Imagina un mundo donde soñar sea el mejor trabajo

1

1,399 vistas

Septiembre 11, 2022 22:34 hrs.

Raúl De La Rosa › diarioalmomento.com

Política Estados › México Ciudad de México


La investigación científica y la innovación tecnológica empiezan por imaginar cómo hacer las cosas de forma diferente con lo que siempre las hemos hecho igual. Es decir, por soñar pero entendiendo nuestra realidad.

Los planes y programas de estudio de las Instituciones de Educación Superior (IES) y universidades mexicanas regularmente buscan impartir educación terciaria pero no fomentar e impulsar la investigación e innovación, y sobre esa base impartir educación terciaria como detonadora de la investigación e innovación, lo que sería "un círculo virtuoso" que impactaría en nuestro desarrollo sustentable y sostenido. Particularmente las ingenierías deberían tener ese principio, para que los egresados, mujeres y hombres, tuvieran siempre presente la forma de mejorar y optimizar, no nada más sus trabajos asalariados o de emprendimiento, sino los recursos naturales y el consumo energético para nuestras actividades cotidianas.

Aunque es honesto decir que en México y el mundo sí hay egresados, mujeres y hombres, que están en búsqueda, no nada más del emprendimiento, sino de la innovación para el desarrollo sostenible, sobre todo en la industria de la construcción. Y tomo sólo un ejemplo: casas de madera construidas con bloques tipo LEGO de la empresa belga Gablok.

La empresa Gablok se fundó en 2019 con el objetivo de ofrecer un producto divertido y fácil de usar para todos: casas de madera construidas con bloques tipo LEGO ideadas por un constructor que creó un "kit" (estuche) para casas que cualquier persona puede montar muy fácil, de tal modo que cualquiera que haya jugado con bloques de madera (jenga) o con el famoso juguete LEGO y que ha disfrutado de imaginar algo y construir su idea con sus propias manos, puede construir su propia casa. En Bélgica, Gabriel Lakatos innovó un sistema constructivo inspirado en lo que siempre tuvo enfrente. El kit está integrado con piezas muy similares a las del juego LEGO pero más grandes, con un ajuste perfecto y que pueden ser montadas como los muebles de madera o plástico, o como los aparatos electrónicos, utilizando los manuales que traen en sus respectivas cajas de bloques autónomos, un sistema de suelo y vigas de madera. Así, construir una casa, desde el proyecto hasta la entrega, es simple.

El cliente lleva un proyecto de su futuro hogar. Gablok realiza los ajustes necesarios al sistema constructivo y el kit con materiales y manual de montaje se entrega al lugar donde se construirá la casa. El cliente puede montar los bloques de madera según el dibujo y fijar la estructura con las vigas que vienen con el kit con la mínima ayuda de máquinas, relativamente rápido y sin desperdicio, ya que todo el material del kit está programado para su uso desde la fase del diseño en Gablok. Los bloques son diseñados para recibir las instalaciones eléctrica, hidrosanitaria, de gas o paneles solares, necesarias para una construcción residencial. Una propuesta basada en la imaginación y la creatividad de un juego infantil ya existente.

Toda la ingeniería de diseño y cálculo, lo hace Gablok, dejando al cliente la opción de solicitar su armado o bien, hacerlo con sus propias manos, ya que el kit consiste en bloques independientes, un sistema de suelo adecuado y vigas y dinteles aislados. Sólo se necesitan 8 elementos para construir la casa.

1.- El cliente hace los planos de la casa de sus sueños junto con su arquitecto o ingeniero constructor.
2.- Los planos de construcción se adaptan al sistema de autoconstrucción.
3.- Los elementos individuales se entregan directamente en la obra junto con el plano de montaje.
4.- El cliente arma los elementos de madera según el plano y los fija con las vigas suministradas.
5.- El peso de un bloque de madera es de entre 7 y 9 kg, por lo que no se requiere una grúa u otra ayuda extra. La construcción tampoco requiere tiempo de secado y por lo tanto ahorra mucho tiempo.
6.- No se generan residuos porque cada componente tiene su uso predeterminado.
7.- Cuando la estructura está terminada, se remata con el tejado y el tratamiento de la superficie adecuado.
8.- Finalmente se instalan ventanas y puertas.

Así, una casa modular prefabricada «llave en mano», se instala en 2 días con una cimentación necesaria mínima, para asimilar los sismos y los ciclones. Además, el grosor de los bloques hace que sean casas con un bajo consumo de energía eléctrica por su aislante acústico-térmico que permite conservar su temperatura interna deseada y Gablok invita a instalar paneles solares para ahorra aún más energía.

El costo de una casa promedio de las constructoras de México para ser financiadas por INFONAVIT, cuestan, en promedio, 700 mil pesos (más intereses por el préstamo). Las casas de Gablok costarían 100 mil pesos menos y se ahorraría mucho en el mantenimiento posterior. Es una propuesta interesante y surgida de una formación universitaria basada en potenciar la creatividad. Aunque este tipo de casas han sido utilizadas en Bélgica, ya hay varios emprendedores, hombres y mujeres, y ONGs, que las han empezado a impulsar en Mx.

Pero lo destacable es que de una forma por demás simple y basado en la imaginación y creatividad, se desarrolló una innovación tecnológica en la construcción de casas-habitación y del mundo empresarial. Y eso es lo que debe impulsarse en las universidades mexicanas.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.