1

2,474 vistas

Noviembre 22, 2020 02:33 hrs.

Guillermo Pimentel Balderas › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


El atleta, el profesionista, el ser humano, el amigo y ex compañero en el ISSSTE.
En esta ocasión, escribo en memoria de un gran amigo (aunque casual). Un ex compañero en el ISSSTE. No solamente fue un gran deportista, un formidable atleta, un excelente servidor público, sino también un extraordinario ser humano.
Todos conocen la carrera deportiva de Ernesto Canto, pero muy pocos saben de su transitar profesional.

Ernesto Canto nació en la Ciudad de México un 18 de octubre de 1959. Fue un excelente atleta especializado en marcha atlética. Campeón olímpico de 20 km marcha en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Mexicano, campeón de todas las competencias del denominado ciclo olímpico (Centroamericanos, Panamericanos, Mundial y Juegos Olímpicos), y lo hizo en el mismo ciclo, entre 1982-1984.

En su carrera profesional, Ernesto Canto fue Director General de Prevención del Delito en la Secretaria de Seguridad Pública de la CDMX del 2015 a diciembre 2018. Titular de la División de Deporte y Cultura Física en el IMSS del 2009 al 2013. Director de Actividades Deportivas, Sociales y Culturales, en la Procuraduría General de la República, del 2004 al 2006.

Asesor en Materia Deportiva en el Senado de la República del 2003 al 2004 en la cual se elaboró la Ley Federal de Cultura Física y Deporte. Director General de Actividades Deportivas y Recreativas en la UNAM del 2001 al 2003. Entre otras responsabilidades administrativas en institutos políticos.

Cuando fue Director de Fomento Deportivo ISSSTE de 1998 al 2001, fue cuando lo conocí en persona y entablamos una bonita amistad. Estaba como directora del ISSSTE la periodista Socorro Díaz Palacios (1998-2000).

Fui a presentarme, a decirle que estaba en Comunicación Social del Instituto y a poner a su servicio mi experiencia profesional de periodismo. En varias ocasiones charlamos en sus oficinas que tenía en un edificio ubicado en Plaza de la República, enfrente al Monumento a la Revolución (Ciudad de México).

Siempre muy amable, de mirada cordial y palabra agradable, sencilla; además de charlar sobre deportes, sobre su paso en la primera Legislatura de la Asamblea Legislatura del Distrito Federal (1994-97), como diputado local; también abordábamos el tema del trabajo en el ISSSTE y como se veía venir muy fuerte el cambio de timón.

Y, así fue, llegó Benjamín González Roaro (incondicional de la profesora Elba Esther Gordillo) y los nervios crecían. El nuevo director llegó con su gente (como es costumbre en el gobierno federal) y Ernesto salió para después me tocara a mí.
Ya después supe que el amigo había sido rescatado por la UNAM y se hizo cargo de las Actividades Deportivas y Recreativas.

Muy gratos recuerdos tengo del amigo, del ex compañero de trabajo, del ser humano. Ernesto Canto, una finísima persona que además de incursionar en el ramo deportivo, también fue un formidable servidor público.
Ernesto Canto falleció de un cáncer de hígado y páncreas el viernes 20 de noviembre de 2020 después de varios días hospitalizado al norte de la Ciudad de México. Descanse en paz.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor