mata, Ezequiel Montes, Isidoro Olvera, Guillermo Prieto, Ignacio Ramírez, Manuel Romero Rubio, Justo Sierra, Ángel Trías y Francisco Zarco.

El 11 de enero de 1861, el presidente Juárez, junto con sus principales colaboradores, entró triunfante a la capital de la República.

Sin embargo, la guerra continuó, pues, los conservadores y la Iglesia católica apoyaron la Intervención francesa para el establecimiento del Segundo Imperio, presidido por Maximiliano de Habsburgo.

El presidente encabezó la resistencia republicana de 1862 a 1867, en defensa de la independencia y soberanía nacional.

Tras la victoria de la República, Juárez se mantuvo en la presidencia del país, hasta su deceso, el 18 de julio de 1872.

En 2022 se conmemora su sesquicentenario luctuoso.

El estadista mexicano se convirtió en el símbolo de la defensa de la autodeterminación de los pueblos.

Fue declarado Benemérito de las Américas por los congresos de Colombia y República Dominicana.

Benito Juárez contribuyó decisivamente a la consolidación del Estado Nacional republicano, federal y laico.

Justo Sierra lo definió con las siguientes palabras:
’La fortuna para el programa reformista consistió en estar encarnado en un hombre que todos veían como la expresión auténtica y única de la ley’.

De Andrés Henestrosa uno de los muchos historiadores del benemérito, tomamos las frases.

Y así fue.

craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.