1

1,028 vistas

Febrero 29, 2020 10:22 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


SI LA PRENSA HABLA DEL CORONAVIRUS NO ES EXAGERACIÓN ES UNA REALIDAD, NO SOLO ES LA PRENSA MEXICANA ES LA DE TODO EL MUNDO…

Estamos de acuerdo en que existe una gran preocupación por el tema del coronavirus en todo el país; si tenemos una enorme falla en el sistema de salud, si existe desabasto de medicamentos ni tenemos una información confiable que nos muestre los síntomas de la enfermedad ni la información de lo que se debe hacer como población para evitar los contagios y la mejor forma del comportamiento social, pues estamos en un momento de crisis que puede generar angustia y terror en muchas familias y comunidades. Por ejemplo, en algunos sitios se ven con desconfianza a los ciudadanos de origen oriental, en otros se dejan de consumir producto de China, Japón o Corea al pensar de que en los mismos puede llegar el virus y contagiar las zonas, sin duda se van creando conflictos porque en la economía global se afecta la producción local, y en muchos poblaciones los esquemas financieros y productivos tienen afectación y esto genera mayor desconfianza. Algunas plantas de partes de automóviles se paran no por el virus en sí sino porque las poblaciones que producen los vehículos están afectadas y han parado su producción, y cuando no se sabe lo que ocurre entran en la especulación y los rumores toda clase de temas que confunden y alarman a la sociedad. Por esa razón se tiene que establecer una política de comunicación, sencilla, que todos la entendamos para poder saber lo que se debe hacer y a donde recurrir y de cómo el gobierno está capacitado y alerta para enfrentar la crisis que los especialistas dicen se avecina para México.

Cuando tuvimos el problema de las gripes violentas que afectaban a nivel mundial, en México se dieron los resultados y se informó adecuadamente a la población de tal forma que se evitó una mayor contaminación y se evitó el alarmismo que genera el rumor y los chismes que se operan ante la desinformación.

Hoy, digan lo que digan las autoridades, existe la impresión de que todo el sistema de salud está en crisis y que se encuentra colapsado y esto provoca mayor desconfianza y ansiedad en la población que está muy preocupada porque ve que el virus aumenta su nivel y llega sin saberse cómo a muchas partes del mundo, ahora, algunos especialistas dicen que la peor contaminación es por el contacto directo de los afectados en los estornudos o tos dejan en el ambiente la saliva, y por ello, las recomendaciones para que se mantengan alejados de los enfermos y mantenga la precaución de la limpieza y atención en las casas y centros de trabajo, evitando las concentraciones y los grupos multitudinarios si no hay necesidad de andar en ellos.

Cuando el gobierno de Japón aclara que detendrá la asistencia a clases de los niños para evitar mayor contaminación, esta es una medida adecuada, pero ellos tienen una formación distinta y una disciplina y respeto a las instrucciones de sus autoridades, por ello, no hay alarma y operan acciones que evitan la mayor contaminación, en el caso de México sabemos que no existen esos factores de control y por esa razón la información y evitar los rumores y chismes es vital para controlar la posible contaminación de grandes núcleos, y para ello, debemos confiar en nuestros médicos y autoridades, si no estamos en condiciones de malestar social que puede causar mucho daño en los mexicanos.

Si el presidente considera que los medios de comunicación son alarmistas en este asunto, lo mejor sería llamar a una gran conferencia donde los especialistas expliquen lo que se requiere en el tema de la información adecuada y confiable, que se pueda brindar a la población en vez de confrontar a los grupos y generar mayor desconfianza. Es lógico que algunos se alarman y generan explicaciones con alarmismo pero no se deben permitir, y para ello, lo más importante es que la comunicación confiable sea generada por los especialistas con todo el apoyo del gobierno en vez de provocar la desconfianza en los medios de comunicación porque si esto continúa, cuando se requiera de sus servicios no tendrán mucho valor, porque desde el poder se generó desconfianza, y ahora, no son tiempos de división y politización, son tiempos de unificación de esfuerzos para evitar una gran tragedia en el país.

Los medios no están en condiciones, ni lo provocan, de generar alarma y desconfianza, a lo mejor, lo que sucede es que la falta de información confiable provoca esa idea, por ello se deben convocar a sus directivos para explicarles y que ellos apoyen el esfuerzo nacional que sirva a los mexicanos, no estamos provocando acciones en contra del gobierno o del presidente, no nos confundamos, creemos que son tiempos de unir esfuerzos ante una tragedia que vemos afecta al mundo. Sabemos, por los expertos que no estamos ajenos a que suframos el que llegue el coronavirus a México, y si esto es real e inevitable pues hay que unificar los esfuerzos, no desconfiarnos y violentarnos los unos contra los otros, la obligación de las autoridades no solamente es informar con valor y honestidad, y para ello, todos los camino de la comunicación se deben unificar para dar una correcta orientación a lo que debemos hacer ante esta crisis de salud que preocupa a todo el mundo. Unifiquemos esfuerzos, no dividamos opiniones por simples caprichos políticos o ambiciones personales o malestar de los unos contra los otros, el tiempo demanda unidad y solidaridad, y esto se logra con unión de esfuerzos no con violentas reclamaciones de unos contra otros…los medios y los comunicadores lo entendemos ahora esperamos la puesta en marcha de acciones unidas con las propuestos del gobierno y la política de comunicación social, no de propaganda política porque no estamos en un proceso electoral, estamos ante una emergencia nacional.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor