La avaricia extrema de la Farmacéutica Gilead debe parar

1

2,154 vistas

Febrero 07, 2023 21:44 hrs.

Redacción › diarioalmomento.com

Economía Estados › México Ciudad de México


El tratamiento para la hepatitis C, Gilead lo vende con una ganancia de hasta 1,000 veces su costo de producción e investigación, el precio de USD $84,000 por paciente es inalcanzable para personas en países pobres y de renta media.

Un mes de tratamiento Truvada, para VIH, cuesta hasta USD $2,000, cuyo precio ha aumentado hasta 50% desde su lanzamiento.


Ciudad de México .- AIDS Healthcare Foundation (AHF) convoca a defensores sociales, activistas y aliados a sumarse a la protesta global frente a las prácticas comerciales abusivas de la farmacéutica Gilead Sciences (GILD) quienes privan a millones de personas en el mundo del acceso a medicamentos que salvan vidas.



Una vez más, la organización más importante de respuesta al sida en el mundo: AHF, sale a las calles para llamar la atención de la opinión pública, líderes y mandatarios ante las prácticas inmorales a nivel comercial en el mercado de los medicamentos para VIH, hepatitis y COVID-19, por la farmacéutica Gilead Sciences.



Gilead está obligada a rendir cuentas de sus precios injustificadamente exorbitantes que aplican en medicamentos indispensables para salvar vidas, lo que daña irreparablemente a personas en países de ingresos bajos y medios, para quienes acceder a tratamiento de VIH, COVID-19 y hepatitis es un lujo.



’Gilead Sciences es una compañía con sede en los Estados Unidos considerada entre las 15 biofarmacéuticas más grandes del mundo y es inmoral el monto de sus ganancias a costa de la vida de las personas, tenemos una larga historia en desafiar a las compañías farmacéuticas, incluida Gilead, por su codicia y por sacar provecho de las personas más vulnerables y enfermas del mundo", dijo Patricia Campos, Jefa de la Oficina de América Latina y el Caribe de AHF.



Tan solo en 2021, generó más de 27 mil millones de dólares en ingresos, de los cuales pagó bonos a su CEO Daniel P. O’Day por más de USD 19 millones. Gilead fija los precios de sus medicamentos contra el VIH y la hepatitis C fuera del alcance de las personas, incluso, se niega a registrar algunos medicamentos en países en desarrollo y bloquea los intentos por introducir versiones genéricas accesibles de sus fórmulas.


El caso de la hepatitis C es una muestra, de acuerdo con los propios informes de la compañía, el tratamiento de Harvoni (ledipasvir/sofosbuvir) que cura la hepatitis C, puede llegar a costar hasta USD $84,000 dólares, es decir un aproximado de USD $1,000 dólares por comprimido, esto es hasta 1,000 veces el costo de producción, incluyendo la inversión en investigación. Por ello miles de personas de países de renta media y baja mueren cada año sin acceso a este eficaz medicamento que cura la enfermedad.



Otro caso es el antirretroviral Truvada para VIH, el cual ha aumentado de precio inexplicablemente hasta en un 50% en los 6 años de su existencia. Truvada se consigue actualmente en casi $2,000 dólares para un suministro de 30 días, prácticamente impagable para cualquier persona, incluso en países desarrollados.



Además, la empresa ha conservado las patentes sucesivas, conocidas como "perennes" por más de 20 años, lo que le genera miles de millones de dólares por el monopolio sobre los medicamentos antirretrovirales más efectivos y mejor tolerados para tratar el VIH.



Gilead posee la patente de Remdesivir en 70 países, y no hay sitio de producción para el medicamento fuera de los Estados Unidos. Ante la elevada demanda del tratamiento, Médicos Sin Fronteras (MSF) dice que Gilead está aprovechando el monopolio de patentes para limitar el acceso al medicamento y evitar la competencia genérica. Mientras tanto, millones de personas con COVID-19 corren el riesgo de morir debido a la falta de acceso a tratamientos efectivos.



AIDS Healthcare Foundation (AHF) llama a los entes reguladores a nivel global a obligar a la farmacéutica a modificar su estrategia de precios, al tratarse de un asunto de interés nacional y mundial de salud pública. Además de emitir declaraciones emergentes que obliguen a Gilead Sciences (GILD) a ceder su propiedad intelectual por razones humanitarias para que países pobres y de renta media produzcan genéricos de los medicamentos que salvan vidas.



Con la movilización en la Ciudad de México y otras acciones en 45 países, AHF lleva su campaña a nivel mundial para crear conciencia sobre las prácticas vergonzosas de Gilead y exigiendo a la compañía que haga lo siguiente:



1. Dejar de promover patentes evergreen sobre medicamentos existentes contra el VIH/sida como Truvada: esto es explotación, no innovación.

2. Flexibilizar la patente para la producción genérica del medicamento contra la hepatitis C Harvoni (ledipasvir/sofosbuvir) a todos los países de ingresos bajos y medios, sin excepción.

3. Mientras dure la pandemia de COVID-19, venda o licencie Remdesivir para distribución genérica a un precio sin fines de lucro.

4. Licenciar tecnología para la producción de tratamiento para la meningitis criptocócica a fabricantes genéricos.

5. Vincular la compensación ejecutiva con el impacto en los resultados positivos de salud pública y el acceso a los medicamentos en los países en desarrollo.



Como organización líder mundial contra el VIH/sida con más de 1,7 millones de pacientes atendidos en 45 países, es nuestra responsabilidad en AHF tomar una posición y llamar a Gilead para que los gobiernos y los líderes de la toma de decisiones de todo el mundo ejerzan presión colectiva sobre ella para priorizar vidas sobre ganancias obscenamente altas.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.