1

2,608 vistas

Diciembre 08, 2019 12:50 hrs.

FAPERMEX › tabloiderevista.com

Periodismo Nacional › México Baja California


La UAEH Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y el Colegio Nacional de Licenciados en Periodistas firmaron convenio de colaboración para la edición y publicación de libros, desarrollo de talleres y diplomados.
Este fue el mensaje de la autoridad universitaria:
La autonomía, principio de libertad RAFAEL CADENAS el poeta venezolano, dijo durante la recepción del Premio Cervantes que le fue otorgado en 2018:
Hay palabras tan principales, como libertad, justicia, democracia, civismo y honestidad, que cuando se ausentan de un país, tornan muy difícil para sus ciudadanos el hecho de vivir realmente.
Los innumerables desafíos tanto cívicos como morales que atraviesa el mundo y que amenazan en lo más sensible a la existencia, demandan de manera urgente una nueva actitud humana.

En particular, nuestros hermanos latinoamericanos, así como las circunstancias que se padecen en nuestro propio territorio, nos deben poner alerta con respecto a los principios fundamentales sobre los cuales se sostiene la vida social, la paz entre los individuos y la prosperidad sin exclusiones.

En efecto, las palabras del poeta RAFAEL CADENAS merecen hoy más que nunca ser grabadas sobre piedra y guardadas en el corazón y la memoria.
Como mexicanos, estamos llamados a ser firmes y valientes a fin de asumir la libertad, la justicia y la verdad como auténticas directrices del destino de nuestra patria.

En esa tesitura agradezco la oportunidad de hacer uso de la voz en presencia de hombres y mujeres que, sin duda alguna, representan honorablemente una de las tradiciones más importantes de nuestra cultura y de la cual nos sentimos todos orgullosos: el periodismo mexicano.

En el fondo, la ardua labor que llevan a cabo quienes se encargan de la comunicación y el manejo de la información, comparte con la educación un punto determinante con respecto a la estabilidad política y las libertades de los ciudadanos, el cual, sin embargo, ha sido vulnerado continuamente en detrimento de la dignidad y la paz.
Me refiero, por supuesto, a la verdad y el conocimiento!!!
Para consumar de manera plena nuestro derecho a la democracia, los mexicanos debemos ser capaces de forjar una opinión y un saber concreto de la realidad en la que nos encontramos...
De ello depende la comprensión consciente de nuestras vidas, el presente y el futuro de nuestras familias y seres queridos.

Determina también la suma solidaridad entre los diversos contextos que conviven en el marco de nuestra soberanía, el cual será posible solamente si a partir de un conocimiento veraz y objetivo, logramos reconocernos y aceptarnos como una pluralidad sólidamente unida, a saber, la unión de todas las diversidades… la máxima fraternidad!!!
No ha sido únicamente la ignorancia la que ha puesto en riesgo la paz, ni la que ha dividido a nuestra gente, sino las pautas y debacles que se llevan a cabo en el orden de la información y el conocimiento disponible a la sociedad.
En ese tenor, en 1929, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de México se sublevaron contra una disposición institucional que modificaba sus planes de estudio, sobre la base de un modelo que ponía como prioridad los procesos mecánicos de aprendizaje, antes que el cuestionamiento libre y la cátedra genuinamente abierta a todos los saberes.

Estos jóvenes exigieron al presidente, Emilio Portes Gil, que constitucionalmente le fuera otorgada a todos los universitarios, la facultad de decidir el propio destino de la educación llevada a cabo al interior de su institución, a la par que se establecía la imperiosa necesidad de que el gobierno no pudiera intervenir ni imponer modelos a los procesos de enseñanza de la Máxima Casa de Estudios de nuestro país.
Este derecho a la auto-determinación del proyecto educativo superior mexicano, fue llamado con la más alta vocación poética… AUTONOMIA UNIVERSITARIA.
En la Universidad que me forme y que hoy tengo la enorme distinción de dirigir; La Autónoma del Estado de Hidalgo, este mérito constituye el orgullo más grande en la trayectoria de nuestra comunidad, la cual cumplió este año un sesquicentenario de vida institucional, desde que en tiempos remotos fue llamado el Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios, posteriormente denominado Instituto Científico y Literario, periodo durante el cual conquistamos el reconocimiento a la autonomía en 1948 y finalmente en 1961, constituyéndonos propiamente como universidad.

Hemos sido convocados a su defensa en múltiples ocasiones desde aquel reconocimiento en las postrimerías de la segunda mitad del siglo veinte.
La ocasión más reciente la celebramos como una victoria el tres de octubre, fecha memorable en el histórico de la comunidad académica que los universitarios de Hidalgo nos hemos dado a llamar el Día de la Autonomía, pues en aquel día del 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló en favor de la libertad, respecto al arbitrario intento de modificación a nuestra ley orgánica por parte del gobierno del estado, con la intención de imponer un órgano de control que interviniera en las decisiones colegiadas de nuestra institución, respecto al uso y administración de sus recursos.
Definitivamente, la libertad es un desafío interminable.
Javier Barros Sierra, trigésimo cuarto (34°) rector de la UNAM, ilustre figura en la defensa a la autonomía universitaria.
’Lo que más profundamente molesta a los enemigos de la Universidad es el ejercicio de las libertades democráticas de reunión, de pensamiento y de expresión dentro de nuestra comunidad.’

Entendemos perfectamente e incentivamos entre el alumnado y el cuerpo docente la idea de que así en el aula como en los medios, la manipulación e imposición de los saberes constituye, por todo lo anterior, un golpe de muerte para la democracia y una flagrante herida para la libertad de los individuos.
Los desafíos del periodismo comparten con la histórica lucha por la autonomía el sentimiento y la urgente necesidad de ser dueños de nuestra propia realidad como nación.

Así como a habido terceros que han pretendido amenazar el rumbo y el progreso que ha conseguido el sector académico nacional de manera autónoma, también hay quienes se han obstinado en silenciar la voz del periodismo objetivo, y vulneran con ello, con violencia y vituperio, el derecho inalienable a la libertad de expresión evitando la pretendida corrupción de la verdad..
Del mismo modo como que se ha derramado la sangre de los universitarios a lo largo de la trayectoria del principio autonomista, también han caído miles de periodistas, hombres y mujeres cuyo único afán es defender con absoluta cabalidad todo cuanto entraña la responsabilidad de impartir la verdad y el saber entre los mexicanos.
Por eso, la convicción de nuestros periodistas han sido un elemento de enorme prestigio para los mexicanos, por su valentía, su coraje y su irreductible entusiasmo para atajar la injusticia, la arbitrariedad y la intolerancia cuyo único deseo es acabar con la verdad.
El periodismo serio, responsable y comprometido, busca brindarle al país una circunstanciadonde impere la verdad y la justicia, donde seamos capaces de tomar postura ante los males que amenazan la dignidad, así como hermanarnos solidariamente en favor de la edificación de un país auténticamente libre e independiente para todos.
En ese tenor, amparado por un destino común que nos identifica, concluyo mi intervención en paráfrasis de las palabras de Don TEODORO RENTERÍA ARROYAVE y con ello me sumo a los ideales en ellas inscritas:
’Las adversidades no se hicieron para los periodistas, porque siempre han sido capaces de imponerse a ellas. Es momento de cumplir con la historia. El pueblo está con ustedes porque son reales servidores de la sociedad, servidores sinceros y leales de nuestro México.’
Ante integrantes de Fapermex y CONALIPE, el Rector de la UAEH, Mtro. Adolfo Pontigo Loyola.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor