La violencia en México salta a la cancha: diario El País - Saldo de 22 heridos, 14 hospitalizados –dos de ellos graves—tras la batalla campal en el juego Querétaro contra Atlas - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

825 vistas

Marzo 07, 2022 01:07 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+No hay confirmados decesos, hasta el momento, pese a que versiones periodísticas la víspera mencionaron 17

+’Golpes, golpes y más golpes, con armas blancas, sillas, puñetazos...’, describe el diario español

+Historia, agrega, ha dejado ’imágenes para el olvido’, hombres y mujeres con niños en brazos

+En el país hay más de 100 mil muertos a manos de la delincuencia organizada a la mitad del sexenio de AMLO

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).- Narra, descarnado, crudo, certero, Diego Mancera, corresponsal del diario El País --en más importante de habla hispana en el mundo--:

’El horror de la violencia en México ha emergido también en el futbol’.

Este sábado, detalla el periódico en la edición de hoy, en lo que parecía un ’rutinario partido’ de la Liga mexicana ’se desató una monumental batalla’ en las tribunas que ’ha dejado imágenes para el olvido’, con hombres y mujeres con niños en brazos:

"Golpes, golpes y más golpes, con armas blancas, sillas, puñetazos..."

Por fortuna, hasta el momento no hay muertos qué lamentar. Según información oficial, hubo 22 heridos. De ellos, 14 están hospitalizados y dos se encuentran graves. Se llegó a hablar en redes sociales de 17 decesos, poco después de la inconmensurable gresca generalizada.

Sigue El País:

’Cuesta encontrar en la hemeroteca reciente secuencias de violencia extrema como la que mostraron los supuestos hinchas del Querétaro y el Atlas’.

En torno a las 22.00 (hora local), el primer informe oficial apuntaba a un saldo de 22 heridos, nueve fueron trasladados al hospital, al menos dos de ellos graves.

Sigue Mancera:

Se trata de un suceso que trasciende el ámbito del futbol y refleja "con crudeza tanto la violencia que carcome México como la inoperancia de las autoridades, bien sea de la policía, ausente en el estadio La Corregidora’.

En los primeros tres años del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador –el diciembre pasado—ocurrieron más de 100 decesos a mano de la delincuencia organizada. Según el gobierno de Estados Unidos, los carteles de la droga de México controlan más del 30 por ciento del territorio nacional de dos millones de kilómetros cuadrados.

La Liga había permitido que se jugasen tres partidos después del suceso, ’como si no hubiese ocurrido nada’, critica el reportero.

Cerca de la medianoche, la organización decidió suspender todos los partidos en México.

Se habían jugado poco más de 60 minutos del partido entre el Querétaro y el Atlas cuando las agresiones entre los hinchas empezaron a robar la atención de lo que ocurría en el campo.

’Alarmados por la virulencia de las peleas’, centenares de aficionados bajaron a la desesperada al césped para resguardarse de las palizas que se sucedían en las gradas y que luego se extendieron por el terreno de juego y los aledaños del estadio, agrega el diario español.

Los jugadores de ambos equipos buscaron refugio en los vestuarios.

¿Qué desató la batalla campal?, pregunta Mancera.

’No está claro’, se responde, y se desconocen episodios de violencia entre los aficionados de ambos clubes hasta hoy.

Todo indica que fue una insulsa gresca en una zona del estadio entre seguidores de ambos equipos. Y que, por la falta de elementos de seguridad para contenerla, se extendió por todo el inmueble como incontenible bola de nieve.

Describe el corresponsal que los hinchas ’cruzaban el campo huyendo de los golpes. La seguridad del estadio, deficiente y desbordada, no podía más que guiar a los aficionados hacia los túneles de salida’.

En las imágenes no se ven policías.

El guardameta del Querétaro, Washington Aguerre, pedía a sus hinchas que se tranquilizaran, aunque nadie pareció hacerle caso.

En el otro lado del campo, un aficionado cubierto de sangre imploraba para que le dejaran de dar de puñetazos. En el centro, un aficionado rojiblanco protegía a su pareja de las patadas de un grupo de hombres desaforados.

En el exterior del estadio las golpizas seguían. Grupos de aficionados del Querétaro, equipo local, desnudaron a sus rivales y les propinaban todo tipo de golpes.

Pese a ya estar noqueados y empapados de sangre en el pavimento, seguían recibiendo patadas y correazos. El terror nunca antes visto en un partido de futbol en México.

Escenas que hicieron pensar en lo peor: fallecidos.

Las declaraciones de condena no se hicieron esperar, pero de poco parecían servir a esas alturas.

’Inadmisible y lamentable la violencia en el estadio La Corregidora. Se castigará ejemplarmente a los responsables por la ausencia de seguridad en el estadio’, condenó Mikel Arriola, el presidente de la Liga MX.

’Nuestro compromiso es actuar para que no haya impunidad ante estos hechos’, agregó más tarde Arriola, quien dejó entrever que existe la posibilidad de expulsar del campeonato al Querétaro.

El gobernador del Estado, Mauricio Kuri, apuntó directamente contra el club:

’La empresa propietaria de Gallos e instituciones deberán responder por los hechos’.

Entre Querétaro y Atlas no hay rivalidad de por medio, sin embargo, los Gallos ya habían protagonizado un episodio de violencia en octubre de 2019 cuando sus aficionados comenzaron una batalla en las gradas contra los hinchas del Atlético de San Luis, la franquicia del Atlético de Madrid en México.

Esa vez solo hubo una amenaza de veto del campo por parte de los altos mandos del fútbol mexicano y volvieron a la normalidad.

En 2015, los radicales del Atlas invadieron el campo en un partido contra las Chivas, su máximo rival, con apenas 54 minutos de juego.

La barra del conjunto rojinegro bajó al campo a increpar a sus futbolistas que perdían 4-1, los policías también perdieron el control los primeros minutos, pero lograron proteger a los futbolistas y cerrar las entradas a la cancha.

Esa vez solo se contabilizó a una decena de heridos y ningún muerto.

La Federación Mexicana de Futbol multó al club con dos partidos sin seguidores en sus tribunas.

Y habrá cosas peores en un país roto por la violencia.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.