Filtraciones por Guardia

1

1,987 vistas

Septiembre 28, 2022 23:32 hrs.

Armando Ríos Ruiz › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Dicen que nada puede permanecer oculto bajo el Sol. Esto viene a cuento porque en la clase política como en todos los núcleos sociales, hay multiplicidad de conciencias, entre las cuales, algunas son incapaces de guardar secretos y en cambio, necesitan expulsar lo que saben, tal vez para sentirse bien consigo mismos o sencillamente, para que se conozcan los hechos como realmente son.
En días pasados fuimos testigos de los alegatos en la Cámara de Senadores para decidir que la Guardia Nacional permanezca en las calles hasta 2028, de acuerdo con la propuesta traicionera del PRI, que colocó a este partido en la antesala de la tumba y a sus correligionarios que la hicieron, en la picota del rechazo social. Porque nada hay más ignominioso entre los hombres, que un acto de traición.
No obstante que para la sesión de esta Cámara hubo orden desde el más alto escalón político, de cooptar decisiones con amenazas, con la compra de los votos a costos millonarios y con otros métodos de intimidación, no fue posible convencer al número necesario para obtener la mayoría calificada y realizar el capricho del Presidente. Por ello, se acordó volver al intento en fecha muy próxima.
Para ello, la nueva orden consistió en llamar inclusive a los mismos correligionarios, a una reunión que no pudo mantenerse en secreto, a recibir instrucciones sobre su comportamiento, como no faltar a la sesión por ningún motivo. Ni por enfermedad ni por ningún pretexto de fuerza mayor. También se filtró que habrá para ellos una derrama de muchísimos millones de pesos, que mejor servirían para causas más justas, porque en este caso, la premura obliga a servir al patrón para que se cumpla otro de sus caprichos, como señalé arriba.
Hasta el dinero que escasea debe servir para la compra de conciencias, mientras la compra de medicamentos para niños con cáncer es secundaria, lo mismo que para otros motivos que de veras urgen. Las causas, o las demandas presidenciales son más urgentes y ’necesarias’, en la mente del que gobierna.
¿Y cómo estarán las cosas de seguras, que hasta tienen que recurrir a derramas pecuniarias entre sus mismos partidarios para asegurar el voto? ¿A tanto llega el miedo o la desconfianza en los suyos, que tienen que asegurarlos con entregas de dinero excesivas? ¿A tanto llega la duda del mandatario, que ordena entregar numerario a sus senadores a cambio de su voto? ¿Así son de leales?
Seguramente, el temor estriba en la actitud psicológica de convencimiento engendrada por la oposición, que en la ocasión anterior logró impedir una decisión inservible a todas luces, de mantener en las calles a la Guardia Nacional, que no serviría más que para complacer un antojo del mandatario, o un plan de engrosar su ejército personal, que no para que realice labores de seguridad, mientras esté ceñida a la estrategia más retrasada mentalmente, de propinar abrazos a la delincuencia.
Además, el mismo Presidente ya anunció que recurrirá a la consulta ciudadana para imponerla contra la misma voluntad de los mexicanos, como lo hizo al principio de su mandato, cuando decidió tirar cientos de miles de millones de pesos en un aeropuerto modelo a nivel mundial, para construir una especie de central camionera que en su desconocimiento visible ha dado en llamar en mejor de Latinoamérica, que ni siquiera es capaz de compararse con el de Tabasco, su estado natal.
Es decir, recurrirá a un ejercicio anticonstitucional, cuando anuncia que será la secretaría de Gobernación la que se encargará de su consumación. Como siempre, con violaciones a la ley, que prevé que es el INE el organismo que tiene todas las facultades para llevarla a cabo, pero no para asegurarle un triunfo. Por ello debe recurrir a las ocurrencias, producto de su estilo personal de gobernar.
Lo que ocurrió entre los senadores mantiene una motivación en la oposición, que ve molesto al Presidente ’porque no le gustan los límites’ y porque ayer estaba en contra de la militarización que hoy promueve él mismo. Esto hace evidente que es un conservador y no un libertador y esto evidencia sus actos y su traición a la historia, en palabras de Emilio Álvarez Icaza, coordinador del grupo plural. Otros confían igualmente, en una resolución en términos parecidos a la anterior. ¡Que así sea!
ariosruiz@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.