Messi: indiscutible campeón del ’mundial de la vergüenza’

1

3,460 vistas

Diciembre 18, 2022 19:53 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+Primer título de La Pulga

+El tiempo reglamentario terminó 2-2

+La prórroga acabó con un 3-3, y luego llegaron los penales

+Que ganó la albiceleste 4-2, el último giro de la "final más extraordinaria" en la larga historia de este torneo, según The New York Times

+ Kylian Mbappé de Francia, parece ser su heredero en el escenario mundial

+Anota tres, convirtiéndose en el primer jugador en marcar un triplete en una final de la Copa del Mundo en más de medio siglo


Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/Agencias).- Amarga, sombría, infausta, corona.

Que no se olvide que Argentina es tricampeón del ’mundial de la vergüenza’ –según organismos defensores de derechos humanos, desde 2010, cuando fue designada sede, en Qatar hubo alrededor de siete mil trabajadores de la construcción muertos. Amén de la violación a los más elementales derechos humanos--.

Y no es más ’pecho frío’:

Porque Lionel Messi tuvo que esperar, esperar y esperar.

Tuvo que esperar a los 35 años.

Tuvo que esperar hasta haber perdido una final de la Copa del Mundo.

Tuvo que esperar luego de que parecía que la había ganado para Argentina en el tiempo regular.

Y tuvo que esperar luego de que creyó que había derrotado a Francia una vez más en tiempo extra.

Tuvo que esperar incluso después de que anotó dos goles, pero Kylian Mbappé de Francia, quien parece ser su heredero en el escenario mundial, anotó tres, convirtiéndose en el primer jugador en marcar un triplete en una final de la Copa del Mundo en más de medio siglo.

El tiempo reglamentario terminó 2-2; la prórroga acabó con un 3-3, y luego llegaron los penales, que ganó Argentina 4-2, el último giro de la final más extraordinaria en la larga historia de este torneo.

Solo entonces, la espera de Messi, su agonía, llegó a su fin. Solo entonces podría al fin reclamar el único premio que se le había escapado, el único honor que anhelaba por encima de todos los demás, el único logro que podría consolidar aún más su estatus como el mejor jugador que ha jugado este deporte: darle una victoria de la Copa del Mundo a Argentina, su tercera copa en la historia pero la primera desde 1986.

Una energía agreste y en carne viva se había acumulado en Argentina a lo largo del torneo. Fluyó por las calles de Doha, repleta de decenas de miles de hinchas argentinos en el último mes. Se desbordó desde las gradas durante los siete juegos del país, una energía pulsante y urgente.

Los jugadores también lo sintieron, su euforia después de cada victoria era un poco más intensa, un poco más desesperada, la presión de no solo acabar con la espera de 36 años de Argentina para tener una tercera Copa del Mundo, sino de asegurar la apoteosis de la carrera de Messi los impulsaba y quizás agobiaba por igual.

Messi, de 35 años, había dicho que esta sería su última Copa del Mundo, su última oportunidad de experimentar una alegría que él y muchos de los aficionados no habían sentido nunca en sus vidas.

Todo lo que hizo Argentina en Catar fue al extremo. Su derrota ante Arabia Saudita hundió al equipo en la desesperación. Sus victorias posteriores desataron un júbilo ferviente y desenfrenado.

Llegado el momento, no obstante, Argentina pareció llevar la carga con ligereza.

Donde Francia parecía floja e incierta, el equipo de Lionel Scaloni era nítido y decidido. Ángel Di María, devuelto al equipo, atormentó a Jules Koundé en la izquierda de Argentina; Messi merodeó, atraído por un radar que ha perfeccionado en las dos últimas décadas y que lo lleva a donde sea que causa más aprietos.

Para el medio tiempo se había establecido y reforzado la supremacía argentina.

Di María, la notable amenaza de ataque del partido, había logrado un penalti decididamente suave por una falta de Ousmane Dembélé; Messi lo convirtió diligentemente y sus colegas de equipo lo cambiaron mientras los seguidores de Argentina se derritieron en un deleite.

Lo que vino a continuación, sin embargo, fue la obra maestra de su selección: cinco pases, realizados en un parpadeo, barriendo a Argentina de un extremo a otro de la cancha, culminando en un gol que iguala, por lo menos, a cualquiera de los anotados en una final mundialista en el último medio siglo.

Di María lo concluyó y hubo papeles de reparto estelar para Alexis Mac Allister y Julián Álvarez, pero pendió de un solo toque aterciopelado de Messi, de pie en la línea de medio campo, un momento de alquimia que tomó las materias primas más comunes y corrientes y las convirtió en algo dorado.

Y eso, en el momento, parecía que era todo. Gran parte del torneo había habido una selección francesa, superada en cuartos de final por Inglaterra y por Marruecos en partes importantes de la semifinal.

El control que fue la marca de su victoria en Rusia hace cuatro años brillaba por su ausencia. Parecía ser un equipo que vivía incómodo en el borde.

Deschamps hizo lo que pudo para que su selección volviera al juego, al sacar tanto a Dembélé como a Olivier Giroud antes del medio tiempo.

Una acción audaz y decisiva y, a partes iguales, un pánico total y ciego.

Hizo poca diferencia.

Francia apenas asestó un golpe a Argentina.

El tiempo parecía correr en su reinado como campeón mundial.

Bastaron precisamente dos minutos para que todo cambiara.

Para que la concienzuda labor de Argentina en este partido, en este torneo, se viniera abajo. Nicólas Otamendi, el defensa central canoso, calculó mal un pase bastante sencillo, lo que permitió que Randal Kolo Muani, uno de los suplentes de Francia, se le escapara; cuando se recuperó, tiró al delantero.

Los franceses consiguieron un penalti, convertido por Mbappé, y con eso un rayo de esperanza.

Argentina apenas recuperaba la compostura cuando llegó el martillazo: Messi se halló holgazaneando con el balón, un toque hábil de Marcus Thuram y una primera volea feroz de Mbappé, que pasó zumbando ante el agarre desesperado de Emiliano Martínez.

Los jugadores de Argentina se desplomaron, sin aliento.

Habían estado tan cerca, y en un instante estaban tan lejos como siempre.

Por un rato parecía que las esperanzas de Argentina no se extenderían más lejos de llegar a un tiempo extra, y luego aferrarse a los penales.

Messi, sin embargo, volvió a intervenir, decidido a no aceptar un final que no había escrito. Cuando Hugo Lloris bloqueó un tiro de Lautaro Martínez, ahí estaba Messi para llevar el balón a la meta.

Festejó, entonces, como si supiera cuán cerca estaba, cuán cerca estaba su equipo. No contaba con la propia determinación de Mbappé, decidido a ser el amo de su propio destino.

Su disparo lo manejó Gonzalo Montiel, con 117 minutos de juego, intervino para parar el penalti, para completar su triplete en una final de Copa del Mundo y asegurar que el juego llegara a la final de la conclusión más dulce y cruel, imaginable.

Mbappé anotó. Messi anotó. Pero Kingsley Coman y Aurelién Tchouámeni no lo hicieron, y eso dejó a Montiel, el lateral derecho, que intentara el disparo que haría eco por los siglos. El rugido de la hinchada argentina cuando la pelota golpeó la red pareció horadar el cielo. Messi cayó de rodillas, abrazando a sus compañeros. Su espera había concluido al fin.

Finalmente llega hasta sus compañeros, y la levanta. Los fuegos artificiales estallan. Y ahí están: Lionel Messi y Argentina, campeones de la Copa del Mundo 2022.

Buenos Aires querido

Tras intensas celebraciones, el público del Parque Centenario, en el oeste de Buenos Aires, ha permanecido unido, en su mayoría en silencio, observando la entrega de trofeos.

Un mar de rostros sonrientes, aliviados, eufóricos.

Niños en hombros, adultos en los árboles, un grupo numeroso colgado de una valla para poder mirar. Al ver a Messi recibir el trofeo,

Federico Polo, de 19 años, dijo:

’Es el final que todos necesitábamos’.

Aquí viene el sonido. Messi sigue a Scaloni al escenario y recibe abrazos de la realeza, futbolística y de otro tipo, y ahora espera junto al trofeo al emir e Infantino.

El emir le pone una túnica árabe sobre los hombros a Messi y ahora este se frota las manos.

Quiere el trofeo. Infantino lo sostiene un poco más de la cuenta, por supuesto, pero Messi lo tiene ahora, frotando su parte superior como la cabeza de un bebé recién nacido.

Los jugadores argentinos, separados cuidadosamente por un funcionario de la FIFA y presentados por su nombre, suben las escaleras de uno en uno para recoger sus medallas de ganadores. La ovación para Messi, que irá al último, será ensordecedora.

El equipo de Francia recibe una guardia de honor de los argentinos cuando se acercan a recibir la medalla que ningún jugador desea. Algunos se detienen para estrechar la mano o darle un abrazo a un compañero de club argentino o a un amigo.

El futbol a este nivel es un mundo más pequeño de lo que uno cree: el PSG, el Tottenham y el Atlético de Madrid son algunos de los equipos que emplean hoy a jugadores de ambas selecciones.

Mbappé, con su triplete, supera a Messi para llevarse el Botín de Oro como máximo goleador. Sin embargo, parece destrozado por tener que ir a recoger el premio. Messi es el siguiente: el secreto peor guardado en Catar es que es el ganador del Balón de Oro como mejor jugador del torneo.

Se da la mano y tiene que bajar al escenario para hacerse fotos; a mitad de camino se cruza con el trofeo del Mundial en su soporte y no puede resistirse: se detiene y le da un largo beso.

Entre los dignatarios que subirán al escenario se encuentran el presidente de la FIFA, Gianni Infantino; el emir de Catar, Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani; el presidente de Francia, Emmanuel Macron, pero NO el presidente de Argentina, Alberto Fernández: decidió que sería mejor quedarse en casa.

Esta entrega de trofeos y medallas será típicamente exagerada, para la FIFA y definitivamente para este Mundial. Francia, campeón hace cuatro años, recibirá primero sus medallas de subcampeón, y luego Argentina las suyas.

Y solo entonces, el menudo mediocampista rosarino subirá a recoger el trofeo que ha perseguido durante toda su vida.

Los hijos de Messi, para su inmensa alegría, han llegado a la cancha, con su padre.

El padre de Messi también se une y está solo un poco menos lloroso que la madre de Messi.

Consideremos a Kylian Mbappé, el primer hombre desde 1966 en marcar tres goles en una final del Mundial.

Este tipo de actuación normalmente terminaría con una medalla de ganador, no con una triste derrota. Mbappé estaba tendido en el césped con celebraciones argentinas a su alrededor.

Finalmente salió, con una mano del presidente Emmanuel Macron, quien saltó a la cancha para consolar a los campeones derrotados. Macron y Mbappé tienen una relación especial.

Fue el presidente francés quien convenció este verano a Mbappé para que rechazara las ofertas del Real Madrid y se comprometiera a firmar un nuevo contrato con el PSG, el principal club de Francia.

Messi ahora se dirige a la multitud. No voy a traducirlo porque ha sonado un poco triste. Pero digamos que está contento, y que lo dicho solo hará que se encariñen aún más con él en su país.

Messi ha tenido una relación complicada con Argentina, país del que salió a los 13 años para buscar fama y fortuna (y tratamientos hormonales que le cambiaron la vida) en Barcelona.

Pero ese sentimiento ha cambiado en el último mes. Se ha mantenido fiel a sí mismo, y su país ha caído rendido a sus pies.

Con Diego Maradona, fallecido en noviembre de 2020, seguramente asumirá su manto.

Se lo ha ganado a pulso.

Bueno, ahora está llorando. La familia y los amigos de Messi, como su excompañero de equipo Sergio Agüero, están a su alrededor y eso parece haber llevado sus emociones al límite. Se seca una lágrima —quizás por fin se da cuenta de lo que ha pasado, de lo que esto significa—, pero eso es todo.

En un minuto está de nuevo con sus actuales compañeros de equipos, delante de sus aficionados, saltando mientras cantan.

La madre de Messi entró en la cancha y abrazó a su hijo con lágrimas en los ojos. Lo que debe estar sintiendo en este momento. Hay tantos argentinos llorando que es difícil saber quién no. Pero hay un hombre que no lo está: es Messi.

Impresionantes escenas aquí en Lusail tras el último penal que dio la victoria a Argentina, que tiene todos los méritos para ser la mejor final de todos los tiempos del Mundial.

Lionel Messi abrazado por casi todos sus compañeros al conseguir el único título que se le resistía, el más importante de todos. Casi todos los compañeros que abrazaron a Messi lloraban a mares, incluso su madre, pero Messi no.

Llevaba una sonrisa de alivio y alegría, de capítulo finalmente cerrado.

Argentina se ha proclamado campeona del mundo por tercera vez con su victoria en la tanda de penales contra Francia, culminando una final extraordinaria en la que tuvo una ventaja de dos goles, la perdió en un abrir y cerrar de ojos, la recuperó en una prórroga y volvió a perderla.

Nunca iba a ser fácil para Messi, pero aquí está: campeón del mundo a los 35 años, un hombre sin pendientes en su carrera, un jugador que puede reclamar con razón su lugar en la discusión como el mejor de todos los tiempos.

Los jugadores argentinos están dispersos por el campo.

Varios están llorando.

Messi, sereno y triunfante en el mejor momento de su carrera, camina hacia los hinchas argentinos agitando los brazos, disfrutando de su momento.

A los dioses del balón poco importa que se llame ’mundial de la vergüenza’

Por eso son deidades.

Están más allá del bien y el mal.

(Con información The New York Times)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.