¿Le gustan las bromas? - Perfil de México - Cuauhtémoc - diarioalmomento.com

1

1,013 vistas

Agosto 29, 2021 22:12 hrs.

Armando Ríos Ruiz › tabloiderevista.com

Política Nacional › México Ciudad de México


¿Se acuerdan de Ernesto Zedillo? Cuando era Presidente gustaba de hacer bromas. Pero todas le resultaban desangeladas. No tenía ingenio, gracia o simplemente talento para la comedia. Seguramente, sus acompañantes, conocedores de esta faceta, ensayaban antes para que la risa que expresaban saliera más o menos natural.
Otros políticos no necesitan mucho para armar de inmediato un escenario mental visiblemente chistoso. Porfirio Muñoz Ledo es poseedor de esa chispa que lo hace inventar a la velocidad de la luz, cosas bastante simpáticas. Siempre tiene una expresión graciosa de los eventos a los que acude. Me ha tocado escucharlo infinidad de ocasiones.
El actual mandatario es también proclive a inventar lo que quisiera ser un chiste. Tal vez lo sea para sus simpatizantes, capaces de festejarle hasta una mentada como si fuera la expresión más festiva. La verdad es que tampoco se le da. Está bastante lejos de ser creativo y lo que dice de manera chusca, sólo aporta para la crítica. Al fin es un hombre público.
Cervantes dijo una vez que hacer reír es obra de grandes ingenios. No cualquiera lo tiene. Por lo tanto, muchos, los políticos principalmente, deberían abstenerse, porque corren el riesgo de que les publiquen lo que luego se convierte en verdaderas necedades. Muchas veces hasta ofensivas, como ocurre hoy en día. Aunque hoy, la finalidad no parece hacer reír, sino insultar.
Pero hasta en eso falla. Acaba de ’bromear’ con la ocurrencia de que para 2024, año de elección presidencial, el ’bloque conservador’ debería tener como candidatos a ’puras finísimas personas’. Mencionó como ejemplos a los periodistas Carlos Loret de Mola y a Joaquín López-Doriga.
Se notó a leguas que citó los nombres de las personas que no son de su agrado ni para mencionarlos. Pero para el ejemplo, era forzoso pronunciar sus patronímicos. Mencionó al dirigente de Coparmex, acusado antes de estar dedicado a fabricar complots, Movimientos subversivos en su contra y otras suposiciones, que fueron debidamente contestadas en su momento.
Pero la respuesta de López-Dóriga no se hizo esperar. Era forzosa, cuando quien profiere semejante gracejada es demasiado frágil.
Cuando habla de historia, la disciplina que supuestamente domina, es cuando resulta chistoso por todas las barbaridades que dice. Una ocasión, por recordar una de tantas, sostuvo que hace 10 mil años, cuando en Estados Unidos apenas había búfalos en sus praderas, en México ya había universidades e imprentas. Pero el animal es de África y de Asia. En América se da el bisonte.
No era broma. Lo dijo en serio. En un artículo que publiqué en Excelsior, señalé que además, en una de esas universidades habría estudiado el hombre de Tepexpan y que seguramente era periodista que utilizaba las imprentas de la época, pero sin coincidir, ya que fue inventada por Gutenberg en el año 1440, de acuerdo con datos aportados por los historiadores y registros del momento.
Joaquín López-Dóriga le respondió que es en su gobierno en donde están las finísimas personas. Como Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz, que ve volar tranvías de México a Toluca (lo último es de un servidor). Ahí está otro: Gerardo Fernández Noroña, a quien por cierto, denominan en el gremio de la comunicación como Gerardo Fernández La Roña, debido a lo infinitamente corriente de su personalidad. ’Tanto, que da toques’, dicen los periodistas.
Le mencionó a René Bejarano, conocido como El señor de las ligas. Al diputado Huerta que aún ostenta el cargo y a muchos más. Si algo sobra en este sexenio son precisamente las finísimas personas. Pero nuestro Presidente no tiene una mente iluminada que le permita pensar para hacer. Es totalmente al revés: siempre hace para pensar. Aunque eso de pensar, no podría demostrarlo nadie. Ni siquiera sus amlóvers.
Pero hay que reconocer que gracias a él, siempre hay temas para escribir.
ariosruiz@gmail.com






VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor