1

815 vistas

Febrero 05, 2024 00:11 hrs.

Raúl De La Rosa › diarioalmomento.com

Política ›


Una vez que hay claridad sobre la Química, el Laboratorio y el Laboratorio Químico Clínico, debemos entender que una de las razones del incremento del gasto en salud, en todo el mundo, ha sido el espectacular desarrollo de la tecnología médico-bioquímica, lo cual ha ampliado las posibilidades diagnósticas y de tratamiento. La información que recibe el equipo de salud no se basa suficientemente en la evidencia científica, por lo cual los avances tecnológicos que se incorporan a la asistencia diaria están influidos por las estrategias del marketing empresarial que no ve a la salud como fin sino como un medio de acumulación de riqueza económica.

Un gran obstáculo para la evaluación y regulación de la tecnología de salud es la escasez de evidencias, tanto científicas como económicas disponibles y a pesar de la creciente difusión de la literatura acerca de los medios de diagnóstico, existen pocas investigaciones sobre sus costos, beneficios y grado de accesibilidad.

Por ello, todos los sistemas de salud afrontan el doble reto de trabajar con recursos limitados y que las expectativas del público y de las autoridades van en aumento. Se espera que el equipo de salud utilice los recursos de las instituciones y produzca resultados de mayor calidad. Pues el éxito de cualquier diagnóstico médico está condicionado a una serie de elementos que deben abordarse en forma integrada, entre los cuales el análisis químico de las muestras de los pacientes constituye un factor clave.

La tecnología tiene una función significativa y muchas veces decisiva en el proceso del diagnóstico, por lo cual una parte muy importante de la gestión del laboratorio de análisis químico clínicos es la incorporación de tecnologías apropiadas y su difusión, como soporte para el desarrollo de los servicios médicos. Tanto el funcionamiento como las aplicaciones de éstas tecnologías no siempre son suficientemente conocidas por el equipo de salud, por lo cual su utilización no genera los beneficios esperados e inversamente, en ocasiones, se hace uso incorrecto de la metodología disponible, indicando en primera instancia análisis químicos clínicos que no justifican su uso y el laboratorio, para satisfacer esa demanda, utiliza insumos y personal no contemplados en la planificación.

Los bioquímicos responsables de la planificación de los laboratorios deben difundir información oportuna para facilitar la corrección del uso inapropiado de la tecnología, recomendar la mejor opción y evitar consecuencias no previstas. En la actualidad, el escenario del laboratorio clínico es muy complejo, dado que implica una tarea multidisciplinaria de diversas especialidades de la Química, de la Medicina y de carreras afines como la biología, además de otras no tan afines, como la Administración, la Gestión de Recursos Humanos y la Informática.

En el desarrollo del diagnóstico médico, la clínica debe preceder a los estudios complementarios de apoyo, con los cuales está estrechamente relacionada y es un proceso que no puede desarrollarse de manera inversa. Aunque en sí, la cuestión no es crear una oposición entre ambos elementos sino de comprender que la mayor indicación de análisis a un paciente no es sinónimo de mayor calidad de la asistencia de salud. Y eso lo sabe muy bien la sociedad mexicana.

Suena pretencioso pero es indispensable explicar que es posible, en primera instancia, utilizar tecnología sencilla como complemento de la clínica, cumpliendo con los requisitos de calidad necesarios, sin necesidad de recurrir a metodologías costosas que en la mayoría de los casos no agregan valor al diagnóstico clínico.

Pero en un futuro seguiremos abordando éste determinante tema de todo sistema de salud pública de cualquier país como Mexico.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

La Química clínica en México y su tecnificación

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.