1

1,157 vistas

Enero 21, 2014 07:56 hrs.

almomento.mx › todotexcoco.com

Salud Estados › Jalisco


GUADALAJARA, (Al Momento Noticias).- Daniel Hernández Gordillo experto neumólogo del IMSS en Jalisco, resaltó la necesidad de que las personas atiendan debidamente la falta de sueño, con el propósito de evitar consecuencias que afecten su vida diaria y salud.

El titular de la Clínica del Sueño en el Hospital de Especialidades del IMSS en el estado, indicó que la falta de sueño se ha convertido en un problema común cuyas consecuencias implican somnolencia diurna.

Además, puede incrementar la propensión de las personas a sufrir enfermedades cardiacas y cerebrales de fatales consecuencias y a incrementar las probabilidades a sufrir accidentes, dijo el neumólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Indicó que el principal problema para dormir es el insomnio y en la mayoría de los casos, es consecuencia de ansiedad o depresión, de ahí que las mujeres sean quienes más padecen esta forma de falta de sueño en proporción de tres a uno en comparación con los varones.

La segunda causa más frecuente de un sueño deficiente es la apnea obstructiva, esta afecta más a los hombres que a las mujeres y, en este caso, el paciente no tiene dificultad para quedarse dormido, sino que su sueño no es reparador, debido a los ceses frecuentes de la respiración característicos de la apnea.

Un tercer motivo en importancia que interfiere en un sueño reparador es el llamado síndrome de piernas inquietas, que se refiere a la sensación molesta de las extremidades al momento de dormir “es como estar haciendo ejercicio dormido”, y al día siguiente va a sentir que no descansó.

“Querrá ir a descansar otra vez pero una vez que entra en la fase de sueño, el problema se agudiza porque el movimiento de piernas aparece justo al quedarse dormido”, resaltó.

Dentro de estos tres motivos principales de alteraciones del sueño, existen rangos de edad de predominio, destacó el experto, quien indicó que en lo que respecta al insomnio éste inicia desde edades tempranas, a los 20 años en promedio, y persiste hasta la tercera década de la vida, por lo que puede tornarse crónico.

En cuanto a la apnea del sueño, hombres de 40 años en adelante, en especial si son obesos, son los más afectados por esta alteración que no atendida incrementa en el paciente las probabilidades a sufrir infartos ya sea cerebrales o cardiacos, como consecuencia de la interrupción respiratoria y la pobre oxigenación que ésta trae consigo.

En el otro grupo, el de piernas inquietas, señaló que son también jóvenes e incluso adolescentes los más afectados y dijo que si bien se trata de tres motivos importantes que interfieren en un sueño reparador, para cada uno de ellos existen tratamientos muy efectivos.

El médico agregó que el sueño es fundamental para un adecuado funcionamiento físico y mental del individuo, por lo que lo recomendable es dormir de seis a nueve horas por día, no menos ni más de dicho rango.

Al que le falta sueño hay que analizar el por qué no logra un descanso reparador y por lo general hay que medicarlo, y en el caso de la apnea, con el tratamiento llamado CPAP que consiste en conectarse a un equipo portátil que aporta oxígeno continuo a presión, logra resolver su problema.

Cualquiera que sea el origen, la falta o el exceso de sueño deben ser revisadas por un especialista para evitar que sus consecuencias alteren la calidad de vida de la persona, sobre todo porque dichas alteraciones suelen aparecer en individuos aún productivos, refirió el experto.

VER NOTA COMPLETA