1

650 vistas

Diciembre 10, 2020 20:19 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Ambos equipos fuera del top 5 de nóminas más altas en el futbol local

+El valor de ambas escuadras representa menos del 10% del valor total de la liga mx

+Está cotizada en 649 millones 43 mil euros –poco más de 15 mil millones 573 mil pesos-

+No basan su éxito en fichajes caros, sino en la consistencia y la cantera

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).- La polémica final del futbol mexicano Pumas-León, como pocas veces en la historia del balompié local, tiene espíritu de guion cinematográfico de aquella trilogía que inmortalizó a Pedro Infante en la época de oro del cine mexicano: Pepe El Toro, Nosotros los Pobres y Ustedes los Ricos.

Donde los pobres son inconmensurablemente felices en su miseria y los ricos desgraciados en la opulencia. Sufrir para merecer. Aunque nunca salgan de la vecindad del barrio.

Y veremos cómo ocurre algo similar con los dos felinos futboleros, que disputarán jueves y domingo próximo el atípico torneo Guardianes 2020 de la Liga MX, en medio de la pandemia del covid-19 que está a punto de dejar 110 mil decesos en México, uno de los cinco de mayor mortandad en el mundo.

Por primera vez en la historia del futbol mexicano, una final se jugará con estadios vacíos.

Y donde el equipo que supuestamente representa a la UNAM llegó a la disputa por el título luego de encontrarse en la lona, tras perder 0-4 ante Cruz Azul. En el juego de vuelta, en un polémico resultado que despierta sospechas de amaño, Pumas ganó el boleto finalista.

Que reafirmó, como nunca –tras 23 años sin ganar título de liga–, el verbo cruzazulear como sinónimo de derrota que despertó un océano de suspicacias. A tal grado que, según versiones periodísticas, la Real Academia Española de la Lengua está considerándolo agregar a su diccionario. Como ya sucedió con cantinflear.

Ese polémico juego fue como ver la pelea de la película de Pepe El Toro contra Bobby Galeana, personificado por la irredenta villanía actoral de Wolf Rubvinskis. Donde era inconcebible que ganara el carpinterito. Finalmente lo hace después de un sangriento combate. Que lo catapulta donde nunca imaginó.

Historia lacrimógena que sigue vigente 70 años después en un pueblo derrotado. Sufrir para merecer. Ley no escrita.

Son ’Los de abajo’ –en el deporte y en la vida cotidiana–, memorable novela en el marco de la revolución mexicana escrita por Mariano Azuela.

Algo similar sucede con el futbol.

Ocurre que el próximo campeón de la Liga MX no ganará su título a base de billetazos, ya que ni León ni Pumas se encuentran siquiera entre las cinco nóminas más altas del campeonato.

Es más, sumando el valor de sus plantillas, representan apenas el 9.5% del valor total de la Primera División cotizada en 649 millones 43 mil euros –poco más de 15 mil millones 573 mil pesos–.

El dinero no es garantía de éxito deportivo en el futbol mexicano. Como tampoco en la vida.

A diferencia de ligas de países como Alemania, Francia, Inglaterra y España, en donde el vigente campeón es el que tiene la nómina más alta (o la segunda, como el caso del Real Madrid en LaLiga), en México, los torneos cortos y el modelo de liguilla permiten que equipos con planteles modestos compitan por el campeonato.

Para muestra, la final del actual Guardianes 2020, que se jugará entre la nómina número ocho y la 12 de 18 equipos.

Desde el principio de temporada, León y Pumas no figuraron en el plano económico. Cada uno sumó apenas tres refuerzos (a diferencia de clubes como Tijuana y Juárez, que sumaron más de 10).

Incluso, en el caso de Pumas, los tres fueron préstamos, siendo el más destacado el del guardameta Alfredo Talavera, quien llegó con muchas dudas encima por sus 38 años.

Su falta de protagonismo en nóminas se nota al compararlas con el valor de los Rayados de Monterrey, número uno de la Liga MX con valor de 68.8 millones de euros; los planteles de León y Pumas suman 61.9 millones, casi siete menos que los regios.

Sin embargo, en el plano deportivo, León y Pumas ocuparon el puesto uno y dos de la tabla general. De hecho, durante el 60% del torneo se mantuvieron entre los primeros cuatro lugares, es decir, sin caer en el repechaje.

León se mantuvo como líder general durante siete fechas consecutivas, mientras que Pumas tuvo un arranque invicto de 10 partidos, su mejor cifra desde el 2011.

Ambos fueron los únicos de la liga que solo perdieron un partido, algo que no pasaba desde hace seis torneos, cuando Santos Laguna perdió un solo juego en el Clausura 2017.

No hubo refuerzos bomba para estos clubes en el Guardianes 2020. Ignacio Ambriz solo sumó al portero suplente Alfonso Blanco, al volante David Ramírez y al delantero Emmanuel Gigliotti; de los tres, solo este último sumó más de mil minutos.

Por su parte, Andrés Lillini solo sumó a Talavera y a los mediocampistas Facundo Waller y Gerardo Moreno; aquí, solo el portero acumuló más de mil minutos.

Es más, los jugadores de León y de Pumas no figuran ni siquiera entre los 10 más caros de la liga.

Yairo Moreno, lateral izquierdo de La Fiera, aparece hasta el puesto 12 del sitio especializado Transfermarkt con valor de seis millones de euros, de ahí, para volver a ver a un jugador de uno de estos clubes, hay que ir al puesto 47, de Carlos González (3.2 millones), de Pumas.

Es decir, entre los 50 jugadores más caros de la Liga MX, solo hay un elemento de León y uno de Pumas, y ninguno de ellos en el Top 10.

Ambos equipos se encuentran a 180 minutos de alcanzar a Cruz Azul como el cuarto equipo más ganador de la liga, solo que al León le ha costado apenas ocho años desde que volvió a Primera División (en el Apertura 2012), mientras que los Pumas han ganado cuatro estrellas en los últimos 16 años.

La del Guardianes 2020 es la primera final sin la presencia de América, Tigres o Monterrey desde el Clausura 2018, cuando se enfrentaron Toluca y Santos.

León y Pumas, Nosotros los Pobres.

(Con información del diario El Economista)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor