1

542 vistas

Agosto 27, 2020 20:03 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Gota que derramó el vaso, goleada 2-8 ante Bayern Munich en Champions League

+Interesados en sus servicios, equipos élite del futbol europeo

+Clamor generalizado exige renuncia del presidente del club culé, Josep Maria Bartomeu

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/agencias).– Como pocas celebridades en el mundo, el rostro –por lo general contrito– del astro argentino Lionel Messi, 33 años de edad, recorre el planeta después de la decisión que tomó sobre abandonar el Barcelona tras la infausta goleada 2-8 contra el Bayern Múnich, en la pasada Champions League.

La telenovela –que no augura final feliz– entre el FC Barcelona y Lionel Messi, con 17 años enfundado en la camiseta culé, está dando sus primeros pasos y el mundo ya se hizo eco de ella.

Después del anuncio por burofax del astro argentino, anunciando su intención de que se haga efectiva la cláusula de su contrato de 700 millones de euros que le permite salir prácticamente libre, mucho se habló de lo que puede pasar con su futuro, en buena medida gracias a los desatinos del presidente Josep Maria Bartomeu.

La prensa internacional, incluida la mexicana, se hizo eco de la determinación del argentino, drama que viven los amantes de su futbol. Diarios de información general también lo llevaban en sus tapas.

’Messi shock: abandona el Barcelona’ titularon desde el periódico italiano Corriere dello Sport: ’Leo en el mercado: PSG, City, pero Moratti…’, publicaron, acerca de la influencia que podría tener el ex presidente de la institución neroazurra para que ’La Pulga’ termine fichando por el Inter.

’Quiero irme del Barça’, ’Se quiere ir’, ’Adiós por burofax’ y ’Messi se despide del Barsa’, son algunos de los encabezados que compartieron desde España.

El envío del burofax de Leo Messi al Barcelona para hacer oficial su intención de marcharse ha sido el epílogo de una crisis institucional, económica y deportiva que se venía cociendo desde el curso después del triplete conquistado, una noche de 2015 en Berlín, y que está poniendo definitivamente a prueba la resiliencia de Josep Maria Bartomeu en el sillón presidencial.

Ninguna otra noticia que pueda acontecer en los próximos días, semanas, meses y años causará tanto impacto negativo en el barcelonismo como el adiós del mejor jugador de su historia, quien está cerca de irse del club de su vida de la peor manera posible

En el carrusel de reacciones que tuvieron a última hora, no tardó en salir Jordi Farré, precandidato en las elecciones del 2015 y quien ya se ha postulado de cara a las siguientes, para anunciar que hoy miércoles por la mañana solicitaría una moción de censura. Y así lo ha hecho a primera hora.

Hace unas horas, desde su anuncio de su deseo de salir del equipo, varios importantes clubes –elite del balompié mundial, se interesaron en sus servicios: Manchester City, Manchester United, Paris Saint Germain e Inter de Milán.

Minutos después de que Víctor Font dijera que su precandidatura apoyaría la moción de censura anunciada en julio por el colectivo ‘Cor Blaugrana’, la asociación ‘Manifest Blaugrana’ emitió un comunicado en el que explicó que el viernes presentará una moción si, antes de esa fecha, Bartomeu no consigue reconducir la situación de Messi y dimite junto a su junta directiva.

Joan Laporta, presidente del Barcelona de 2003 a 2010, también consideró que Josep Maria Bartomeu y su junta directiva ’tienen que dimitir inmediatamente’ después del burofax de Messi.

’Han ido minando la moral de Messi para salvarse ellos del descalabro económico y deportivo que han creado’, lanzó.

Crisis postpandémica

Bartomeu podría pasar a la historia como el presidente que dejó escapar a Neymar y a Messi en un mismo mandato. La situación económica actual dificultará la salida del ’10’.

El balompié europeo, español en particular, enfrenta uno de los mercados veraniegos más duros de los últimos años. Evidentemente, el coronavirus y el confinamiento no ha sido agradable para nadie. Aun así, gracias al cierre de las entradas de público a los estadios, Bartomeu ha evitado las pañoladas –protestas– constantes que de seguro habría tenido.

Mucho se ha hablado de la lapidaria sentecia de Messi, tras charla con el nuevo técnico, Ronald Koeman:

’Me veo más fuera que dentro del Barça’.

Está claro que el argentino no pasa su mejor momento con la elástica blaugrana, pero ¿Qué equipo podría afrontar el fichaje de Messi y el pago de su salario?

Sería irresponsable, por parte de cualquier presidente, hacer un traspaso de esas características, el mismo año que le pides a tu plantilla que se rebaje el sueldo.

De no estar viviendo la situación actual, de seguro que, más de un equipo ya hubiera puesto alguna oferta sobre la mesa. Parece que, a pesar de todo, Bartomeu no pasará a la historia como el presidente que dejó escapar a Neymar, tras el pago de la cláusula hace ya tres años, y a Lionel Messi, el mejor jugador de todos los tiempos.

Y es que en el contexto actual, con todos los clubes del mundo sufriendo todavía las secuelas del confinamiento y las consecuencias económicas del cese de las actividades con público, resulta difícil de imaginar que ningún club asuma la astronómica ficha del crack argentino y pague un traspaso por él al FC Barcelona.

Podría irse libre

Más allá de que su ficha es inasumible actualmente para ningún equipo, debemos recordar que Messi está a cuatro meses de negociar su futuro libremente con cualquier otro equipo, si acaba tomando esa decisión.

El terminar su contrato el día 30 de Junio del 2021 le permite, seis meses antes, empezar a contactar con otros clubes. De esta forma el club que se hiciera con los servicios del argentino solo tendría que hacerse cargo de su ficha y no de su traspaso.

Olvidando de que la situación que vivimos pondrá muy difícil la salida de Leo en el mercado de verano, no hay que olvidar que el único motivo por el que Messi no está haciendo las maletas es que no hay un club con el suficiente potencial económico como para hacerse cargo de su ficha.

Ya no se queda porque quiere, sino porque no puede irse.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor